Estufas de pellets: ventajas, tipos y funcionamiento. Infografía

(21 votos, media: 3,86 de 5)
Cargando…
estufas de pellets
17/09/2019

Las estufas de pellets son uno de los sistemas de calefacción más eficientes que existen en el mercado actualmente por lo que, en este artículo con infografía, mostraremos todo lo que se debe saber a la hora de optar por este sistema para calentar nuestro hogar.

Las estufas de pellets generan calor a través de la combustión de pellets de madera o biomasa en una cámara cerrada que emite el calor a toda la estancia en la que se encuentran instaladas, generando un ambiente muy agradable.

Este tipo de estufas, además de ser óptimas como sistema respetuoso con el medio ambiente, ofrecen elevados rendimientos ya que, una de las principales características de los pellets es su gran poder calorífico.

Infografía

estufas de pellets infografía

Qué son los pellets

Los pellets son un tipo de combustible económico y ecológico, con uno de los niveles de emisión más bajos del mercado y sobre todo, muy prácticos. Todo ello, siempre y cuando se trate de un pellet certificado.

En la actualidad, los pellets están normalizados, es decir, son productos homologados y estandarizados en base a una serie de requerimientos técnicos lo que permite, además, compararlos con otros productos que cumplen la misma función en igualdad de condiciones.

De esta forma, y para poder comparar los pellets con otros combustibles como el gas o el gasóleo, sabemos que:

  • El pellet está compuesto al 100% por madera sin tratar
  • Su poder calorífico es de 4,8 kWh/kg (4180 kcal/kg)
  • La densidad del pellet normalizado comprende desde los 680 y 720 kg/m3
  • Tiene una longitud mínima de 6 milímetros y una longitud máxima de 10 milímetros
  • Su diámetro es de 6 ± 0,5 milímetros

Pero vamos a ver cómo funciona una estufa de pellets, qué tipos de estufas existen en el mercado, sus características y las claves para su correcta instalación.

Cómo funciona una estufa de pellets

El funcionamiento de una estufa de pellets es totalmente automático por lo que es muy seguro y no conlleva ningún tipo de riesgo por quemaduras.

Durante el encendido de la estufa de pellets, una resistencia eléctrica cercana al cenicero con pellets se pone incandescente y al quemarse los primeros pellets se arranca la ventilación de la cámara de fuego, pasando un chorro de aire por el cenicero con el fin de avivar la llama.

Tras el encendido, la estufa entra en modo de funcionamiento normal cargando al cenicero con pellets a través del tornillo sinfín y ventilando la cámara. Las estufas tienen varios sensores de calor: cuando el sensor de la cámara de fuego llega a detectar fuego en el cenicero, la estufa “sabe” que está encendida e iniciará la ventilación del intercambiador con el fin de sacar el calor de la estufa hacia fuera.

En el momento en el  que otro sensor de calor detecte que se ha alcanzado la temperatura deseada, que ha se indicado previamente a través del panel de control, el mando a distancia o el móvil, la estufa parará la combustión y comenzará de nuevo a calentar cuando haya bajado la temperatura por debajo de lo deseado.

La estufa calienta principalmente, a través de su ventilación regulable, hace pasar aire frio que entra en la máquina a través de una boca en la parte trasera de la estufa, pasa por el intercambiador y es expulsada por la parte frontal o de forma canalizada. En ningún momento este aire está en contacto con el fuego, o gases de combustión de la estufa.

Este tipo de estufas, también calientan la estancia a través de la ventana de la cámara de combustión y del chasis.

Cuando la estufa se apaga el sinfín deja de echar pellets al cenicero y la máquina se apaga.

En el caso de las estufas de pellets canalizables el funcionamiento puede variar. Una estufa de pellets canalizable necesitará más potencia ya que, el aire, debe ser repartido por toda la vivienda a través de conductos de forma uniforme para lo que, además, deberá contar con una canalización adecuada para ello, instalada generalmente en el techo de la casa.

Tipos de estufas de pellets

En cuanto a su diseño, existen multitud de tipos de estufas de pellets: estufas murales, de pasillo, de esquina, de exterior, redondas e incluso insertables o encastrables. Pero en cuanto a su modo de funcionamiento, las estufas de pellets pueden ser:

  • Estufas de aire; son estufas pensadas para calentar la estancia en la que están instaladas. Utilizan un ventilador frontal por lo que calienta de forma rápida y eficiente. Las hay a partir de 4 kW y básicamente son un sistema de encendido y apagado electrónico y programable, donde un ventilador expulsa al exterior al aire caliente que las paredes del cuerpo intercambian con la llama. Suelen tener además varias potencias de llama y de ventilador.

La salida de humos suele ser de 8 cm y solo llevan una toma de corriente a 220 V. Suelen tener un sistema de seguridad por sobre-temperatura y apertura de puerta de la estufa. En algunos modelos hay posibilidad de conectar un termostato ambiente o mediante un mando a distancia, incluso desde el móvil, y son capaces de modular su potencia en función de la demanda hasta un 30%.

  • Estufas de aire canalizables; se utilizan para repartir el calor a través de conductos especiales. Su modo de funcionamiento es similar a las de aire con el añadido de que pueden expulsar todo el aire caliente por el frontal de la máquina, o derivarlo a cualquiera de las tomas que se pueden conectar a diferentes habitaciones. Son ideales para viviendas con varias habitaciones o plantas.
  • Termoestufas o hidroestufas son como pequeñas calderas capaces de calentar toda la vivienda conectándose al circuito de radiadores ya existente y calentando además, la estancia donde está instalada. Pueden incluso generar agua caliente sanitaria siempre que se instale aparte un interacumulador externo. Incorporan sistemas de seguridad por sobre-temperatura, sobre-presión, bombas circuladoras, vaso de expansión, sondas de temperatura, encendido electrónico y programador.

Qué potencia necesito

Existe un cálculo muy sencillo para saber qué potencia necesitará la estufa de pellets para calentar una estancia.

Una estufa de pellets que utilice pellets certificado utiliza 35 kcal para calentar 1 m3 de estancia es decir con 100 W se calienta 1 metro cuadrado con una altura de la estancia de 2,5 metros o lo que es lo mismo, con 1 kW de potencia, se podrán calentar 10 metros cuadrados.

A partir de ahí, podremos saber que una estufa de pellets de 6 kW sería idónea para calentar 60 metros cuadrados y una de 8 kW lo sería para calentar 80 metros cuadrados.

En el caso de viviendas que cuenten con un buen aislamiento térmico, se suelen calcular 70 W por metro cuadrado.

Instalación de una estufa de pellets

En principio, instalar una estufa de pellets es muy sencillo. Para su instalación debemos contar con cuatro elementos fundamentales; la propia estufa de pellets, la conexión de salida de gases a la chimenea, normalmente compuesta por un tubo de acero homologado, la chimenea y el sombrerete.

Además, habrá que tener en cuenta que será imprescindible contar con una salida de humos (preinstalada o con la posibilidad de hacerlo), así como con una conexión eléctrica cercana. También se debe contar con un espacio para almacenar los sacos de pellets

Para la instalación de la conexión de salida de gases a la chimenea, y al ser los pellets un combustible sólido, la instalación va a requerir de tubos de alta calidad, que sean muy resistentes y de gran espesor, generalmente de entre 80 y 100 mm de diámetro.

Los tubos de conducción o salidas de humos de las estufas de pellets están situados en la parte trasera y están fabricados en acero inoxidable o vitrificado.

Las piezas del tubo van empalmadas unas con otras y con el fin de evitar alargarlo mucho, debemos situar la estufa lo más próxima a la pared con orientación exterior donde va a ir la salida de humos.

Se recomienda la instalación de una T en la parte trasera de la estufa con una tapa inferior, ya que así facilitaremos la limpieza de los conductos y evitaremos la obstrucción. Para el exterior necesitaremos un tramo de 3 m de tubería aislada a lo largo de la fachada para que la estufa funcione correctamente.

Es imprescindible que la estancia en la que instalaremos la estufa tenga una buena ventilación, ya que ésta debe coger aire, sino es así debemos hacer una toma de aire exterior.

En cualquier instalación de una estufa de pellets, se deberán tomar una serie de precauciones de cara a la seguridad de la instalación tales como:

  • Elegir una estufa con el dimensionamiento adecuado, es decir, con la potencia adecuada para la estancia en la que va a ser instalada
  • Debe colocarse en un lugar sin desniveles y que soporte el peso de la estufa sin problema
  • Será conveniente instalar la estufa de pellets en el lugar más cercano posible a una pared exterior y a la salida de humos con el fin de no prologar el tubo de evacuación
  • Será conveniente no situar la estufa cerca de objetos combustibles e inflamables siendo aconsejable respetar una distancia mínima de 1,5 metros con respecto a estos elementos (cortinas, papel pintado, etc.)
  • Es aconsejable instalar la estufa de pellets en un espacio amplio y con capacidad de ventilación

Limpieza y mantenimiento de una estufa de pellets

El mantenimiento y limpieza de las estufas de pellets es también muy sencillo y mínimo, pero son estufas que funcionan por combustión y, por tanto, generan residuos, por lo que retirar las cenizas será fundamental para asegurarnos su correcto funcionamiento.

Aunque la usemos de un modo ocasional es recomendable que la limpiemos mínimo, una vez a la semana teniendo en cuenta que la frecuencia de limpieza dependerá de la frecuencia de uso. Es decir, si hacemos un uso intensivo de la estufa de pellets, será recomendable retirar los residuos cada dos días aproximadamente.

La labor de limpieza y mantenimiento de una estufa de pellets es muy sencilla y no lleva mucho tiempo. Para los cuidados básicos únicamente debemos retirar el cenicero donde caen las cenizas del combustible que hemos consumido, sacudirlo y pasarle un cepillo. Se puede realizar una limpieza más a fondo con ayuda de un aspirador.

También será importante mantener limpio el cristal de la puerta para favorecer un mayor rendimiento de la estufa de pellets.

Otra opción para la limpieza de tu insert y caldera de pellets es optar por el deshollinado químico. Para ello, llena el depósito con una bolsa de pellets deshollinadores, sube la temperatura de la estufa o caldera y espera a que se hayan consumido completamente. Espera a que se enfríe y retira con un cepillo y un aspirador.

En el caso de las hidroestufas o termoestufas el sistema de limpieza es igual que en las de aire. Lo único a tener en cuenta, al ser una máquina de agua, es que no todas traen presostato para comprobar que la instalación tiene agua con lo que es importante un sistema de llenado automático.

Además, aún más importante, se requiere una válvula de elevación de retorno. Consta de una válvula de tres vías que mezcla parte del agua del retorno con el de impulsión, sacando la mezcla a 45/50ºC para evitar que al cuerpo de caldera se enfríe bruscamente al llegar agua de retorno fría con lo que se generarían condensaciones y estrés térmico que puede llegar a fracturarlo en pocos años.

Además de todo lo anterior, una vez al año es aconsejable hacer una revisión de los conductos y una limpieza en profundidad. De esta forma nos aseguramos una mayor vida de la estufa de pellets y así una mejor rentabilidad.

Por qué decidirnos por una estufa de pellets – Ventajas

Como resumen, las estufas de pellets aportan una serie de ventajas con respecto a otros sistemas de calefacción:

  1. Es un sistema de calefacción ecológico, renovable y de bajas emisiones de CO2
  2. Ofrecen elevado nivel de confort térmico
  3. Alto poder calorífico y de elevado rendimiento
  4. Combustible muy económico y de precio muy estable
  5. Ahorro energético muy importante frente a otros combustibles
  6. Funcionan de forma automática y apenas necesitan mantenimiento
  7. Son programables incluso a distancia vía Wifi
  8. Ante cualquier anomalía detienen su funcionamiento

Sin duda, una opción a tener en cuenta si queremos disfrutar de un ambiente confortable, saludable y que, además, nos proporcionará un importante ahorro en la factura energética.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas