Passivhaus: ¿Cómo debe de ser una casa pasiva?

Passivhaus: ¿Cómo debe de ser una casa pasiva?

Las casas pasivas o Passivhaus, son un estándar de construcción que nació en Alemania en 1991 y que poco a poco se ha ido extendiendo a nivel mundial, hasta convertirse en la actualidad en el sistema de construcción sostenible más valorado dentro del sector de la construcción.

El estándar Passivhaus no obliga a utilizar un estilo arquitectónico o material determinado sino que busca reducir el consumo de la vivienda empleando técnicas pasivas. El límite en la demanda de energía que marca el standard Passivhaus es 15 kWh/(m²año). Esto quiere decir que el consumo anual por metro cuadrado de la vivienda debe de ser igual o inferior a dicha cifra.

Su secreto principal reside en combinar un elevado grado de confort en el  interior de la vivienda con un consumo de energía muy bajo y un precio asequible que permite amortizar la diferencia de inversión con respecto a una construcción convencional a corto plazo. Esto se consigue gracias a los cinco principios básicos que toda vivienda Passivhaus debe respetar.

Cinco principios básicos del estándar Passivhaus

Los edificios Passivhaus o casas pasivas pueden llegar a reducir en torno a un 75% la demanda de calefacción y refrigeración y la baja necesidad energética que requieren se puede cubrir sin problemas con energías renovables como la aerotermia, la geotermia o la energía solar. Pero además, una vivienda Passivhaus debe estar concebida y diseñada en base a cinco principios básicos que son:

Excelente aislamiento térmico

Un buen aislamiento de la envolvente del edificio es fundamental para minimizar las pérdidas de calor de la vivienda en los meses de invierno e impedir la entrada de calor en los meses más calurosos. Una casa Passivhaus dispondrá de un excelente aislamiento en toda la envolvente del edificio: paredes exteriores, cubierta y solera deberán tener además una baja transmitancia térmica.

Habrá que tener en cuenta además, que en función de la zona climática en la que esté ubicada la vivienda, podrá variar el espesor del aislamiento térmico que se requiera y tener en cuenta otros factores como la orientación del edificio. En definitiva, un excelente aislamiento térmico será la primera y más efectiva medida para el ahorro de energía de la vivienda.

Ventanas y puertas de altas prestaciones

Las ventanas y las puertas deben ser de altas prestaciones ya que los huecos o aberturas son los puntos de mayor fuga de energía en una vivienda. Las carpinterías empleadas serán de baja transmitancia térmica, las ventanas deberán de ir equipadas con doble o triple vidrio y rellenas de un gas inerte.

REHAU PASSIVHAUS

Imagen 1: Ventana Rehau Geneo con certificado Passivhaus.

El vidrio en este tipo de construcciones suele ser bajo emisivo para reflejar el calor al interior de la vivienda en invierno y mantenerlo en el exterior durante el verano.

Ausencia de puentes térmicos

Además de la envolvente y las carpinterías, en una vivienda Passivhaus, será necesario cuidar la ejecución y montaje de todos estos elementos vigilando la correcta ejecución de uniones, esquinas, juntas y demás componentes de cambio de sección o de forma. Esto es debido principalmente a que, a través de estas esquinas, juntas, etc., habitualmente se producen pérdidas o ganancias indeseadas y las temperaturas superficiales en esas zonas suelen ser inferiores a las del resto de la envolvente, pudiendo provocar la aparición de moho.

Hermeticidad al aire

Habitualmente, en las viviendas se producen corrientes de aire a través de carpinterías, ocasionadas generalmente por una mala ejecución de puentes térmicos provocando malestar a los residentes y pudiendo llegar a generar condensaciones en el interior de la vivienda.

Una vivienda Passivhaus, sin embargo, debe de ser lo más hermética y estanca posible. La hermeticidad de la vivienda se mide con una prueba de presión, conocida como ensayo Blower Door que consiste en crear un diferencial de presión entre el interior y el exterior de la vivienda colocando un ventilador en la puerta de entrada.

Este ensayo es uno de los principales requisitos para conseguir el certificado Passivhaus y su resultado debe ser inferior a 0,6 renovaciones de aire a la hora.

Ventilación controlada con recuperación de calor

Un sistema de ventilación controlada de alta eficiencia con recuperación de calor realiza una renovación continua y controlada del aire interior de la vivienda. De esta forma, se garantiza una óptima calidad del aire interior ya que, además, estos sistemas incorporan filtros que depuran el aire y evitan la entrada de partículas contaminantes.

Los sistemas de recuperación de calor aprovechan la energía calorífica contenida en el aire que se extrae antes de expulsarlo al exterior.

Como orientación, diremos que un edificio Passivhaus, con un caudal de renovación del aire de aproximadamente un 33% del volumen de la vivienda, podemos aportar unos 10 W/ m²  de calor, y 7 W/m² de frío.

Desde e-ficiencia esperamos que esta información os haya sido de utilidad y os invitamos a que vuestra casa sea lo más e-ficiente posible.


Comentarios:

[…] construcción de viviendas bajo el standard passivhaus o comúnmente conocidas como casas pasivas tal y como hemos hablado en artículos anteriores pueden […]

Pingback de El standard passivhaus contado como nunca el 25/02/2016 a las 23:16

[…] los criterios de estanqueidad más exigentes dentro del sector de la construcción, para cumplir el Standard Passihaus las filtraciones de aire en la vivienda deben de ser menores a 0,6 renovaciones por […]

Pingback de PULSE: NUEVA FORMA DE MEDIR LA ESTANQUEIDAD DE LOS EDIFICIOS - e-ficiencia el 14/03/2016 a las 23:44

[…] podemos saber por artículos anteriores la demanda de calefacción de una casa pasiva no podrá exceder de 15 kWh/m² anual. Este valor […]

Pingback de PASSIVE HOUSE PLUS Y PREMIUM CAMINO HACIA EL CONSUMO NULO - e-ficiencia el 30/03/2016 a las 00:21

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *