Limpieza y mantenimiento de instalaciones de suelo radiante

(9 votos, media: 4,78 de 5)
Cargando…

limpieza-mantenimiento-suelo-radiante
30/04/2020

La limpieza y mantenimiento de suelo radiante, radiadores, y en definitiva el estado de cualquier sistema de calefacción debería ser revisado e inspeccionado al menos con carácter bienal con el fin de revisar la calidad del agua dentro de las instalaciones y realizar una inspección visual que nos permita detectar cualquier posible problema que pueda repararse con rapidez, y con poca inversión, en caso de ser detectado a tiempo. Es lo que se llama mantenimiento preventivo.

Mantenimiento de suelo radiante

Cualquier instalación de circuitos cerrados, que se rellena con agua de red, está abocada a la generación de lodos, algas, corrosiones, oxidaciones, fangos, etc. con el paso del tiempo.

Esto es debido a que el agua de red, está llena de microorganismos, bacterias, y elementos químicos diversos que además varían sus composiciones en función de cada ubicación geográfica.

En el caso de las instalaciones de suelo radiante, al tratarse de un sistema que funciona a baja temperatura, entre 30-45ºC, se dan las condiciones óptimas para la proliferación de microorganismos en ese fluido, con independencia de si la tubería es 100% impermeable al oxígeno, o si se trata de tubería multicapa, polietilenos con capa Evoh, cobre, etc.

El oxígeno entrará en las instalaciones por multitud de puntos, válvulas, purgadores… es algo norma, aunque lo que sí es cierto es que, si las instalaciones cuentan con tuberías sin la capa antidifusora de oxígeno, homologadas y testadas, las instalaciones se ensucian muchísimo más rápido tal y como sucede con las instalaciones antiguas (2 años frente a los 10 años que puede durar una instalación bien protegida)-

Aun así, esto solo contribuye a poner una barrera a la entrada de oxígeno en la instalación en la parte más expuesta en una instalación de suelo radiante, es decir, la tubería. Por lo que. si la tubería, es multicapa o un polietileno reticulado de alta densidad con capa antidifusora de oxígeno certificadas, la entrada de oxigeno en esta parte de la instalación estará asegurada al 100%.

No debemos olvidar que también están expuestos a la entrada de oxígeno otros elementos de una instalación de suelo radiante como los purgadores, llaves, empalmes, juntas… pero siempre en mucha menor proporción.

Debemos ser conscientes de la importancia de optar por materiales de la óptima calidad para las instalaciones de suelo radiante, especialmente en aquellos elementos que no se ven y que quedan ocultos, ya que precisamente por estar ocultos, será más fácil que se produzca cualquier avería o contratiempo con el consiguiente incremento en la factura al buscar cualquier solución al problema.

Uso de aditivos

El agua que se utiliza en las instalaciones de climatización contiene organismos vivos y por ello, acabará generando lodos y oxidaciones, especialmente si la instalación incorpora dispositivos como depósitos de inercia, bombas, etc. En instalaciones de radiadores, aunque la temperatura de trabajo es mayor, entre 60-80ºC, el resultado es igual, pero más lento y al igual que en los sistemas de baja temperatura, no se suelen realizar labores de mantenimiento y limpieza utilizando aditivos, cuando es igualmente necesario ya que mejora el rendimiento y el funcionamiento de las instalaciones de forma importante.

 A día de hoy, en todas las instalaciones nuevas recién montadas, y con el fin de favorecer la vida del fluido de la instalación y de sus componentes, se recomienda (yo personalmente lo obligaría) aditivar el agua de la instalación, con alguicidas e inhibidores de corrosión. Con estos aditivos se consigue que las instalaciones no se ensucien, y nos permitirá alargar la vida del fluido de la instalación, sin que esto signifique que no se deba realizar una limpieza o un llenado de nuevo fluido, al menos, cada 10 años.

La utilización de aditivos para alargar la vida del fluido y por tanto, para contribuir al mantenimiento de una instalación de suelo radiante en mejores condiciones supone un coste bajo y previene muchos problemas. Aunque será igualmente recomendable, comprobar el estado del fluido cada cierto tiempo para comprobar su estado óptimo.

Cómo detectar instalaciones sucias

Los síntomas típicos de instalaciones sucias, son:

  1. El agua color oscuro, densa. Caudalímetros sucios.
  2. La instalación deja de calentar igual, hay zonas que no calienta.
  3. Cuando una caldera o una bomba de calor rinde menos, puede ser debido a que los intercambiadores de calor se obstruyen, se obturan y degradan lo que como resultado puede producir fugas.
  4. Bombas rotas y sucias, oxidadas. Deterioro de elementos de la instalación.
  5. Falta de caudal, el agua cada vez se mueve de forma más lenta hasta llegar a la obturación de tubos
  6. Perdida de rendimiento de la instalación, consume más, calienta menos.

Incluso en el caso de instalaciones antiguas y de instalaciones con mucha suciedad siempre hay una solución y se pueden limpiar hasta dejarlas completamente renovadas. El problema es que, aunque podemos encontrar muchos profesionales que realizan instalaciones de suelo radiante, son pocos los profesionales que realizan la limpieza y el mantenimiento de una instalación de suelo radiante cuando el mercado cada vez demanda más este tipo de servicios.

Cómo realizar la limpieza de una instalación de suelo radiante

Realizar la limpieza de una instalación de suelo radiante o de una instalación con radiadores, es sencilla, con los productos de limpieza disponibles en el mercado. Basta con introducir una cantidad de producto en base al volumen de la instalación, a continuación, se fuerza a recircular la instalación y se deja varios días, acotando o forzando más en las zonas más sucias.

Estos productos lo que hacen es despegar toda la suciedad que se pega en la pared interna de las tuberías de las instalaciones, y de los distintos elementos que la componen. El fluido se hará más denso y más sucio.  Posteriormente después de un tiempo, se vacía la instalación, y se limpia con agua limpia circuito a circuito. Una vez limpia, se rellena de nuevo la instalación y se aditiva con inhibidores de corrosión y alguicidas, para que funcione correctamente y como el primer día.

Tras una adecuada limpieza, toda instalación puede volver a funcionar perfectamente.

1 comentario en “Limpieza y mantenimiento de instalaciones de suelo radiante”

  1. Avatar
    Luis Manuel Peña Mendiola

    ¿Me podría dar el/los nombres del/los
    productos más recomendables para usarlo/s en mi calefacción?
    ¿Donde conseguirlos?.
    Vivo en Pozuelo.
    En Leroy Merlín me dicen que ni idea.
    En Bricomart, lo mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas