Ventilación residencial: beneficios de la ventilación en viviendas

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

ventilacion en viviendas recomendaciones
15/07/2021

La Asociación de Fabricantes de Equipos de Climatización AFEC, y en concreto el grupo de ventilación residencial, ha elaborado el documento denominado «Ventilación Residencial. Recomendaciones Básicas» en el que se detalla la importancia y los beneficios de la ventilación en viviendas.

Importancia de una buena ventilación

El objetivo del documento sobre ventilación en viviendas es transmitir al usuario final la importancia de cuidar el aire de nuestra casa, ya que una buena ventilación contribuye a tener una vivienda más saludable, reduciéndose la humedad y evitando los ácaros, el moho y demás contaminantes que pueden afectar al sistema respiratorio, mejorando su calidad de aire interior.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la contaminación del aire en espacios interiores ocasiona numerosas enfermedades y puede provocar problemas respiratorios y
cardiovasculares, causando irritaciones y reacciones alérgicas, entre otras afecciones.

Renovar el aire de nuestra casa con una buena ventilación contribuye a tener una vivienda más saludable. De este modo, se reduce la humedad y se evitan los ácaros, el moho y demás contaminantes que pueden afectar al sistema respiratorio.

Soluciones de ventilación en viviendas

El capítulo tercerlo del documento está dedicado a la ventilación en viviendas analizando la situación tanto de las viviendas ya construidas como de las viviendas de nueva construcción y, dedicando un primer epígrafe, a la ventilación natural que, tradicionalmente ha sido la forma más popular de mantener unas condiciones de calidad de aire y humedad adecuadas en países de clima suave, como son los mediterráneos.

Para las viviendas construidas con anterioridad al 2006, la ventilación natural tenía en cuenta como puntos de entrada del aire exterior, las rendijas en las ventanas, puertas, rejillas a la
calle, etc. En determinados escenarios, esto podría no ser lo más adecuado, tanto por exceso como por defecto. Sin embargo, la evolución de las necesidades de ventilación, así como el aumento de la contaminación, y de las exigencias de eficiencia energética de la construcción actual, han hecho que la ventilación natural no alcance las condiciones de calidad de aire, confort térmico y acústico, y objetivos de ahorro energético.

Señales de que la ventilación natural no es suficiente son la aparición de olores, condensación en superficies frías (ventanas, paredes), aparición de moho, o malestar debido a la
acumulación de exceso de contaminantes.

Habitualmente, tras una reforma de la vivienda, habrá aumentado la estanqueidad debido a la mejora de cerramientos, ventanas y aislamientos. Sin embargo, esto repercute negativamente en la calidad de aire interior, provocando problemas de salubridad y humedades si no se han adoptado otras medidas adicionales de ventilación. Por tanto, cuando se intervenga en estos elementos y, para garantizar la calidad de aire interior y evitar el deterioro de la vivienda, es aconsejable la instalación de un sistema de ventilación controlada (mecánica o híbrida), preferentemente con recuperación de energía, donde sea posible. Para la instalación de sistemas de ventilación se podrán utilizar infraestructuras preexistentes en la vivienda, como por ejemplo el shunt.

Sistemas de ventilación

La actual normativa de edificación (CTE – Código Técnico de Edificación) dice que es obligatorio que las viviendas de nueva construcción dispongan de un sistema de ventilación, en
que el aire de renovación circule desde los locales secos (entradas de aire) a los húmedos (aberturas de extracción). Para cumplir con dicha exigencia podemos optar por los siguientes sistemas:

Ventilación de simple flujo

En este tipo de sistemas de ventilación, a través de un ventilador que podrá ser individual o colectivo, y conectado mediante una red de conductos a las bocas de extracción de los
locales húmedos (cocina, baños, aseos…), se extrae el caudal exigido por la norma. De esta manera, el aire entra en la vivienda por unos aireadores o por la microventilación de las ventanas de los locales secos (habitaciones, salón, comedor, etc.).

A fin de reducir el consumo energético, este sistema puede incorporar sensores de humedad que permiten regular la ventilación en función de la humedad en el interior de la vivienda. De esta manera se ventila de acuerdo a las necesidades reales de cada estancia.

Ventilación de doble flujo y recuperación de calor

Los sistemas de ventilación de doble flujo garantizan un caudal de aire equilibrado, es decir, se recoge del interior de la vivienda (aire de extracción) el mismo volumen de aire que el que se introduce (aire de impulsión). Un sistema de ventilación mal equilibrado afecta directamente a su funcionamiento y podría provocar una ventilación deficiente en algunas estancias.

Gracias a la unidad de recuperación de energía, son sistemas de ventilación de alta eficiencia energética. En invierno, aprovechan el calor del aire expulsado para calentar el que se
incorpora a la vivienda. De igual manera, en verano son capaces de introducir aire fresco si existe un sistema de climatización al recuperar el frío del aire extraído. En ciertos casos
disponen de by-pass para, cuando las condiciones exteriores e interiores lo permiten, refrescar la vivienda gratuitamente (free-cooling). Además de dotar a las viviendas de un confort
térmico y acústico, se consigue una mejora de la salubridad y la calidad del aire interior gracias al aire filtrado introducido en la vivienda.

Sistemas de purificación de aire

Los sistemas de purificación de aire son soluciones complementarias a la ventilación, que permiten potenciar la eliminación o inactivación de ciertos contaminantes en espacios
interiores. Estas soluciones incorporan tecnologías que pueden ayudar a los sistemas de ventilación mecánica y de climatización en la eliminación o inactivación de contaminantes
provenientes de zonas de alta contaminación exterior, tales como NOX, partículas en suspensión, ozono, SO2…, además de los compuestos nocivos propios de ambientes interiores,
generados debido a la acción humana, como los contaminantes microbiológicos.

Los purificadores se basan generalmente en la combinación de tecnologías de filtración y desinfección, capaces tanto de retener partículas en suspensión de distintos tamaños como de eliminar y/o inactivar contaminantes microbiológicos. La filtración mecánica, por un lado, y las tecnologías germicidas por otro, son las soluciones empleadas en estos sistemas.

Descarga del documento sobre Ventilación Residencial

Como hemos comentado, la aplicación de la ventilación en obra nueva es de obligado cumplimiento en la actualidad, sin embargo, su integración en rehabilitación sigue dependiendo de criterios de factibilidad de su aplicación en cada proyecto.

Es importante destacar que una rehabilitación sin planteamiento de ventilación podría conllevar riesgos para la salud de los ocupantes, y aumentar de forma muy significativa el
riesgo de aparición de patologías en la vivienda. Patologías como por ejemplo las condensaciones, sobre todo si en la mencionada rehabilitación se ha reforzado la estanqueidad de la envolvente, debido a mejoras de los aislamientos y sustitución de ventanas.

Renovar el aire de nuestra casa con una buena ventilación contribuye a tener una vivienda más saludable teniendo en cuenta además, que la calidad de aire interior y la eficiencia energética son dos elementos compatibles a día de hoy gracias a los sistemas de ventilación actuales.

Los interesados en descargarse el documento sobre Ventilación Residencial. Recomendaciones Básicas pueden hacerlo a través de este enlace.

Más información:

afec logotipo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *