Cortinas de aire: tipos, aplicaciones y ventajas de su instalación

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

cortinas-de-aire-ventajas
20/05/2020

Las cortinas de aire son equipos de ventilación que se utilizan como solución para evitar las pérdidas de calor a través de ventanas o puertas de grandes dimensiones. Estos equipos crean una barrera invisible, separando el ambiente exterior del interior de una estancia o recinto, sin limitar el acceso de personas por lo que se utilizan frecuentemente en locales y centros comerciales.

Se trata de un sistema efectivo y que además proporciona un importante ahorro energético ya que, la pantalla de aire reduce el coste de calefacción y refrigeración en más del 80% mientras mantiene y protege la climatización interior y el confort de los ocupantes de un recinto sin corrientes de aire y evitando la entrada de insectos y la formación de malos olores.

Cómo funcionan las cortinas de aire

La función principal de las cortinas de aire es la de separar la temperatura ambiente que disfrutamos dentro de una estancia de la que hay en el exterior por medio de una “barrera” de aire.

Para ello, estos dispositivos se ubican generalmente en la parte superior de las entradas a un local o establecimiento, de forma que el aire que entra por la rejilla de entrada, a veces con funciones de filtro, es comprimido por los ventiladores internos y dirigido a través de la boquilla hacia la rejilla de salida orientada hacia el acceso donde se encuentra colocada la cortina.

Los ventiladores de las cortinas de aire pueden ser de transmisión directa o por correas. Los que se utilizan más frecuentemente son los centrífugos, axiales y tangenciales. Además, la descarga es regulable para incrementar el rendimiento de la cortina de aire en función de cada situación.

Durante su funcionamiento, las cortinas de aire se regulan de diversas maneras. La más sencilla consiste en utilizar un selector manual a distancia que nos permitirá regular la potencia y velocidad de la ventilación. También existen reguladores termostáticos en función de la temperatura deseada o bien un sistema de activación automática por interruptores de puerta de forma que, cuando la puerta está cerrada, la cortina de aire puede estar apagada o trabajando en baja intensidad o con una etapa de calefacción inferior, ahorrando energía y cuando la puerta está abierta, la cortina de aire aumenta la velocidad de ventilación.

En la actualidad, este tipo de sistemas, cada vez se conectan más a menudo a los sistemas de domótica para la gestión de los edificios.

Tipos de cortinas de aire

Las cortinas de aire pueden ser de distintos tipos:

  • De recirculación; son las que recogen y retornan a la entrada de la cortina de aire la descarga de aire y, por tanto, las más eficientes.
  • De no recirculación; aquellas que solamente descargan el jet en el ambiente.

Por otra parte, y atendiendo a la dirección de descarga del aire, las cortinas de aire pueden ser de distintos tipos:

  • Descarga horizontal (tanto de arriba hacia abajo como de abajo hacia arriba); predominan las de descarga de aire de arriba hacia abajo ya que en la mayor parte de los casos las cortinas de aire se instalan en la parte superior de las entradas. Sin embargo, la instalación horizontal integrada en el suelo es la más efectiva en términos termodinámicos pero la opción más cara por su instalación y más problemática de cara a los usuarios al cruzar la entrada a un recinto.
  • Descarga vertical; la que realiza la descarga de aire de un lado al otro y que pueden instalarse indistintamente en cualquiera de los lados de una entrada.

Por último y con respecto a las opciones de funcionamiento distinguiríamos entre las siguientes opciones:

  • De funcionamiento continuo
  • Dispositivos que pueden ser accionados de forma manual y con mando a distancia
  • Equipos que pueden accionarse automáticamente con la apertura de las puertas mediante unos sensores

Qué debemos tener en cuenta a la hora de instalar una cortina de aire

Como cualquier otra solución, la instalación de cortinas de aire en locales comerciales o industriales implicará tener en cuenta una serie de factores para conseguir la máxima eficiencia del sistema y por tanto las mínimas pérdidas de energía.

  • A la hora de elegir la cortina de aire adecuada al tipo de estancia y hueco a cubrir se deberá tener en cuenta tanto la anchura de la puerta como la altura de instalación medida desde el difusor de descarga hasta el suelo.
  • Será importante tener en cuenta la localización del edificio para determinar el nivel de protección adecuado contra las inclemencias climatológicas.
  • A la hora de elegir el modelo de cortina de aire que pueda generar el caudal de aire suficiente para cubrir toda la altura de instalación de la cortina se deberá tener en consideración para el cálculo del dimensionamiento de la instalación el tipo de entrada (local comercial, local industrial, oficina, etc..), las características de la puerta de entrada, las diferencias de presión entre el interior y el exterior, el volumen de tránsito, la exposición del hueco a las cargas de viento, etc.
  • También se deberán tener en cuenta las características de la instalación de climatización interior y la tensión y potencia eléctrica o calorífica disponible en el recinto
  • Y, por último, la existencia de varias puertas, bien sea en el mismo plano, en planos distintos o en oposición, así como la existencia de varias plantas comunicadas interiormente por escaleras mecánicas, como puede ser el caso de los centros comerciales.

Existen soluciones para cada aplicación; hay cortinas de aire para recintos industriales, para aplicaciones comerciales, cortinas murales, con batería de agua especialmente indicadas para aquellos locales donde se dispone de una instalación de calefacción por agua caliente habituales en puertas de entrada de mercancías, puertas de comunicación con almacenes, entradas a vestíbulos, cámaras de secado, invernaderos, etc. y también, cortinas comerciales para instalación en falso techo.

Aplicaciones y ventajas de las cortinas de aire

Las cortinas de aire se utilizan muy habitualmente en centros comerciales, grandes almacenes, tiendas, garajes o talleres donde es necesario un control de la temperatura y la contaminación y que se caracterizan por un importante tránsito de personas, pero también en lugares donde se requiere que las puertas permanezcan abiertas para fines operativos, como por ejemplo en los muelles de carga o hangares de aviones.

Estos dispositivos también tienen otras aplicaciones. Las cortinas de aire no calentadas se utilizan a menudo junto con el almacenamiento en frío y las salas refrigeradas.

En definitiva, la instalación de este tipo de sistemas se considerará adecuada en aquellos emplazamientos o recintos que tengan un flujo constante de visitantes entrando y saliendo ya que aportan una serie de ventajas tales como:

  • Ahorro de energía, ya que contribuyen a reducir el uso de sistemas de calefacción y refrigeración y proporcionan además una elevada sensación de confort térmico.
  • Ayudan a controlar las incómodas sensaciones que producen las corrientes de aire.
  • Reducen la infiltración de insectos, malos olores, contaminación y partículas en suspensión.
  • Actúan de barrera contra el humo del fuego en caso de incendio facilitando la evacuación de las personas en caso de ser necesario.
  • En cámaras frías, una cortina de aire reduce la formación de niebla, mantiene seca la entrada y evita la formación de hielo en el suelo

En conclusión, la instalación de cortinas de aire, especialmente en negocios, recintos o establecimientos donde las puertas permanezcan abiertas, será una de las opciones a tener en cuenta por las ventajas que aporta esta solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *