Tecnología LED en el Museo Guggenheim Bilbao para la iluminación de las obras de arte

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

iluminacion-museo-guggenheim-bilbao
07/01/2020

La tecnología LED ilumina desde el pasado mes de diciembre las obras de arte de las distintas salas de exposición del Museo Guggenheim Bilbao. Esta tecnología mejora notablemente la calidad de la iluminación en las salas, contribuye a la conservación de las obras de arte, facilita el mantenimiento y el proceso de instalación de las exposiciones y reduce en un 90% el consumo eléctrico.

“Me siento muy afortunado de ser el primer artista que estrena la nueva iluminación del Museo.  Es la primera vez que aprecio mis fotografías con tanta calidad y detalle.” Thomas Struth expresaba con estas palabras su impresión sobre los nuevos equipos LED en la inauguración de su retrospectiva el pasado mes de septiembre. La proyección de luz de excelente calidad y la uniformidad del baño de luz en paredes de gran altura son precisamente alguna de las características más destacadas de esta tecnología.

El proyecto para implantar la tecnología LED en el Museo Guggenheim Bilbao se puso en marcha en 2017 coincidiendo con su XX Aniversario. El objetivo era la sustitución progresiva de las luminarias halógenas por las LED y para ello, en 2018 se adjudicó la contratación de estos equipos al fabricante austriaco Zumtobel , empresa líder del sector que ha firmado la iluminación de edificios como el MAXXI en Roma, el Stadel Museum en Frankfurt, el Kunsthistorisches Museum en Viena y el Museo Jumex en Ciudad de México.  En otoño de este año se ha finalizado la instalación de los LED en la segunda y tercera planta del Museo y en los próximos dos años se establecerán en la primera planta y en los espacios de circulación de las tres plantas.

La implantación de la tecnología LED para la iluminación de las obras de arte es un paso más en la apuesta del Museo Guggenheim Bilbao por mejorar la experiencia estética de los visitantes y por la sostenibilidad; de hecho, una vez completada la instalación de esta tecnología, se estima una reducción considerable de la huella de carbono del Museo, evitándose la emisión a la atmósfera de unas 335 toneladas de CO2 cada año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *