¿Cuánto se podría reducir la factura eléctrica en un hogar mejorado con criterios Passivhaus?

(5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

jm-hidalgo-reducir-factura-electrica-passivhaus
12/02/2020

¿Cuánto se podría reducir la factura eléctrica en un hogar mejorado con criterios Passivhaus? Para dar una repuesta a esta pregunta y muchas otras cuestiones se ha elaborado el informe “Confort térmico y riesgo de sobrecalentamiento en viviendas plurifamiliares EECN” tomando como base un estudio comparativo realizado por el Gobierno Vasco, en coordinación con la Universidad del País Vasco, y promovido por Knauf, Knauf Insultation, Zehnder y Griesser.

Comparativa de edificios

La metodología que ha empleado el estudio, que fue presentado ayer por Juan María Hidalgo, del Laboratorio de Control de Calidad en la Edificación del Gobierno Vasco, fue la comparación mediante simulación dinámica de las condiciones interiores de las viviendas de un mismo edificio construido en 2014 en Madrid, una ciudad que presenta un clima dual con alta demanda de frío y calor.

Para realizar la comparativa se plantearon dos escenarios: el de un edificio EECN diseñado con el nuevo Código Técnico de la Edificación – CTE de 2020 y otro mejorado con criterios del estándar Passivhaus, como son un buen aislamiento en las fachadas, ventilación de alta eficiencia y control solar dinámico.

Además, para obtener datos lo más fidedignos posibles se realizaron hasta 12 simulaciones anuales. “Buscábamos obtener cifras, pero también las ideas que se esconden tras las cifras”, comentó Hidalgo a un público expectante por comenzar a conocer las respuestas acerca de cómo afectan estas mejoras al consumo de energía y el confort térmico.

Ahorro en la factura energética

Las respuestas a estas cuestiones no tardaron en llegar, aunque no sin antes advertir el técnico vasco que cuando se les propuso el estudio por parte de Knauf, Knauf Insultation, Zehnder y Griesser el Gobierno Vasco puso condiciones: querían que fuera un informe objetivo y basar la investigación en un edificio real. Lo encontraron en Madrid: un bloque de ocho plantas y 32 viviendas de 53 m2 y 85 m2, ubicado en la capital y con orientación norte-sur.

Tras explicar el análisis de las diferentes situaciones estudiadas teniendo en cuenta criterios como el número de metros cuadrados de la vivienda, la orientación de la misma, la estación analizada y el comportamiento humano, la conclusión a la que han llegado los técnicos es que el edificio mejorado tiene un comportamiento energético notablemente mejor que el edificio base, tanto en invierno como en verano.

Según se indica en la investigación, un edificio mejorado con productos de protección solar, una fachada bien aislada y un sistema de ventilación de alta eficiencia permiten un ahorro en la factura eléctrica del 52% en refrigeración y el 28% en calefacción. Además, permite reducir entre un 20 y un 40% la potencia de los equipos instalados.

Confort en la vivienda

La diferencia de temperatura en el interior de la vivienda entre ambos edificios es considerable en las horas de mayor calor, siendo en el edificio mejorado 4 o 5 grados inferior que en el edificio base. Además, en el edificio con criterios Passivhaus la temperatura se mantiene constante todo el año y en los meses de más calor apenas pasa de los 25º C de manera puntual, mientras que en el edificio diseñado en base al CTE la temperatura es fluctuante a lo largo del año y en verano casi llega a los 30º C.

En cuanto a la medición del confort, el edificio mejorado presenta entre un 40% y un 96% menos de horas de disconfort que el otro analizado. Además, en el informe se señala que un control solar dinámico y una ventilación de alta eficiencia mejoran el confort térmico tanto en primavera como en otoño.

De igual manera, la integración de persianas graduables en los edificios EECN mejora el rendimiento energético, al tiempo que permite el paso de la luz natural al interior de la vivienda. Asimismo, la protección solar evita el sobrecalentamiento consiguiendo una reducción media de ganancias solares del exterior de un 52% gracias a las ventanas y a su envolvente traslúcida, consiguiéndose así una protección máxima del 96% en los periodos más cálidos. Y en cuanto a la ventilación, contar con un sistema de alto rendimiento garantiza la calidad del aire, la ausencia de polvo y una humedad adecuada.

Progresivo aumento de las temperaturas

Juan María Hidalgo no quiso terminar la explicación del estudio sin advertir que “estamos en un escenario global de aumento de temperatura, donde en el clima mediterráneo las olas de calor van a ser cada vez más frecuentes y más largas. La protección solar y el aislamiento van a ser claves para mantener el confort térmico”.

El técnico también hizo hincapié en la necesidad de implementar los criterios Passivhauss, con sistemas de ventilación de alta eficiencia, persianas graduables que evitan la incidencia directa en la radiación solar y aislamiento continuo en toda la envolvente, en la fase de diseño.

En este sentido, Hidalgo señaló que “invertir en sombreamiento, ventilación y envolventes no implica un coste mucho mayor si se tiene en cuenta que en la factura eléctrica puede existir un ahorro de un 52% en refrigeración y un 38% en calefacción. Además, hay que tener presente que estos sistemas pueden ofrecer beneficios en cuestiones de salud, ruido o bienestar, algo importantísimo teniendo en cuenta que pasamos un 80% de nuestro tiempo en interiores”.

Impresiones de los asistentes

Tras presentar el informe los asistentes pudieron ofrecer sus impresiones. Entre las ideas más destacables que se pusieron encima de la mesa está el hecho de que, según estudios europeos, una vivienda puede revalorizarse hasta un 20% si se realiza una inversión en criterios Passivhaus. Un beneficio que se suma a los de salud y confort y que, sin embargo, los asistentes se mostraron de acuerdo en afirmar que en España no se concede importancia, de ahí la necesidad de realizar campañas informativas al usuario final.

Por otra parte, se mencionó la importancia de conceptos como la estanqueidad de la vivienda, si bien en ocasiones el comportamiento de los usuarios inexpertos que viven en edificios con prestaciones avanzadas tiene como consecuencias que no se logre sacar el máximo provecho a las instalaciones. En este sentido, todo parece indicar que los nuevos diseños cada vez estarán más orientados a sistemas automatizados pensados para resistir tanto una climatología extrema como el comportamiento inexperto del usuario final.

Si estás interesado en recibir el estudio, puedes solicitarlo a través del siguiente enlace: www.toparquitecturasaludable.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *