1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Aislamiento térmico de paredes: la mejor solución

aislamiento termico de paredes
13/12/2023

El aislamiento térmico de paredes emerge como un componente esencial para la eficiencia y el confort en los espacios habitables. En este artículo hablamos sobre la importancia del aislamiento, los distintos tipos de materiales, métodos de instalación y brindando pautas clave para una elección informada.

Importancia del aislamiento térmico de paredes

El aislamiento térmico de paredes se ha convertido en una solución crucial en la construcción, ofreciendo beneficios que van más allá de simplemente mantener la temperatura adecuada en el interior de un edificio. Algunos de los aspectos más destacados de su importancia son:

Ahorro energético

El aislamiento térmico de paredes contribuye significativamente al ahorro energético al reducir la pérdida de calor en invierno y la ganancia de calor en verano. Esto se traduce en una disminución notable en los costes de calefacción y refrigeración, además de una menor huella de carbono.

Confort térmico

Un ambiente interior bien aislado proporciona un confort térmico óptimo durante todas las estaciones, evitando fluctuaciones extremas de temperatura. Esto crea espacios habitables más agradables y saludables para sus ocupantes.

Barrera contra la humedad

El aislamiento térmico de paredes actúa como una barrera eficaz contra la humedad, previniendo la formación de condensación en las paredes. Esto no solo protege la integridad estructural del edificio, sino que también contribuye a mantener la calidad del aire interior.

Tipos de aislamiento térmico para paredes

Existen diversos materiales para el aislamiento térmico de paredes, cada uno con características únicas. Los principales tipos son:

Aislante sintético: poliestireno, poliuretano

Los aislantes sintéticos, como el poliestireno expandido (EPS) y el poliuretano, son ampliamente reconocidos por su rendimiento excepcional en términos de resistencia térmica y durabilidad.

El poliestireno, conocido por su ligereza y capacidad para mantener sus propiedades a lo largo del tiempo, es una elección común. Por otro lado, el poliuretano, con su estructura celular cerrada, ofrece una barrera térmica altamente eficaz, siendo especialmente útil en situaciones donde se requiere un espesor reducido.

espuma poliuretano

Aislante natural: lana mineral, corcho

La creciente conciencia ambiental ha impulsado el uso de aislantes naturales, entre ellos la lana mineral y el corcho.

La lana mineral, derivada de rocas como la basalto, ofrece una excelente capacidad de retención de calor, resistencia al fuego y es biodegradable. Por otro lado, el corcho, obtenido de la corteza del alcornoque, no solo es sostenible, sino que también exhibe propiedades aislantes y acústicas notables. Ambas opciones destacan por su contribución a la sostenibilidad y la salud ambiental.

aislamiento corcho

Aislante reflectivo: láminas de aluminio

Las láminas de aluminio actúan como escudos térmicos, reflejando eficientemente la radiación térmica. Esta capacidad de reflejar el calor las convierte en una opción valiosa para mantener temperaturas controladas en zonas específicas.

Comúnmente utilizadas en techos y paredes expuestas a la radiación solar directa, las láminas de aluminio ayudan a minimizar la transferencia de calor hacia el interior del edificio. Su ligereza y facilidad de instalación añaden atractivo a su eficacia térmica.

laminas de aluminio

Métodos de instalación del aislante en paredes

La eficacia del aislamiento térmico de paredes no solo reside en la elección del material adecuado, sino también en el método de instalación. Los métodos más comunes son:

Fijación mecánica

Este método implica asegurar el aislante directamente a la pared mediante anclajes mecánicos, como clavos o tornillos. La fijación mecánica proporciona una sujeción robusta y duradera. Es particularmente eficaz en suelos y techos donde la estabilidad a largo plazo es esencial.

La elección de los anclajes debe adaptarse al tipo de aislante y al material de la pared, garantizando una conexión segura y resistente.

Adhesivo o mortero adhesivo

En este enfoque, el aislante se adhiere directamente a la pared utilizando un adhesivo especial o mortero adhesivo.

Este método crea una conexión firme y uniforme entre el aislante y la pared, eliminando la necesidad de perforaciones visibles. Es especialmente útil en superficies donde la fijación mecánica puede resultar complicada o indeseada. La elección del adhesivo es crucial y debe coincidir con las propiedades del aislante y el tipo de pared.

Trasdosado interior

Este método implica añadir una capa adicional de material aislante en el interior de la pared existente. Se coloca una estructura secundaria, como perfiles metálicos o listones de madera, que sostiene el nuevo aislante.

Además de mejorar la capacidad térmica, el trasdosado interior puede proporcionar beneficios adicionales, como la creación de cavidades para instalaciones eléctricas o la mejora de la acústica interior.

Inyección

En situaciones donde el acceso directo es limitado, el método de inyección se convierte en una opción eficiente. Se perforan agujeros en la pared y se inyecta el aislante directamente en la cavidad.

Este enfoque es especialmente útil en paredes huecas o espacios difíciles de alcanzar. La inyección garantiza una distribución uniforme del aislante, proporcionando una solución eficaz para mejorar la eficiencia térmica sin necesidad de intervenciones mayores.

Espesor recomendado según zona climática

Zonas frías

En regiones con climas fríos, donde la amenaza de pérdida de calor es más pronunciada, se recomienda utilizar aislamiento térmico de paredes más gruesos. Esto ayuda a minimizar la transferencia de calor a través de las paredes, manteniendo el interior del edificio a una temperatura confortable y reduciendo la necesidad de calefacción.

Zonas templadas

En áreas con climas templados, donde las fluctuaciones térmicas no son tan extremas, se opta por aislante térmico de paredes de espesores moderados. El objetivo es mantener un equilibrio térmico adecuado, evitando pérdidas excesivas de calor en invierno y garantizando una temperatura interior agradable durante todas las estaciones.

Zonas cálidas

En climas cálidos, donde la preocupación principal es la ganancia excesiva de calor, se recomiendan espesores más bajos para el aislamiento térmico de paredes. Esto evita que el aislamiento contribuya a retener el calor, permitiendo un ambiente más fresco en el interior y reduciendo la necesidad de sistemas de refrigeración.

Prestaciones del aislamiento: térmica, acústica, impermeabilidad

Conductividad térmica

La conductividad térmica del aislamiento térmico de paredes es crucial. Una baja conductividad térmica indica que el material es eficiente en la retención o bloqueo del calor. Esto contribuye directamente a la eficiencia energética y al mantenimiento de una temperatura interior estable.

Absorción acústica

Algunos materiales aislantes también tienen propiedades de absorción acústica, reduciendo la transmisión de sonidos entre espacios. Esto mejora la calidad acústica del entorno interior, creando un ambiente más silencioso y confortable.

Permeabilidad al vapor de agua

La capacidad del aislamiento para permitir la transpiración adecuada de las paredes es esencial. Un buen aislamiento térmico de paredes debe ser permeable al vapor de agua para prevenir problemas de humedad y moho. Esto es especialmente importante en climas húmedos, donde la acumulación de humedad puede ser perjudicial para la salud del edificio y sus ocupantes.

Normativa vigente sobre aislamiento térmico de paredes

Código Técnico de la Edificación

Las directrices sobre aislamiento se encuentran establecidas en el Documento Básico DB-HE Ahorro de Energía del Código Técnico de la Edificación (CTE), específicamente en el DB-HE1 «Condiciones para el control de la demanda energética».

En cuanto al Asialamiento Térmico por el Esterior (SATE), el Código Técnico de la Edificación (CTE) establece requisitos específicos para el aislamiento térmico de edificios, considerando la zona climática en la que se ubican.

  • En la zona climática A, que engloba el norte de España y áreas de alta montaña, se establece un espesor mínimo de 60 mm para el Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE).
  • En la zona climática B, que abarca la mayoría de la península ibérica, el espesor mínimo del SATE se fija en 50 mm.
  • Para la zona climática C, que incluye el sur de la península ibérica y las islas, se establece un espesor mínimo de 40 mm.
  • Finalmente, en la zona climática D, correspondiente a las áreas más cálidas y secas del país, el espesor mínimo del SATE se reduce a 30 mm.

Estas directrices buscan garantizar un rendimiento térmico adecuado en función de las condiciones climáticas específicas de cada región.

zonas climaticas espesor aislamiento cte

Reglamento de Instalaciones Térmicas en los Edificios

Dentro del Código Técnico de la Edificación (CTE), específicamente en el Documento Básico DB-HE 2 «Rendimiento de las instalaciones térmicas» (RITE), se establecen los espesores mínimos requeridos para el aislamiento térmico. Estos espesores están sujetos a variaciones según el diámetro externo de la tubería o conducto no aislado, así como la temperatura del fluido o aire de la red. Las pautas para estos espesores se encuentran detalladas en las tablas 2 a 6, siendo aplicables a materiales de aislamiento térmico con una conductividad térmica de referencia a 10 ºC de 0,040 W/(m.K).

En situaciones en las que se opte por utilizar materiales de aislamiento térmico diferentes, se requerirá calcular los espesores mínimos mediante las ecuaciones proporcionadas en el RITE, específicamente adaptadas para superficies planas y circulares. Esta flexibilidad permite ajustar los requerimientos de aislamiento a las especificidades del proyecto, garantizando el cumplimiento de los estándares de eficiencia térmica y contribuyendo a un rendimiento óptimo de las instalaciones térmicas.

Normas UNE sobre aislamiento

Actualmente, diversas normas UNE han sido desarrolladas para abordar desacuerdos comunes en la medición de trabajos de aislamiento térmico. Estas normativas buscan prevenir disputas sobre la cuantificación final de proyectos, incluso cuando la ejecución de la obra es adecuada. Proporcionan pautas estandarizadas para la medición, fomentando la transparencia y resolviendo discrepancias para garantizar la satisfacción de todas las partes involucradas.

En concreto, contamos con la siguiente base normativa:

  • UNE 92316: Criterios de medición y cuantificación para trabajos de aislamiento térmico mediante relleno de cámaras en edificación.
  • UNE 92310: Criterios de medición y cuantificación para trabajos de aislamiento térmico en edificación. Espuma rígida de poliuretano (PU) proyectado in situ.
  • UNE 92305: Criterios de medición para trabajos de instalación de tabiquería seca y falsos techos.
  • UNE 92301: Criterios de medición para trabajos de aislamiento térmico de tuberías y equipos.
  • UNE 92315: Criterios de medición y cuantificación para trabajos de aislamiento térmico de conductos.

Preguntas frecuentes

¿Cuál es el mejor aislamiento térmico de paredes que existe?

La elección del mejor aislamiento térmico de paredes depende de varios factores, como la ubicación, el presupuesto y las preferencias ambientales. Materiales como la lana mineral y el poliuretano suelen ser opciones efectivas.

¿Cuál es el mejor aislante térmico de paredes exteriores?

Los aislantes sintéticos como el poliestireno expandido o el poliuretano son comunes para exteriores, ofreciendo resistencia a la intemperie y durabilidad.

¿Cuál es el mejor aislamiento térmico para paredes interiores?

Para interiores, opciones como la lana mineral o el corcho pueden proporcionar un buen equilibrio entre eficacia y sostenibilidad.

¿Cuál es el mejor aislante térmico para techos?

Los aislantes reflectivos, como las láminas de aluminio, son excelentes para techos, ayudando a reflejar la radiación térmica.

¿Cuál es el mejor aislante para el frío y calor?

Aislantes con propiedades termorreguladoras, como algunos materiales naturales, pueden ser ideales para adaptarse a las variaciones climáticas.

¿Cómo aislar una pared del frío sin obras?

Se pueden utilizar soluciones temporales como cortinas gruesas, paneles aislantes o selladores de grietas para mejorar temporalmente el aislamiento térmico de paredes sin realizar obras importantes.

¿Cuál es el aislante térmico más barato?

Los aislantes sintéticos, como el poliestireno expandido, suelen ser opciones más económicas, pero es importante considerar la relación costo-eficacia a largo plazo para un correcto aislamiento térmico de paredes.

En conclusión, el aislamiento térmico de paredes es esencial para lograr eficiencia energética, confort y durabilidad en los edificios. La elección del material y el método de instalación deben ajustarse a las necesidades específicas de cada proyecto, cumpliendo siempre con las normativas vigentes para garantizar resultados óptimos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *