Reformas para ahorrar energía (y dinero) en casa

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

reformas en el hogar
04/04/2022

A la hora de plantearnos las reformas en el hogar, el objetivo es evidente: actualizar la estética de nuestra casa, mejorar nuestro confort y bienestar, crear espacios adecuados para todos los habitantes de la vivienda… pero a veces (aunque cada vez menos) pasamos por alto una ventaja igual de importante: es posible aumentar nuestro bienestar en casa pero, además, gastando menos y siendo más respetuosos con el planeta.

Logrando unos estándares de ahorro energético, la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático y los gases de efecto invernadero empiezan en nuestra propia casa. ¿Te apuntas? Puedes empezar por tener en cuenta para tu proyecto de reforma estos aspectos:

Reformas en el hogar: ¿Qué debemos tener en cuenta?

Si queremos realmente que nuestra casa sea un ejemplo de ahorro energético, hay varios puntos que podemos y debemos tener en cuenta para lograrlo:

  • Esencial: el aislamiento térmico. El sistema de climatización que escojamos es importante, pero hasta el sistema más eficiente puede irse al traste si la casa no cuenta con un buen aislamiento. Debemos tenerlo en cuenta en ventanas, muros, paredes o suelos.
  • Minimiza los puentes térmicos. Los puentes térmicos en los edificios, son las zonas o áreas en las que se produce una gran pérdida de calor, influyendo de este modo en la demanda energética de los espacios interiores. Una climatización y un aislamiento adecuado tampoco servirían de nada si dejamos puntos por los que se pueda perder el calor del interior de la vivienda.
  • La importancia de las ventanas. En la línea de los dos puntos anteriores, las ventanas de doble acristalamiento o incluso triple son la mejor manera de conseguir un buen aislamiento y lograr la temperatura ideal sin desperdiciarla, por lo que te recomendamos que lo tengas en cuenta cuando te plantees cambiar tus ventanas: la inversión inicial se traducirá en hasta un 50% de ahorro en tu factura y ganarás en bienestar.
  • Materiales de construcción. La elección de materiales no es (o no debe ser) casual o rigiéndonos solo por la estética. Hay materiales que de por sí son más sostenibles y, dadas sus características, te permiten reducir los consumos. Por eso es muy importante que sigas en todo momento los consejos de los especialistas en materiales de construcción. Un ejemplo: al instalar suelo radiante, debes combinarlo con suelos que trasmitan el calor como por ejemplo la cerámica ya que es un buen conductor del calor y notarás una reducción muy considerable en tu factura. En esta situación es mejor materiales conductores que aislantes.
reformas en el hogar para confort

¿Qué puedes hacer para ahorrar energía en tu día a día?

Está claro que el ahorro energético se ve influido en gran parte por los puntos anteriores, pero sería inútil hacer una reforma sostenible si luego en nuestra vida diaria desperdiciamos energía debido a un mal uso de los diferentes sistemas.

Por eso, hay que cuidar nuestros hábitos para que el impacto sea significativo en el ahorro de energía:

  • Utiliza electrodomésticos más eficientes.  Las nuevas etiquetas energéticas de los aparatos entraron en vigor en marzo, siendo los catalogados como A los más eficientes, y los G los que menos contribuyen al ahorro de energía.
  • Maximiza el uso correcto de la calefacción: la temperatura de las habitaciones debe mantenerse entre los 19º y los 21ºC (para dormir, la temperatura ideal está entre 15º y 17ºC). Es importante recordar que por cada grado que subimos, se consume un 8% más de energía. Para conseguir un mayor ahorro que no esté reñido con el confort térmico, lo más práctico es programar la calefacción para que se encienda si la temperatura ambiente baja de los 14 o 15 grados, de forma que no cueste tanto alcanzar la temperatura deseada cuando lleguemos a casa. Por la noche, si contamos con un buen aislamiento, por ejemplo, de ventanas y/o muros, podemos apagar la calefacción puesto que será más fácil que se mantenga la temperatura que se ha alcanzado durante el día.
  • Paneles reflectantes detrás de los radiadores, un sencillo truco que, mediante un efecto rebote, facilitan que el calor se distribuya por toda la habitación. Según la OCU, con este sistema puede llegar a ahorrar entre un 10% y un 20%.
  • Aprovecha también todas las propiedades de cortinas (especialmente si son con un alto nivel de opacidad) y persianas: además de regular el paso de luz, también funcionan como aislante térmico. Aunque recuerda que cuanto más cerca del problema actuemos más eficiente será la solución, por lo que si lo que queremos es aislarnos del frio exterior harán más efecto unas persianas que una cortina.
  • Si, de momento, tus ventanas no están bien aisladas, asegúrate de tapar todas las posibles rendijas, por ejemplo mediante burletes: una solución barata y fácil de colocar hasta que puedas cambiar las mismas por unas más eficientes.
  • Es importante la ventilación pero, para evitar que el calor en invierno, o el frío en verano, escapen, bastará con ventilar durante 10 o 15 minutos. Además, en verano es mejor hacerlo por la mañana, aprovechando las temperaturas más frescas, y en invierno escoge mejor mas horas centrales del día.

Más información:

andimac logo
andimac 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.