Ventiladores de techo: ¿cuál es el mejor para mi vivienda?

(3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

ventiladores de techo
09/08/2021

No debería sorprendernos que los ventiladores de techo se estén convirtiendo en tendencia en muchos hogares. La amplia variedad de gamas y diseños existentes en el mercado hacen que sean un nuevo complemento de decoración idóneo para dotar de personalidad y estilo a cualquier estancia. Por si fuera poco, estos aparatos nos permiten economizar energía, tanto en invierno como en verano, con respecto al aire acondicionado y la calefacción, con el consiguiente ahorro en la factura de la luz y/o el gas. Lo mejor de todo es que para ello no será necesario realizar una gran inversión económica ya que hay modelos aptos para todos los bolsillos. Además, las diferentes funciones con las que vienen equipados actualmente han convertido a los ventiladores de techo en un elemento muy popular. 

Su instalación tampoco es especialmente complicada, pero antes de hacernos con uno tendremos que tener en cuenta una serie de claves para elegir aquel que se adapte mejor a nuestra vivienda y necesidades.  

Antes de nada, es importante saber que los ventiladores de techo no enfrían ni calientan, es decir, que no reducen ni aumentan la temperatura del espacio, sino que mueven el aire dando una sensación de frescor o calor repercutiendo directamente en la sensación térmica. Variables como el tamaño de la habitación, la altura del techo o el número de aspas del ventilador, entre otras, serán determinantes para seleccionar un ventilador adecuado. 

¿Qué superficie necesitaré?

En primer lugar, es necesario determinar cuál será el lugar específico que queremos airear. Ya sea la cocina, un dormitorio, el salón, un baño e, incluso, el exterior (porches, terrazas o pérgolas), los metros cuadrados que disponga el espacio en cuestión influirán en la elección del ventilador. La siguiente tabla muestra aproximadamente la referencia, con ligeras variaciones entre fabricantes: 

  • Ventiladores de menos de 75 cm de diámetro para habitaciones de unos 8 m2  
  • Ventiladores de entre 75 y 107 cm de diámetro para habitaciones de unos 12 m2 
  • Ventiladores de hasta 122 cm de diámetro para habitaciones de unos 20 m2 
  • Ventiladores de hasta 132 cm de diámetro para habitaciones de hasta 30 m2 

Para espacios mayores de 30 m2, lo recomendable es instalar más de un ventilador, y espaciarlos al menos tres o cuatro metros desde su centro. Otra querencia es instalar aparatos un poco más grandes, para que el ventilador funcione a velocidades más bajas. De esta manera conseguiremos que el ruido y el consumo sean menores. 

ventiladores de techo cinco aspas

Altura del techo 

Lo habitual (e ideal) es que el techo de cualquier piso moderno tenga una altura de entre 2,40 m y 2,70 m, con lo que nos aseguraremos un buen rendimiento del ventilador. En cualquier caso, como mínimo deberá tener una altura mínima de 2,2 metros. Además, las aspas deberían quedar a, al menos, 50 cm de distancia de la pared u objeto más cercano. 

Estas medidas repercuten en el buen funcionamiento del aparato, pero también en la seguridad de quienes habitan la vivienda. No obstante, si las personas son muy altas tendrán que prestar especial atención y ser cautas a la hora de levantar los brazos cuando el ventilador esté en funcionamiento. 

Pero, ¿qué ocurre si la altura es superior o inferior a la referida? Para estos casos existen varias soluciones. En situaciones en las que los techos superen los tres o incluso cuatro metros, es posible y recomendable utilizar una varilla de extensión que acerque el ventilador a la altura ideal. Asimismo, será necesario un ventilador de diámetro superior al aconsejado en relación a la superficie. Si por el contrario la altura del techo no llega a los dos metros (un ático, un desván o una buhardilla, por ejemplo), escogeremos un dispositivo de diámetro inferior

Por otra parte, nos podemos encontrar con la tesitura de que el techo esté inclinado. En ese caso, habrá que fijarse con especial atención en las recomendaciones del fabricante y asegurarse de que el ventilador sea apto en tales circunstancias. 

Por último, debemos considerar la opción de que la instalación se realice en una habitación con falso techo, en cuyo caso deberemos, además, asegurarnos de que éste sea capaz de sostener un peso superior al del ventilador.  

Tipos de ventiladores de techo 

Una vez tenemos definido todo lo referente al habitáculo, comenzamos a seleccionar las características del ventilador. Por lo que respecta a las palas o aspas, en el mercado existen modelos de tres, cuatro, cinco o seis aspas, e incluso, invisibles o sin aspas, con aspas retráctiles, plafones o empotrados. Cuantas más aspas disponga el ventilador, más aire moverá, aunque no proporcionalmente. Es decir, seis aspas no agitan el doble de aire que tres. Por lo general, los modelos con tres o cuatro aspas son lo habitual o estándar, y a partir de cinco los ventiladores están dirigidos a habitaciones más amplias donde se debe mover una gran cantidad de aire. 

Los ventiladores invisibles o sin aspas están más enfocados al diseño, aunque no están exentos de una buena productividad. Estos modelos generan aire a través del giro de su cuerpo y son prácticos y eficientes en dormitorios o salones de tamaño medio. 

En los que tienen aspas retráctiles, estas quedan ocultas cuando el ventilador no está en funcionamiento, y suelen ser de plástico transparente, que se ocultan dentro de su cuerpo. 

Los plafones son modelos que pueden inducir a engaño, ya que en un primer momento no se aprecian las aspas y se podría considerar que no las tienen. Sin embargo, se pueden apreciar detrás de la rejilla central. En este caso, también tienen un diseño moderno, en forma de disco ideal para el salón. 

Para instalar ventiladores empotrados es necesario disponer de un falso techo. Esos modelos cuentan con la ventaja de que pueden pasar desapercibidos. 

Por lo que respecta a los materiales de los que están fabricadas las aspas de los ventiladores, nos encontramos con tres tipos, metal, madera y plástico, y sus correspondientes ventajas y desventajas. 

Así, las aspas de metal son duraderas y muy fáciles de limpiar, pero hay que extremar las precauciones ya que su contacto en funcionamiento puede ser muy peligroso. Las de madera son ligeras, estéticas y fáciles de combinar, debido a una amplia variedad de acabados. Por el contrario, requieren un cuidado especial ya que la exposición a la humedad o la luz solar directa las puede deteriorar o deformar. En cuanto al plástico, aportan frescura y un aspecto moderno, pero es un material que puede amarillear y deformarse a altas temperaturas.  

Sistemas de encendido 

En este apartado también existen diferentes opciones que han ido evolucionando con el avance de la tecnología. Los más clásicos se accionan mediante el interruptor colocado en la pared o una o dos cadenas que cuelgan de su cuerpo. Muchos modelos combinan estas dos, de manera que el interruptor sirve para activar el aparato, mientras que una cadena controla las velocidades y la otra, la luz.  

Muchos modelos actuales ya vienen acompañados con un mando a distancia, lo que permite su programación, además de poder encenderlo y apagarlo cómodamente desde el sofá o la cama. 

Los ventiladores de techo más modernos se pueden conectar a través de WiFi a aplicaciones móviles y/o asistentes de voz, que posibilitan un control y una comodidad fuera de toda duda. Pero ojo, porque este tipo de tecnología a veces da problemas y su reparación puede resultar un poco costosa.

Ventiladores de techo con luz 

Muchos ventiladores de techo incorporan la opción de la luz, un dos por uno que puede ser muy oportuno en dormitorios o despachos. Es preferible optar por aquellos modelos compatibles con luz LED, cuyas bombillas son más ecológicas y consumen menos. También le pueden dar un ambiente más personal y característico. En definitiva, son más eficientes y más prácticos. 

ventiladores de techo con luz
Ventilador de techo con tulipas.

En cuanto al tipo de luz, podemos encontrar tres dispositivos diferentes: con plafón, con tulipa y con focos. El plafón dispone de un único punto de luz, que además no suele ser muy potente. Los modelos que incluyen focos o tulipas, en cambio, sí disponen de varios puntos de luz y se pueden utilizar bombillas de bajo consumo LED o halógenas, así que pueden ser interesantes en los salones, por ejemplo. 

Función inversa 

Como decía al principio, los ventiladores de techo no enfrían. Su funcionamiento se basa en un motor que hace que sus aspas giren en sentido contrario al de las agujas del reloj. Esto facilita que se mueva el aire y baje la sensación térmica. 

Pero en invierno también es posible utilizar los ventiladores de techo si disponen de función inversa. Se trata de un sistema que puede girar en el sentido contrario, es decir, hacia la izquierda, lo que permite que el aire caliente se desplace hacia abajo, el aire frío suba y la sensación térmica aumente. 

La utilidad de esta función es enorme debido a que la calefacción podrá estar apagada durante más horas o a menor potencia, ahorrando en factura energética. 

Ruido de los ventiladores de techo

Al igual que en la práctica totalidad de los electrodomésticos, los ventiladores han sufrido una gran evolución en cuanto a lo que a impacto acústico se refiere. La tendencia es buscar el silencio absoluto. Generalmente, los modelos de techo cuentan con tres niveles de velocidad, siendo las velocidades más lentas apenas imperceptibles al oído y el último nivel, el más ruidoso. Ten en cuenta que los aparatos con más aspas, o con estas más largas, tienden a ser más silenciosos, pero debido al peso, fuerzan más el motor. 

Y ya que hablamos de los motores, has de saber que existen dos tipos de motores. Los motores AC, que son más sencillos en general y, por tanto, más económicos; y los motores DC, de última tecnología, que son más silenciosos y más eficientes energéticamente.  

Cuánto consumen los ventiladores de techo 

Ahondando en el tema de los motores con respecto a su eficiencia, los DC o de corriente continua o directa, permiten ahorrar hasta un 70% en comparación con los ventiladores AC o de corriente alterna. Por eso, aunque los usemos también por la noche debido a que son muy silenciosos, el gasto energético y económico será menor. Además, los DC se calientan menos y sufren menos desgaste, por lo que duran más. Por el contrario, son más caros y aún hay pocos modelos en el mercado. 

Por otro lado, si queremos comparar un ventilador similares en función del aire que es capaz de mover durante un tiempo determinado, debemos mirar la unidad del caudal de aire (metros cúbicos por minuto) o CFM (pies cúbicos por minuto). 

ventiladores de techo plastico

Instalación de ventiladores de techo

Instalar un ventilador de techo no es especialmente complicado, pero necesitarás cierta pericia, herramientas apropiadas y, sobre todo, seguir al pie de la letra las instrucciones que te indica el fabricante. No olvides que necesitarás hacer agujeros con un taladro subido/a a una escalera, así que, si no te ves capaz, es mejor contar con otra persona de confianza o el servicio técnico. 

Funciones extra 

Los modelos más modernos pueden incluir funciones suplementarias hasta hace poco inimaginables en este tipo de dispositivos. Como, por ejemplo, sensores que detectan a qué temperatura está la estancia y que se encienden automáticamente, al estilo de los que se utilizan desde hace tiempo en las calefacciones. 

Precio de los ventiladores de techo

Los ventiladores de techo suelen tener un precio de entre 75 y 130 euros en su gama baja-media. Aquellos que apuestan por un diseño más exquisito o incluyen un mayor número de funciones superan los 250-300 euros. 

Conclusión 

Como has podido advertir, son muchos los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de adquirir un ventilador de techo. La amplia variedad dificulta la elección, pero si tenemos claro cuál va a ser su función y dónde lo vamos a colocar, al final todo dependerá de nuestro presupuesto y el diseño que más nos guste, sin olvidarnos de cuestiones como la eficiencia energética o el ruido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *