Calefactor eléctrico: todo lo que debes saber

(3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

calefactor electrico todo lo que debes saber
11/03/2022

El calefactor eléctrico es un dispositivo que genera energía calorífica a partir de la energía eléctrica. Hay diferentes tipos de calefactores que funcionan con electricidad y cada uno de ellos tiene sus ventajas e inconvenientes, por lo que conocer sus características es el primer paso para saber si nos puede resultar cómodo y rentable en nuestro hogar.

Habitualmente el calefactor eléctrico se utiliza en casas que no disponen de gas natural. También constituye una excelente opción para personas que no quieren realizar grandes obras en su vivienda o en segundas viviendas en las que no se contemplan instalaciones complejas.

Tipos de calefactores eléctricos

Un calefactor eléctrico es sencillo de usar, ya que no requiere instalación. Basta con tener una toma eléctrica cerca para obtener calor de forma cómoda, eficaz y rápida. Conocer los diferentes tipos de calefactores resulta necesario para acertar con el modelo que más se ajusta a nuestras necesidades.

Elegir el calefactor adecuado es invertir en eficiencia y ahorro, porque aunque todos los modelos permiten obtener una temperatura de confort, que es su fin último, hay algunos que son más adecuados que otros para determinadas estancias y ambientes.

Radiadores con fluido térmico

Dentro de los radiadores, que son soluciones que transmiten calor por radiaciones, existen diferentes tipos, y uno de ellos son los radiadores eléctricos con fluido térmico. Se caracterizan por contener un fluido en su interior, habitualmente aceite sintético, que al ganar temperatura permite mantener el calor generado durante más tiempo. De igual manera, una vez apagado el radiador tarda en enfriarse.

Este tipo de soluciones se utiliza en normalmente en habitaciones grandes, ya que, aunque tarda más en subir de temperatura, mantiene más tiempo el calor.

calefactor electrico de aceite

Radiadores de bajo consumo

Estos radiadores utilizan un fluido térmico orientado a alcanzar una mayor inercia térmica. Tiene la ventaja de que tardan más en enfriarse. Una vez apagado, el radiador continúa emitiendo calor, sin que ello suponga un desembolso energético para el usuario.

Radiadores de tecnología seca

Los radiadores de tecnología seca utilizan una resistencia eléctrica y presentan, en general, poca inercia térmica. La resistencia de aluminio se calienta muy rápido, pero también se enfría muy rápido. Es por eso que este tipo de radiadores se recomienda para habitaciones que necesitas calentar de manera rápida, y también para zonas que tengan temperaturas cálidas, sin grandes picos de frío.

Radiadores eléctricos por infrarrojos

A diferencia de los calefactores por convención, este sistema calefacción se basa en la generación de ondas que calientan los cuerpos y no el aire, con la ventaja de ser un sistema limpio y que no reseca el ambiente de la estancia.

Este tipo de radiadores son muy versátiles y pueden ser utilizados tanto en el interior como en el exterior, proliferando hoy en día en terrazas tras la pandemia.

Radiadores eléctricos de baja temperatura

Los radiadores de baja temperatura son radiadores que calientan la estancia sin alcanzar una elevada temperatura en la superficie, lo que les hace muy convenientes para lugares con niños o animales, como centros veterinarios, guarderías o residencias de mayores.

Calefactor cerámico

En estos modelos, tras conectar el calefactor eléctrico a la corriente eléctrica, se calientan unas placas de cerámica que tienen en su interior y se distribuye el calor generado por la estancia mediante un ventilador.

Estos sistemas solo necesitan un enchufe, gastan poca energía y generan calor de forma rápida. Son equipos duraderos, ya que la resistencia cerámica aguanta mejor el calor, y no consumen demasiada energía. Y como última ventaja, resecan menos el ambiente. Además, si se adquieren con función oscilante permiten dirigir la salida del aire, lo que hace que se distribuya mejor en la estancia.

calefactor electrico ceramico

Convectores eléctricos

El aire se calienta al pasar por unas resistencias que se calientan cuando el sistema está enchufado a la corriente eléctrica. El aire sube por convección, calentando la estancia en muy poco tiempo. Sin embargo, por su elevado consumo no se recomienda para calentar grandes salas, sino que resulta más conveniente para pequeñas estancias, como un baño o una cocina. Algunos modelos resultan algo ruidosos.

Acumuladores eléctricos

Los acumuladores eléctricos almacenan energía y la transforman en calor. Son un sistema que resulta conveniente en viviendas grandes, ya que permite conservar el calor durante más tiempo. Hay modelos estáticos, que se limitan a calentar el aire, y también los hay dinámicos, que ayudan a distribuir el aire caliente por la estancia.

Toalleros eléctricos

En los últimos tiempos, los radiadores eléctricos han pasado a formar parte de la decoración del hogar. Es por ello que cada vez introducen más diseño y se elaboran con formas suaves y armónicas con el fin de no desentonar con mobiliario, pintura o decoración.

toallero electrico

Ventajas y desventajas del calefactor eléctrico

Ventajas del calefactor eléctrico

Entre las ventajas de los calefactores eléctricos podemos encontrar las siguientes:

  • Son una excelente opción para viviendas que no tienen gas natural.
  • No necesitan salida de humos.
  • Es el único sistema que aprovecha toda la energía que recibe.
  • Alto nivel de seguridad, ya que no generan gases nocivos.
  • Su mantenimiento es nulo o mínimo.
  • No requieren de instalación porque basta con enchufarlos a la corriente eléctrica.
  • Son eficientes en periodos cortos, pues calientan muy rápido.
  • En general, son ligeros y por tanto transportables.
  • No consumen oxígeno de la habitación.
  • Su precio suele ser económico.

Desventajas del calefactor eléctrico

En cuanto a sus desventajas, podríamos citar:

  • Pueden incrementar la factura energética, al no ser que sean de bajo consumo.
  • El calor dura menos en la estancia que con otros sistemas.
  • No suele ser la solución más adecuada para grandes estancias.

¿Cuánto gasta un calefactor eléctrico?

El gasto de un calefactor eléctrico se calcula en función de su potencia, el tiempo de utilización y el precio de la energía. A la hora de decantarnos por un modelo u otro debemos tener en cuenta varios criterios que nos ayudarán a tomar la decisión. En primer lugar, debemos hacer una reflexión previa sobre cuál es la potencia de calefacción que necesitamos para calentar la estancia o estancias.

Para hacer este cálculo hay que tener en cuenta tanto el tamaño de la estancia como su nivel de aislamiento térmico, ya que factores como el grosor de las paredes, el tipo de cristales o el sellado de las juntas puede hacer que tengamos que decantarnos por un sistema más potente.

En general, los expertos consideran que para una estancia muy bien asilada se necesitan 60 W/m2, mientras que para una estancia bien asilada serían necesarios 100 W/m2 y si está mal aislada 125 W/m2. Si prefieres considerar los metros de la estancia, para una habitación de entre 12 y 16 m2 se recomienda una potencia de entre 1.200 y 1.500 W. Para estancias de entre 24 y 28 m2 sería conveniente entre 2.500 y 3.000 W. Y para una estancia de más de 40 m2, la potencia que se necesitaría sería a partir de 4.000 W.

¿Qué sistema es más recomendable?

En términos de eficiencia energética, los expertos recomiendan el uso de convectores o emisores térmicos cerámicos dependiendo del tamaño de la estancia. Hay que tener en cuenta, además, que muchos calefactores cuentan con la opción de regular la potencia.

También se puede elegir el modelo en función de si posee o no termostato, que es el dispositivo que mide la temperatura de la estancia. El termostato desconecta el aparato cuando se alcanza la temperatura deseada, conectándose de nuevo cuando sea necesario, lo que permite regular el gasto energético. Contar con protección contra sobrecalentamiento, contra inclinación o caídas o con un sistema de asistente de voz y control inteligente se convierten, a su vez, en otros criterios de compra.

calefactor electrico animales

¿Cuánto cuesta un calefactor eléctrico?

A la hora de elegir un calefactor eléctrico hay que tener en cuenta las características del modelo, como si tiene resistencia cerámica, lo que convertirá al equipo en más eficiente y duradero. Otras posibles funcionalidades que pueden incorporar los sistemas son el temporizador de apagado y la programación horaria, un mando a distancia, un termostato ajustable para regular el calefactor automáticamente en función de los cambios de temperaturas, la función de ventilación para poder ser utilizado en las épocas de calor, y la pantalla digital para una mejor usabilidad.

Actualmente se pueden encontrar en el mercado sencillos calefactores eléctricos con una potencia de 2.000 W, dos velocidades y termostato ajustable por un precio que ronda los 12 euros. Los modelos más sofisticados, de similar potencia pero con sistemas antivuelco y protección sobrecalentamiento, así como humificador, movimiento oscilante y temporizador, pueden superar los 200 euros. 

¿Es malo dormir con un calefactor eléctrico?

Dormir con un calefactor no es malo en sí, ya que no influye en el oxígeno de la habitación, pero puede resultar peligroso si no cumplimos estrictamente con las medidas de seguridad indicadas por el fabricante. En cualquier caso, solo se debería dormir con un calefactor si viene equipado con un interruptor de seguridad que apagaría el aparato en caso de sobrepasar los límites de seguridad, lo que reduciría la posibilidad de un incendio.

Además, hay que tener en cuenta que el calefactor tiene que estar completamente limpio y que hay que mantener la instalación eléctrica en perfecto estado. También conviene revisar que no haya papel, ropa o muebles cerca del calefactor, y es necesario que esté lejos de la cama. Si el aparato es antiguo, no funciona adecuadamente o tiene partes dañadas nunca debe encenderse mientras una persona duerme por riesgo de incendio.

En el baño, no debería estar a menos de un metro de la zona de bañera o ducha, y no deberíamos manipularlo con los pies descalzos o si estamos mojados. Y, por supuesto, nunca dentro de la bañera o la ducha. También deberemos extremar las precauciones si tenemos niños o mascotas en casa por el riesgo de quemaduras.

Otras dudas sobre los calefactores eléctricos

El mejor lugar apara ubicar un calefactor eléctrico es debajo de la ventana de la estancia o lo más cerca de ella posible para subir más rápidamente la temperatura ambiente y mantener el calor de una manera más efectiva y uniforme.

En cuanto a la mejor forma de limpiar un calefactor eléctrico, no hay que olvidar que siempre hay que hacerlo externamente. Tras desconectarlo de la corriente eléctrica se puede utilizar un cepillo suave en las zonas de difícil acceso. Para la rejilla, conviene hacer uso de un aspirador. Y para el resto del equipo, bastará con un paño limpio y ligeramente humedecido. Después, secarlo o dejarlo secar y, como precaución, no conectarlo hasta que esté totalmente seco.

calefacción eléctrica radiadores eléctricos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.