Las cubiertas vegetales: la naturaleza vuelve a las ciudades

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

cubiertas vegetales
19/10/2020

Llamamos cubiertas vegetales, cubiertas verdes o ecológicas a los tejados cubiertos de vegetación, bien con plantas, hierbas o gramíneas y cuya instalación parece haberse puesto en auge los últimos años, quizás porque nos encontramos ante la necesidad de tener que buscar soluciones más eficientes con el objetivo de reducir el impacto que la edificación tiene con el medio ambiente.

Incluso a nivel normativo, hay ciudades en Europa en las cuales es obligatoria la implantación de cubiertas vegetales o ajardinadas porque los beneficios que generan en el entorno urbano están constatados. En nuestro país, este tipo de soluciones o zonas verdes de uso público llevan ya tiempo a nuestro alrededor instaladas encima de construcciones enterradas como pueden ser parkings, galerías de metro, etc.. . El siguiente paso en este tipo de cubiertas vegetales es pasar de la cota o nivel cero a las cubiertas de los edificios.

Aspectos a tener en cuenta para proyectar una cubierta vegetal

A la hora de proyectar una cubierta vegetal o ajardinada deberemos de tener en cuenta los siguientes factores:

  • Primero obtener los productos idóneos y de calidad para cada capa, de tal manera que el sistema sea robusto y durable y garantice sus funciones a lo largo de su vida útil.
  • Otro factor a tener en cuenta en el proceso de planificación y diseño es el uso que se le quiere dar, si es mixto donde hay zonificación de ajardinamiento y zonas de paso o es un tipo de ajardinamiento más pasivo en una cubierta no accesible.
  • Ser conscientes de que el mantenimiento de las plantas es muy importante, ya que no debemos olvidar que son seres vivos que requiere una adaptación al medio donde se implanten y es importante entonces tener acceso y alimentación de agua.

Los aspectos que condicionan la elección de un tipo determinado de vegetación, serán la estructura del edificio, ya que el tipo de vegetación elegida difiere en peso, y el drenaje y la evacuación de aguas.

Las cubiertas vegetales se pueden instalar en edificaciones existentes lo que se traduce en una acción ecológica,  devolviendo la superficie vegetal que un día se convirtió en dura gris o negra de asfalto u hormigón.  

También se puede reconvertir una cubierta negra o de acabo canto rodado, incluso cambiar de uso haciéndola accesible, pero para aplicar una cubierta vegetal en una edificación existente es esencial calcular y verificar las cargas muertas adicionales que pueda soportar el edificio. Y al retirar las capas del sistema existente y llegar a un soporte estable, sanear cualquier imperfección o defecto que pueda tener la cubierta y analizar el sistema más óptimo.

Partes que componen una cubierta vegetal

Una cubierta vegetal está compuesta por distintas capas:

La primera capa es el  soporte que deberá estar sobre una estructura resistente. Sobre este soporte nos encontramos la impermeabilización o barrera anti raíces (certificada) seguida de una capa separadora o protectora de la impermeabilización.

A continuación un sistema drenante tipo DRENTEX que asegure la correcta evacuación de las aguas pluviales hacia los desagües, con un flujo de agua en el plano de 0,69 l/s.m y con una capacidad de reserva de agua en los nódulos de 3,6 l/m2, asegura también la filtración por medio de un geotextil TEXXAM . Esta capa asegura separar las partículas finas permitiendo que pase el agua sin colapsar el drenaje.

Las capas protectora, de drenaje y filtración ayudan al control de aguas, su instalación es sencilla, los solapes son de fácil ejecución y seguros, ya que garantizan el drenaje en toda la capa, producido en HIPS que asegura la resistencia y durabilidad. Además, estas capas suelen estar contenidas en un mismo producto, lo que asegura que cada una cumpla su función.

Posteriormente viene la capa de tierras de espesor correspondiente al tipo de plantación. SOPRAFLOR EXTENSIVO compuesto por agregados minerales, turba, perlita, arena y compost vegetal que absorbe agua en un 40% de su volumen y finalmente el acabado ajardinado que puede ser muy variado, plantas aromáticas, carnosas de tipo sédum, pequeños arbustos o incluso plantas de mayor tamaño  acorde con el resultado y la estética que se busque.

Tipos de cubiertas vegetales

Las cubiertas vegetales pueden ser extensivas o intensivas.

Los tipos de cubiertas ajardinadas extensivas o intensivas se diferencian básicamente por el tipo de de vegetación que se utiliza en el sistema, mientras la cubierta intensiva puede incluir césped, plantas vivaces, arbustos e incluso árboles de gran formato que necesitan un espesor de sustrato superior a 20 cm; en la cubierta ajardinada extensiva se utilizan plantas aromáticas, césped y plantas de tipo sedum que son de gran extensión pero baja altura, con un espesor de sustrato entre 8 y 20 cm, de bajo peso. La cubierta intensiva requiere un mantenimiento más exhaustivo y un requerimiento de agua más estudiado en función del tipo de plantas cultivadas.

tipos de cubiertas vegetales
cubierta extensiva y cubierta intensiva

La extensiva por su parte tiene un mantenimiento y requerimiento de agua más bajo. El cálculo del sistema de drenaje y otros sistemas de conservación de agua serán diferentes de acuerdo con cada configuración.

Durante el mismo proceso de diseño, una cubierta intensiva requiere seguramente de una planificación y diseño paisajista, mientras que en la extensiva hay soluciones más sencillas y con un acabado natural inmediato por medio de mantas o “tepes” de diferentes variedades de sedums que se adaptarán y desarrollarán de acuerdo con el ambiente en que se instalen.

Las cubiertas extensivas representan un bajo mantenimiento  y de acuerdo con las plantas la aportación de agua es también baja. Además son más adaptables a diferentes tipos de estructuras, especialmente por ser de bajo peso.

Si comparamos una cubierta con acabado en gravas con una cubierta vegetal, vemos que el tiempo de vida de un acabado ajardinado es extensible en cuanto que puedes ir modificando, plantando nuevas especies, replantando. Una cubierta de gravas genera un peso no uniforme en la superficie de la impermeabilización que puede afectar por punzonamiento la integridad de la misma, mientras que en el caso de las cubiertas ajardinadas el sistema de drenaje hace de protección adicional y reparte las cargas sobre esta.

Además de la diferencia de temperaturas que emana una cubierta de gravas a una ajardinada, en la cubierta ajardinada la vegetación ayuda a minimizar el impacto de la temperatura sobre la cubierta y por ende sobre el edificio, minimizando las contracciones y dilataciones y por tanto el movimiento de la cubierta, lo que se traducirá en una mayor durabilidad del edificio.

El mantenimiento de una cubierta vegetal, debe de asegurar el requerimiento correcto de agua según las plantas, por lo cual un sistema de riego será esencial de instalar. Con el objetivo de preservar las plantas el mayor tiempo posible, se deben proporcionar los nutrientes necesarios y con la regularidad necesaria. Con el fin de asegurar una correcta evacuación se deben revisar los desagües al menos dos veces por año o después de lluvias torrenciales o intensas.

Los aspectos de innovación en sistemas de cubiertas ajardinados se centran hoy en día en la potenciación de la biodiversidad, para la obtención de cubiertas que proporcionan ecosistemas, incluyendo pequeños pozos de agua que permitan una mayor colonización de insectos y pájaros. Pero sobre todo sistemas de evacuación de agua más eficiente y de aprovechamiento del agua sea por acumulación y aporte por evaporación o el reaprovechamiento del agua lluvia o riego.

Las cubiertas ajardinadas se pueden instalar también en cubiertas inclinadas, lo importante es estudiar o calcular la aportación uniforme de agua en el faldón, esto es, diseñar los sistemas de retención de agua acordes a la pendiente o los accesorios requeridos para asegurar la no erosión o caída por el faldón.

Impermeabilización de cubiertas vegetales

Una de las partes más importarte de la que consta la cubierta ecológica es la impermeabilización, Aquí la ejecución de los puntos singulares de manera correcta y totalmente estanca, cumpliendo con las normas de buenas prácticas de puesta en obra y las normativas del código técnico es de fundamental importancia, además se deberán de realizar todos los controles posteriores, esencial realizar la prueba de estanqueidad.

Los sistemas de impermeabilización son diversos. Pueden haber sistemas de impermeabilización con láminas bituminosas, MORTERPLAS/ ELITE GARDEN, láminas Sintéticas FLAGON de PVC o TPO o incluso membranas líquidas de poliuretano TEXPUR , lo imprescindible es que se haya ensayado bajo la norma EN 13948 para asegurar la resistencia a la perforación de raíces, un ensayo que dura 2 años en unas probetas donde se cultiva un tipo específico de planta que verifica que no haya ninguna entrada de la raíz ni en la membrana o por el traslapo entre ellas.

Con membranas líquidas la correcta aplicación y respeto de espesores mínimos de las capas, es fundamental para conseguir la estanqueidad deseada.

Para llevar a cabo una correcta instalación de una cubierta ajardinada el soporte deberá estar saneado y la temperatura ambiente acorde con el material impermeabilizante a aplicar, sin presencia de agua, libre de elementos punzantes o coqueras. Planificar la puesta en obra para que no coincida con lluvia.

Las patologías dependientes de una mala instalación son evidentemente filtraciones, en los sistemas adheridos son más fáciles de detectar los sitios de entrada del agua. Mientras que en una aplicación flotante la entrada de agua puede estar en cualquier punto de la cubierta y su repercusión en cualquier otra. Eso si, en una cubierta de este tipo, la repercusión económica puede ser alta dependiendo del paquete de cubierta por encima de la impermeabilización.

Las membranas impermeabilizantes se pueden aplicar a partir de temperaturas ambientales superiores a -5ºC y para la aplicación de emulsiones o adhesivos a partir de 5ºC.

Un adecuado sistema constructivo y las capas que lo componen, favorecen el ahorro energético y la eficiencia energética de la cubierta. En mayor grado  generalmente los sistemas invertidos suelen mejorar la inercia térmica en los edificios, el estudio higrotérmico se debe realizar para garantizar la ausencia de humedades intersticiales o por condensación y la necesidad de aplicar una barrera de vapor.

Tipos de acabados ajardinados

Soprema Iberia ofrece SOPRANATURE SEDUM MIX MAT, es nuestro tepe ecológico ideal para rehabilitación con mínimo un año de cultivo y perfectamente enraizado lo que permite una cobertura inmediata del 95% de la superficie, un peso ligero (máx. 50 kg/m2), una reducción de la cantidad de sustrato, además no se erosiona por el viento y tiene un efecto aislante inmediato y por ende, el mantenimiento es mucho más reducido.

Nuestro tepe está compuesto de sedum de entre 8-10 variedades diferentes por m2 que permiten una variedad de colores según la estación del año y la zona climatológica donde se aplique  y por supuesto no debemos olvidar el sistema de riego que nos garantizará el mantenimiento de las plantas.

variedades plantas para cubiertas vegetales
variedades cubierta vegetal

Por supuesto al sistema se puede incorporar aislamiento térmico de acuerdo con los requerimientos energéticos del edificio. Y de tal manera se pueden constituir sistemas invertidos con productos de XPS o de tipo convencional con paneles de poliisocianurato PIR.

Sistema de gestión de aguas pluviales para cubiertas vegetales

Soprema ha desarrollado un sistema completo de gestión de aguas pluviales para cubiertas ajardinadas consistente en retentio+slowli+draini:

  • Retentio es un sistema de retención temporal de aguas pluviales en la cubierta que colecta y regula el agua mejor que lo hace la naturaleza
  • El sistema SLOWLI permite una evacuación continua y regular del agua de la cubierta, su función consiste en limitar el flujo de agua en la cubierta, evitando así la obstrucción y saturación (con las consiguientes inundaciones) de las redes de saneamiento en caso de lluvia intensa.
  • Los desagües DRAINI de altas prestaciones y durabilidad garantizan la perfecta adhesión de la base de la cazoleta a toda la superficie, independientemente de su forma, lo que garantiza una soldadura perfecta con la impermeabilización, asegurando una perfecta estanqueidad y seguridad extra por su alta resistencia al impacto.

Ventajas de las cubiertas vegetales

Las ventajas de instalar una cubierta vegetal se traducen en los muchos beneficios que podemos obtener en diferentes ámbitos

Beneficios Constructivos

Las cubiertas ajardinadas protegen la impermeabilización al reducir el choque térmico sobre esta, alargando así su expectativa de vida. Además, mejoran el desempeño de los paneles solares fotovoltaicos, consiguiendo una mejora de su rendimiento del 25% en combinación con cubiertas ajardinadas.

Las cubiertas verdes revalorizan el inmueble  y faciliten la certificación ambiental (LEED, BREAM, VERDE). Facilitan el confort tanto térmico cómo acústico. Como aislante acústico, absorbe el  ruido aéreo, previene la resonancia, minimizando el efecto tambor por lluvia y reduce el ruido por impacto de la lluvia. Las cubiertas vegetales reducen el ruido aéreo entre 10 y 20dB (dependiendo del sistema y sustrato) comparadas con otras cubiertas sin vegetación.

Beneficios económicos

Una cubierta vegetal es un aislante térmico en si mismo, consiguiendo una reducción de la temperatura interior del edificio en verano entre 2ºC a 4ºC con el consiguiente menor requerimiento de refrigeración(5 a 20% menos) y la obvia reducción de costes energéticos lo que nos lleva a otra de las ventajas que aportan este tipo de cubiertas: los beneficios económicos traducidos en una reducción de costes energéticos.

Beneficios Ecológicos

A través de la recuperación de la superficie verde se mejora  la calidad del aire, reduce el polvo en zonas urbanas aglomeradas, se regeneran pequeños ciclos de agua y se facilita un nuevo hábitat para aves e insectos, fomentando la biodiversidad. Se convierte también en aislante térmico y acústico. La disminución de la temperatura en la superficie de la cubierta, reduce el efecto invernadero al refrescar la temperatura ambiente del aire.

Uno de los aportes más importantes de las cubiertas vegetales es la disminución o ralentización en la canalización en caso de fuertes lluvias, deshielos, evacuación de crestas de crecida de aguas, etc.

Más información:

soprema logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *