Seguridad en instalaciones eléctricas; el incendio de Notre Dame hace saltar las alarmas

(1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
iluminación y electricidad monumentos
17/04/2019

El incendio de la Catedral de Notre Dame ha conseguido poner en alerta a las autoridades españolas. Ante el devastador incendio sufrido en la capital parisina, por uno de los principales símbolos de la cultura y la historia europea, el Ministerio de Cultura español ha decidido acelerar los planes de salvaguarda dirigidos a la preservación del Patrimonio Cultural.

Se trata de que, tantos museos, como catedrales, monumentos y otras instituciones, cuenten con planes de salvaguarda específicos; planes que deben elaborarse individualmente teniendo en cuenta la estructura, las instalaciones y el contenido de cada edificio.

En definitiva, acelerar la revisión de la seguridad en las instalaciones eléctricas para asegurar que están debidamente protegidas.

Las instalaciones eléctricas; factor fundamental

El principal problema a la hora de acometer la rehabilitación o restauración de una edificación antigua suelen ser las instalaciones eléctricas y es en este ámbito donde se aconseja extremar las precauciones.

Aunque a priori, y según los responsables del Ministerio de Cultura, las instalaciones eléctricas de los grandes monumentos españoles son seguras,  la realidad en España con respecto al patrimonio cultural es bien distinta. Lo habitual es encontrarse iglesias y monumentos con instalaciones, en algunos casos, de principios del siglo XX, en las que se han ido realizando modificaciones sin ningún tipo de control.

En este sentido, es habitual encontrarse un importante desorden en las instalaciones: circuitos, bandejas y canalizaciones vistas en los muros y pilares de la iglesia, elementos obsoletos y en desuso… por no mencionar además la ausencia de planos del sistema eléctrico de dichas edificaciones lo que, obliga, como primer paso, a la evaluación y levantamiento eléctrico de las instalaciones existentes para identificar todos y cada uno de los elementos que la conforman.

Elementos para la protección eléctrica

La seguridad en proyectos de restauración en los que la electricidad ocupa un lugar destacado, debe ser un asunto fundamental y tratado con extremo cuidado ya que pueden darse situaciones de extrema peligrosidad por las condiciones adversas de la instalación.

Para que una instalación eléctrica sea segura debe contar con una serie de protecciones que salvaguarden la integridad de las personas y del entorno y que se representan en tres elementos fundamentalmente:

Tomas de tierra

La misión principal de las tomas de tierra es evitar que se produzcan derivaciones de corriente no deseadas hacia elementos que estén en contacto directo con el entorno. De esta forma se podrán evitar descargas indeseadas a causa de fallos en otros sistemas de aislamiento.

Se trata de protecciones eléctricas destinadas a evitar electrocuciones, y consisten básicamente en la puesta a tierra de todas las masas metálicas de las que consta una instalación mediante varios elementos conductores y una toma que disipa la corriente en el terreno.

Interruptores

Estos dispositivos, además de evitar electrocuciones, están también ideados para evitar cortocircuitos, sobrecargas y daños en el circuito eléctrico Y/o en sus componentes. En cualquier tipo de instalación y, especialmente en entornos adversos, el uso de ciertos tipos de interruptores está obligado además por la normativa vigente.

Los interruptores de protección más habituales son de dos tipos:

  • Interruptores magnetotérmicos; destinados a proteger la instalación de sobrecargas y cortocircuitos
  • Interruptores diferenciales; que saltan o interrumpen el paso de la corriente eléctrica cuando alguna de las fases del circuito eléctrico se deriva a tierra. Su misión principalmente, es la de evitar electrocuciones y daños en la instalación eléctrica.

Otros protectores y aislantes

En esta tercera categoría quedarían englobados todos los elementos con una conductividad eléctrica casi nula (goma, plásticos…) que protegen los distintos componentes eléctricos de las instalaciones y los aíslan de su entorno, protegiéndolos del efecto de agentes externos, de golpes e impactos y evitando que se pueda entrar en contacto directo con ellos.

Armarios precableados de alta resistencia, tomas de corriente, clavijas, interruptores y bases de enchufe estancas, componentes protegidos contra el  polvo, agua y humedades con un alto nivel de protección.

Como norma, el nivel de protección de los componentes eléctricos, estandarizados por distintas normativas europeas, se reconocen mediante el uso de códigos IP y códigos IK.

  • Códigos IP; se representan por dos cifras; la primera del 0 al 6 indica el nivel de protección del componente ante el efecto de agentes como el polvo o la humedad. La segunda, del 0 al 8, establece el grado de protección de los componentes eléctricos frente a golpes e impactos.
  • Códigos IK; expresados también con dos cifras de 00 a 10, identifica el grado de protección de los componentes eléctricos frente a golpes e impactos.

Conocer el tipo de protecciones eléctricas será fundamental para identificar los componentes más adecuados para cubrir las condiciones de seguridad en instalaciones eléctricas en cada entorno y proyecto de restauración y/o rehabilitación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas