¿Qué es la biomasa?

(16 votos, media: 3,69 de 5)
Cargando...

biomasa
04/12/2015

La biomasa es fuente de energía renovable procedente de materia orgánica de origen vegetal o animal incluyendo residuos orgánicos. La biomasa abarca un amplio conjunto de materias orgánicas que se caracteriza por su heterogeneidad. Puede considerarse como la materia orgánica originada en un proceso biológico, espontáneo o provocado, utilizable como fuente de energía.

La Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de la energía procedente de fuentes renovables, define la biomasa como “la fracción biodegradable de los productos, desechos y residuos de origen biológico procedentes de actividades agrarias (incluidas las sustancias de origen vegetal y de origen animal), de la silvicultura y de las industrias conexas, incluidas la pesca y la acuicultura, así como la fracción biodegradable de los residuos industriales y municipales”.

El uso energético de la biomasa es lo que consideramos bioenergía, y puede ser para generación térmica, eléctrica y transporte.

Características de la biomasa

Las características principales de la biomasa son:

  • Humedad: afecta tanto a la cantidad y la calidad de la materia como al proceso.
  • Tamaño y forma: presenta gran variedad de formas y tamaños.
  • Densidad real y aparente: varia considerablemente dependiendo de la presentación de la biomasa.

Tipos de biomasa

La biomasa se clasifica en dos grupos principalmente, en función de los elementos que se utilizan para su producción:

Biomasa natural

Es la producida espontáneamente en las tierras no cultivadas y sin intervención humana y que el hombre ha utilizado tradicionalmente para satisfacer sus necesidades (leñas). Este tipo de biomasa no parece ser la más adecuada para su aprovechamiento energético masivo. En principio debería ser respetada como tal formando una reserva biológica natural.

Biomasa residual

Es la que se genera como consecuencia de cualquier proceso  y actividades humanas que utilizan materia orgánica. Se produce en explotaciones agrícolas, forestales o ganaderas, así como los residuos de origen orgánico generados en las industrias y en los núcleos urbanos. Dentro de la biomasa residual podemos diferenciar dos clasificaciones:

  • Cultivos energéticos. Estos cultivos se generan con la única finalidad de producir biomasa transformable en combustible.. Estos cultivos se caracterizan por su resistencia y por su gran capacidad de adaptación a terrenos inhóspitos. En este grupo se encuentran el sorgo, la caña de azúcar, los cereales, la pataca y la cynara, entre otros.
  • Excedentes agrícolas. Los granos que no fueron utilizados como alimento para animales o personas se usan como biocombustibles o para la generación de electricidad. Algunos excedentes que se utilizan son cáscaras de almendras, huesos animales o los restos de una poda.

BIOMASA FORESTAL

Ventajas e inconvenientes de la biomasa

La biomasa, al igual que otras fuentes de energía presenta una serie de ventajas y desventajas con respecto a otros combustibles:

Ventajas de la biomasa

  • Es una fuente de energía renovable, segura y limpia
  • Genera poco residuos que, además, son biodegradables
  • Es económica; su precio es inferior al de otros combustibles
  • Proporciona un enorme beneficio económico y social en sectores rurales por su gran potencial de aprovechamiento. La generación de energía biomasa solventa el problema de la disposición final de residuos y su posterior utilización.
  • El saldo de emisiones de CO2 al ambiente es neutral. Esto se debe a que aprovecha el carbono que inicialmente estaba en las plantas y por lo tanto formaba parte del ciclo natural del CO2.
  • Es una energía de aprovechamiento, porque la biomasa se genera continuamente como consecuencia de la actividad animal y vegetal. Por ello, es prácticamente inagotable.
  • Contribuye a reducir la dependencia de los combustibles fósiles.

Desventajas de la biomasa

  • Bajo poder calorífico; la biomasa presenta una densidad energética más baja que la de los combustibles fósiles y por tanto, su rendimiento es menor que el que ofrecen dichos combustibles.
  • Requiere mayores espacios que otros tipos de combustibles; su almacenamiento puede ser uno de los inconvenientes principales a la hora de decidirse por un sistema de calefacción por biomasa.
  • Los canales de distribución aún no están tan extendidos como los de otros combustibles.
  • Se necesitan grandes cantidades de plantas y, por tanto, de terreno. Se intenta «fabricar» el vegetal adecuado mediante ingeniería genética.

Los biocombustibles

Se entiende por biocombustible a aquellos combustibles que se obtienen de biomasa, es decir, de organismos recientemente vivos o sus desechos metabólicos. Pueden reemplazar parcialmente a los combustibles fósiles.

A partir de biomasa podemos obtener tres tipos de combustibles: biocombustibles sólidos, biogás y biocarburantes.

Biocombustibles sólidos

Los principales biocombustibles sólidos obtenidos a partir de la biomasa son pellets, astillas de madera y hueso de aceituna. También son biocombustibles otros menos abundantes como las cáscaras de frutos secos, o menos homogéneos y tecnificados como la leña pero igual de importantes.

  • Pellets de madera; El pellet es el biocombustible más elaborado. Son pequeños cilindros de 6 a 8 mm de diámetro y de 10 a 40 mm de longitud que se obtienen prensando serrín de madera. Gracias a la lignina, componente natural de la madera que hace las veces de pegamento se consigue formar pequeños cilindros sin utilizar ningún aditivo. Tienen un alto poder calorífico por lo que ofrece rendimientos energéticos muy elevados. Las estufas de pellets se han convertido hoy en día en uno de los sistemas de calefacción más utilizados en los hogares.
  • Hueso de aceituna y cáscaras de frutos secos; Su oferta depende de la cosecha anual, y se usan de forma normal por tener un tamaño que permite automatizar perfectamente la combustión.Además de poseer un elevado poder calorífico, otra ventaja destacable es que tienen un precio menor que el pellet.
  • Leña;  se define como “madera cortada y troceada”. Es el biocombustible menos elaborado y controlado y su almecenaje presenta mayores dificultades.

Se habrá de tener en cuenta que, la certificación de los biocombustibles sólidos garantiza unos factores mínimos de calidad necesarios para el correcto funcionamiento de los equipos. Este tipo de combustible puede deteriorarse durante su manipulación y transporte, por tanto, la gestión de la calidad debe cubrir toda la cadena de suministro, desde la selección de la materia prima hasta la entrega definitiva al usuario final.

Biogás

El biogás es un gas combustible cuyos principales componentes son metano (CH4, entre 50 a 70% vol.), dióxido de carbono (CO2 entre 30 a 50% vol.) y otros componentes en menores proporciones. El metano, principal componente del biogás, es el que le confiere su característica combustible y por tanto, el valor energético del biogás, estará determinado por la concentración de metano.

El biogás se genera mediante la descomposición microbiológica de materia orgánica biodegradable en condiciones anaerobias (ausencia de oxígeno). Se define como “biogás agroindustrial” aquel biogás generado a partir de sustratos agroindustriales, como p.e. las deyecciones ganaderas, lodos de industrias agroalimentarias, restos de cosechas, cultivos energéticos, etc.

Biocarburantes

Un biocarburante o biocombustible es una mezcla de sustancias orgánicas que se utiliza como combustible en los motores de combustión interna. Los biocarburantes presentes a día de hoy en el mercado se utilizan principalmente en el transporte por carretera. Sin embargo, cabe destacar su creciente uso en el sector de la aviación , en cuyo caso se emplea la denominación de bioqueroseno.

Los principales biocarburantes tanto a escala global como nacional, atendiendo a su desarrollo comercial, son actualmente los siguientes:

  • Bioetanol, definido como alcohol etílico producido a partir de productos agrícolas o de origen vegetal, ya se utilice como tal o previa modificación o transformación química.
  • Biodiésel, esto es, éster metílico o etílico producido a partir de grasas de origen vegetal o animal.
  • Hidrobiodiésel (también denominado HVO por sus siglas en inglés, de Hydrotreated Vegetable Oil), un hidrocarburo resultante del tratamiento de aceites vegetales o grasas animales con hidrógeno, bien en unidades dedicadas a ello, o bien mediante tecnologías de co-procesado en refinerías.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *