Aislamiento térmico: ventanas y persianas ¡Que no se nos escape el calor!

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

03/12/2014

¿Realmente somos conscientes de las ventajas de un buen aislamiento térmico en las ventanas y persianas de nuestros hogares?

Un buen aislamiento térmico, no sólo abarata las facturas, sino que proporciona un ambiente más cómodo, más habitable y más sano a los miembros de un hogar. Para lograrlo contamos con numerosos elementos que nos ayudan a vivir más plácidamente, economizando energía.

La palabra ahorro se cuela constantemente en nuestro día a día, tanto en las noticias como en la publicidad no se cansan de repetirnos lo importante y necesario que es economizar, sobretodo en nuestros hogares. Ahorrar energía es un factor muy significativo para la vida cotidiana y para ello, es fundamental construir casas cada vez más eficientes y mejorar el aislamiento térmico de las mismas.

Aislamiento térmico

El término aislamiento térmico define “ la capacidad de los cerramientos (tanto paredes como techos) de retener el calor que generamos mediante la calefacción en invierno y el frío producido por los equipos de aire acondicionado en verano”.

Un buen aislamiento térmico es esencial para una vivienda, ya que supone economizar un 30% de la energía, traducido en una bajada importante en nuestra factura de la luz y el gas.

Dentro de nuestros hogares hay dos elementos principales que forman el aislamiento térmico: las ventanas y las persianas.

Ventanas

Normalmente cuando queremos realizar una mejora energética en nuestras casas optamos por un cambio de ventanas, pero es necesario saber que hay ciertos valores que merece la pena tener en cuenta:

En cuanto al aislamiento, o idóneo es instalar ventanas de PVC, ya que al ser un material aislante evita puentes térmicos (que son las zonas donde se transmite más fácilmente el calor, por ser diferente material o espesor). El aluminio, por ejemplo, es un material muy conductor.

El vidrio de las ventanas es un material muy conductor de la energía, actualmente los vidrios que se emplean son los de bajo poder emisivo que reducen las emisiones de energía hasta en un 35%.

Las dobles ventanas garantizan ahorro energético, ya que emiten solo una cuarta parte de energía que una ventana sencilla.

La cámara de aire que se emplea actualmente en las ventanas con doble acristalamiento reduce la radiación de calor hasta en un 40%.

Persianas

Aparte de cambiar las ventanas, otro elemento del que no nos debemos olvidar a la hora de realizar una mejora energética en el domicilio son los cajones de las persianas.

Al realizar el hueco para colocar la caja de la persiana en el muro exterior de la fachada suele reducir notoriamente el ancho de ésta, disminuyendo su capacidad de aislamiento, a esto también hay que sumarle que la gran mayoría de los cajones están fabricados con materiales muy ligeros y bastante conductores. Esto convierte a los cajones de las persianas en uno de los principales puntos de fuga de energía de nuestros hogares.

Hoy en día, la principal solución a este problema es la utilización de cajones de poliestireno expandido, cajones con mantas de aislamiento incluida y otro tipo de soluciones que reducen las pérdidas hasta un 70%.

Recuperadores de calor

Aparte de ventanas y persianas, otro factor que debemos tener en cuenta en la perdida de energía de nuestras viviendas son las infiltraciones de aire.

Una infiltración es el flujo de aire que penetra en una habitación a través de rendijas, puertas u otras aberturas.

Rendijas, ventanas, puertas, campanas extractoras, tomas de ventilación del baño son algunos ejemplos del aire que puede colarse en nuestras casas y que nos puede llegar a hacer perder hasta un 52% de la energía, además de provocarnos una sensación de frío en los meses de invierno y calor en los meses de verano.

Para poder evitar estas fugas y no tener que poner en marcha la caldera o el aire acondicionado se han desarrollado los recuperadores de calor, que cada vez es más común verlos tanto en nuevas edificaciones como en reformas de antiguos edificios.

Su mecanismo se basa en un ventilador que extrae el aire viciado de la vivienda, otro ventilador que sustituye este aire viciado por aire limpio y un elemento intermedio que aprovecha la energía del aire que extraemos de la vivienda y la intercambia con el aire exterior que impulsamos.

Estos equipos, además, están equipados con una serie de filtros de partículas para mejorar la calidad del aire que nos llega al interior, convirtiendo el aire que respiramos en más saludable.

En la actualidad existen recuperadores de calor con unos rendimientos superiores al 90%.

Es conveniente que sepamos que existen ayudas por parte del estado y de las comunidades autónomas para mejorar los cerramientos de nuestra vivienda, sustitución de ventanas, etc… Un amplio abanico de medidas enfocadas al ahorro energético y a evitar que se escape el calor de nuestras casas.

1 comentario en “Aislamiento térmico: ventanas y persianas ¡Que no se nos escape el calor!”

  1. Avatar

    Hola
    Quieria comprar un aireacondicionado para el salon. Pero el problema k tengo es que la puerta de terraza infiltra el aire de fuera para dentro. No se que hacer para cuando enciende el aireacondicionado no pierdo energía.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas