Residencia de ancianos Passivhaus en Zamora

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
residencia ancianos passivhaus cso arquitectura
29/11/2019

Una de las ponencias de la pasada 11 Conferencia Passivhaus fue la que trató sobre la primera residencia de ancianos Passivhaus ofrecida por Fernando San Hipólito del estudio CSO Arquitectura.

El proyecto responde a la necesidad de ampliar la residencia de ancianos construida y diseñada en 2005 por CSO Arquitectura, y a pesar de que, en el diseño de la residencia original ya se tuvieron en cuenta diversos parámetros sostenibles (cubierta vegetal, placas solares fotovoltaicas y sobreaislamiento térmico), se fija como objetivo conseguir que esta ampliación consiga el Certificado Passivhaus.

Premisa inicial

La residencia de ancianos Passivhaus está situada en Camarzana de Tera, un pueblo de Zamora. El clima de la zona se caracteriza por veranos cálidos e inviernos muy fríos, siendo las bajas temperaturas (en ocasiones -10ºC) el principal problema a resolver en el proyecto.

Por lo que respecta a las estrategias de diseño del edificio, se buscó como premisa inicial del proyecto, que el nuevo edificio estableciera un diálogo con la residencia de ancianos original. Es por ello, que se realiza en una planta a modo de zócalo. Se crea un sistema de patios y porches orientados a sur en cada uno de los módulos del edificio.

Por último, y para disminuir la huella ecológica del edificio, se trata de un edificio construido mediante un sistema prefabricado de estructura de entramado ligero de madera de abeto realizado en Barcelona.

El Proyecto

El diálogo con la residencia existente fue la primera premisa que se debía cumplir en la fase de proyecto. El edificio funcionaba a modo de zócalo de la residencia existente, semienterrado, con una serie de patios asociados a los diferentes usos del edificio. Estos patios se abren y dialogan con la residencia inicial, de tal forma que el edificio desaparece fundiéndose con el jardín, cuando se accede por la calle Carretera.

El proyecto transforma el terreno en dos planos vegetales; el superior funde el acceso principal con la cubierta ajardinada del nuevo edificio, mientras que el interior relaciona los patios del proyecto con el jardín inferior del edificio inicial.

Por lo que respecta al programa, la parcela longitudinal se subdivide en bandas transversales programáticas, tanto en el interior del edificio como en el exterior. En el interior encontramos una banda de día asociada al invernadero, y dos bandas de noche con 6 habitaciones en cada una de ellas.

Se propone una construcción prefabricada en madera para ahorrar tiempos, costes, mejorar el comportamiento térmico del edificio y disminuir la huella ecológica.

Inicialmente se ejecutó por parte de una empresa local la cimentación, suelo radiante y solado del edificio. A continuación, se montó la estructura y envolvente prefabricada en un taller de Barcelona.

Finalmente, la misma empresa local se encargó de terminar las instalaciones, acabados y urbanización de la misma.

Desde el inicio se buscó que el edificio no solo fuera un edificio ecológico, sino que lo mostrase a todos los usuarios.

Se pretende que no solo el factor humano sea el que cuide de los residentes del edificio, sino que el propio edificio sea parte fundamental en este cuidado.

Estrategias de diseño

Se desarrollaron diversas estrategias energéticas en la residencia:

Estrategias pasivas

  • Sobreaislamiento de la fachada U: 0,195W/m2K
  • Sobreaislamiento de solera U: 0,18 W/m2K
  • Cubierta ajardinada U: 0.125 W/m2K
  • Carpinterías de madera con vidrio triple (4+4BE/14/4/14/4+4BE Ar90%) Uf: 1,21 W/m2K Uw: 0,64 W/m2K
  • Ventilación natural
  • Un invernadero en la zona del comedor que atempera el aire existente en invierno (permitiendo aprovechar la cristalera a norte), mientras que en verano permite una ventilación natural cruzada.

Estrategias activas

  • 3 recuperadores de calor
  • Una máquina de aerotermia doméstica
  • 20 paneles solares térmicos para ACS
  • 76 paneles solares fotovoltaicos con una generación de 20kW

Los costes de construcción del edificio no han sido mucho mayores que los de la construcción tradicional con un periodo de retorno de la inversión corto debido al ahorro energético que proporcionan las diversas soluciones adoptadas, así como un ahorro de tiempo en la construcción.

El edificio se comporta como una máquina de generación de energía, que consigue producir más energía de la que consume, derivando la energía restante al edificio original.

Investigación

La problemática del proyecto era cómo desarrollar un edificio que permitiera medicalizar la arquitectura para que contribuyera al bienestar diario de los usuarios que viven en él.

Es por ello que se atiende a dos ejes de actuación en el proyecto; por un lado, el diseño donde se desarrolla una unidad de convivencia para ancianos cumpliendo con la normativa de la comunidad de Castilla y León. Estas unidades de convivencia pretenden realizar edificios donde exista un número limitado de habitaciones, donde cada una de ellas sea un pequeño “hogar”.

Para conseguirlo, se utiliza como material de acabado la madera, con el fin de dar calidez al hogar y conseguir unos espacios acogedores, donde además pueden disfrutar de las diferentes zonas comunes con el resto de residentes. Por otro lado, se concibe el edificio como una máquina energética, que no solo permite el ahorro energético, sino que todas las estrategias desarrolladas en él consiguen obtener una mejor calidad del aire interior gracias a la hermeticidad del edificio y a ventilación mecánica controlada mediante los recuperadores de calor, una temperatura de confort constante, un soleamiento controlado, etc.

Conclusiones

El proyecto ha conseguido ser el primer edificio geriátrico-hospitalario certificado Passivhaus en España.

Desde el inicio se priorizó una solución a la situación del edificio en la parcela y el entorno, así como un diseño y una solución de programa interior, sabiendo que este factor de forma (relación superficie-volumen) no es el idóneo para obtener unos parámetros Passivhaus.

Muestra de ello es la repercusión de metros lineales de fachada por la cantidad de volumen del edificio, que hizo que hubiera que prestar especial atención a toda la envolvente para superar una de las pruebas más exigentes en un edificio Passivhaus, como es a prueba Blower door.

Con todo ello, el concepto que tomamos en ese proyecto de medicalizar la arquitectura desde todos sus aspectos se cumple a la perfección, construyendo un edificio que aúna y trabaja por la sostenibilidad del medio ambiente y el confort de los usuarios que la habitan.

Ponencia de CSO Arquitectura ofrecida durante la 11 Conferencia Passivhaus

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas