Viviendas saludables con sistemas de ventilación y purificación

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Viviendas saludables con sistemas de ventilación y purificación
02/09/2020

La pandemia del Covid-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con viviendas saludables cuya calidad del aire interior no perjudique nuestra salud.

Los expertos aseguran que pasamos un 90% de nuestro tiempo en espacios cerrados. De hecho, con la alerta sanitaria cada vez estamos más tiempo en casa, centralizando en nuestro hogar nuestro tiempo de ocio y optando por el teletrabajo. Esto conlleva la necesidad de respirar un aire de calidad, sin elementos nocivos que puedan poner en juego nuestra salud. De esta manera, los sistemas de ventilación y purificación se convierten en aliados para conseguir viviendas saludables, especialmente en tiempos del coronavirus.

Importancia de la calidad del aire interior

El término calidad del aire interior se aplica a ambientes de interiores no industriales, entre ellos las viviendas. Es uno de los factores de salud ambiental relacionados con enfermedades. Según el informe “Medio ambiente y salud”, de la Agencia Europea de Medio Ambiente, las infecciones agudas del tracto respiratorio inferior atribuibles a la contaminación del aire interior explican el 4,6% de todas las muertes que suceden en el mundo.

Por ello, organismos internacionales como la OMS, la Comisión Europea, así como organismos nacionales, han publicado legislación, informes y estudios al respecto, a la búsqueda de soluciones para mejorar la calidad del aire interior.

La necesidad de viviendas saludables

Para mantener la calidad del aire interior y así poder hablar de viviendas saludables es necesario proceder a una correcta ventilación y a la purificación del aire que respiramos.

Esto se convierte en algo imprescindible, especialmente si tenemos en cuenta el envejecimiento del parque de viviendas español. Más del 90% de las viviendas españolas han sido construidos antes de la entrada en vigor del nuevo CTE – Código Técnico de la Edificación, lo que aumenta la posibilidad de que haya bacterias, partículas tóxicas y patógenos en el aire interior. Reducir estos compuestos nocivos para la salud y mantener una calidad del aire interior óptima se ha convertido en una prioridad.

Evitar el riesgo del Covid-19

En tiempos de coronavirus, la ventilación y la purificación del aire se convierten en acciones imprescindibles para reducir la concentración de virus y bacterias, lo que tiene asociado un menor riesgo de transmisión.

Asociaciones como ASHRAE (Sociedad Estadounidense de Calefacción, Refrigeración y Aire Acondicionado), REHVA (Federación de Asociaciones Europeas de Calefacción, Ventilación y Aire Acondicionado) y ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) recomiendan una correcta ventilación y purificación del aire interior, especialmente en tiempo de coronavirus.

Contaminantes y efectos sobre la salud

Los principales contaminantes del aire interior que respiramos son inorgánicos y orgánicos como monóxido de carbono, dióxido de carbono, partículas, fibras minerales, óxidos de nitrógeno y azufre, y compuestos orgánicos volátiles.

Además, existen contaminantes de origen biológico, como virus, hongos, bacterias o ácaros. Y mezclas como el humo ambiental de tabaco, plaguicidas, ambientadores, desinfectantes y otros productos de uso doméstico. También hay que tener en cuenta los alérgenos, como hongos, mohos, caspa y pelo de mascotas.

Todo ello está asociado a enfermedades del tracto respiratorio inferior, como EPOC, asma y alergias, entre otras.

vivienda-saludable-ventilacion

Ventilación de las viviendas saludables

Para conseguir viviendas saludables resultan claves la ventilación y la purificación del aire. Dos conceptos diferentes, pero compatibles.

La ventilación se refiere a la renovación del aire y es una necesidad contemplada por el Código Técnico de la Edificación. Resulta imprescindible tanto en las casas más antiguas como en las nuevas construcciones, que por su alta estanqueidad presentan la necesidad de evitar el aire viciado, muy dañino para la salud.

En los edificios de gran estanqueidad es necesario introducir el aire del exterior impulsándolo en un sistema de ventilación de doble flujo o permitiendo su entrada mediante rejillas de ventilación conectadas con el exterior. De esta manera se elimina el humo, los ácaros o la humedad, entre otros elementos nocivos.

En la ventilación debemos tener en cuenta, en cualquier caso, la contaminación del aire exterior, especialmente en zonas cercanas a áreas industriales o de alta densidad de tráfico.

Purificación del aire interior

La ventilación mecánica permite renovar el aire que ha perdido calidad e introducir aire procedente del exterior, pero eso no significa que estemos limpiando totalmente el aire. Para eso se necesita la purificación, es decir, eliminar los elementos contaminantes que se encuentran en suspensión.

Para purificar el aire de las estancias podemos utilizar un purificador de aire o bien un sistema de ventilación de doble flujo que sea capaz de controlar el aire que entra en el interior a través de filtros colocados en los conductos por los que es impulsado el aire. De ahí la importancia del filtro utilizado, ya que es el encargado de atrapar las impurezas y los contaminantes del aire que estamos metiendo al interior de la vivienda.

Beneficios de la purificación del aire

Existen soluciones en el mercado que, con el fin de lograr viviendas saludables con una excelente calidad del aire interior, son capaces de limpiar el 99% de las impurezas. Esto conlleva una serie de beneficios para la salud, como los siguientes:

  • Mejoran las alergias y resultan un alivio para las personas a las que les afecta principalmente el polen.
  • Cesa el lagrimeo constante y la sequedad de la piel, problemas asociados a la mala calidad del aire que respiramos.
  • Aliviamos la congestión nasal, así como las molestias en la garganta y los estornudos.
  • Evitamos problemas como sensación de ahogo, bronquitis, tos seca o presión torácica.
  • Se incrementa nuestra calidad del sueño.
  • Aumenta nuestra relajación y capacidad de concentración, mejorando así nuestra productividad.
  • Estamos menos irascibles.
  • Esquivamos enfermedades como la gripe o los resfriados.
  • Eliminamos los malos olores, cambiándolos por un aire limpio.

Soluciones presentes en el mercado

Una adecuada ventilación de la vivienda, independiente o integrada en sistemas de climatización, garantiza la renovación permanente de aire y ayuda a la eliminación de partículas nocivas. Hoy en día, muchos equipos de aire acondicionado incluyen sistemas de purificación y filtración del aire de alta eficiencia, en base a tecnologías que han demostrado su eficacia, como radiación UV o procesos de filtración iónica.

Para lograr viviendas saludables con una excelente calidad del aire interior es necesario que las instalaciones de climatización y los sistemas de ventilación se mantengan en buen estado. Asimismo, resulta imprescindible el mantenimiento de los filtros de los equipos de aire acondicionado, que reducen las partículas suspendidas en el aire.

Purificadores con luz ultravioleta

Los purificadores son una de las soluciones más demandadas en los últimos tiempos. Disponen de varias fases de filtrado y en algunos casos vienen acompañados de cámaras germicidas opcionales con lámparas UV.

Los purificadores con luz ultravioleta son una de las soluciones que más avanzado en los últimos tiempos. Los fabricantes aseguran que son capaces de eliminar hasta el 99,95% de partículas contaminantes, alérgenos y malos olores.

La luz ultravioleta destruye el ADN de los virus matándolos y dejándolos inactivos. Existen purificadores con luz ultravioleta con una amplia variedad de filtros. En algunos casos analizan el ambiente e identifican la calidad del aire con un indicador de luz, y avisan cuando toca un cambio de filtro.

Otras medidas para lograr viviendas saludables

Además de la ventilación y la purificación del aire, existen otras recomendaciones para lograr viviendas saludables.

Entre ellas destacan las del programa europeo THADE (Towards Healthy Air in Dwellings in Europe), que incluyen mejorar los métodos de limpieza e higiene, evitar moquetas, el control de la humedad para prevenir la acumulación de moho, evitar fumar en el interior de la vivienda e informarse adecuadamente acerca de las diferentes soluciones existentes en el mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas