1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

deceuninck cada ventana importa

Deceuninck lanza “Cada ventana importa” para destacar su compromiso con la sostenibilidad

13/06/2024

La compañía belga Deceuninck lanza su campaña internacional «Cada ventana importa», subrayando el valor medioambiental de sus productos y su compromiso con la sostenibilidad, pilares que han marcado su trayectoria desde su fundación en 1937.

“Cada ventana importa”

Deceuninck, actual empresa líder de soluciones sostenibles para puertas y ventanas en Europa, comenzó su andadura en 1937 gracias a Benari Deceuninck, quien fundó una pequeña empresa en Roeselare (ciudad ubicada en la región de Flandes) destinada a la fabricación de pequeños productos a partir de láminas de plástico, tales como botones, hebillas y peines. Desde el principio, la sostenibilidad ha estado arraigada en el ADN de Deceuninck gracias a esa filosofía de reciclaje, precursora de lo que hoy entendemos por economía circular y que ha logrado singularizar la empresa, pionera en este ámbito.

Con el fin de honrar su origen, compartir esta historia con el mundo y llamar la atención sobre el impacto positivo de sus productos, Deceuninck lanza ahora “Cada ventana importa”, una nueva campaña corporativa que reafirma su posición de referente sostenible en el sector frente a sus clientes y el conjunto de la sociedad. 

deceuninck sostenibilidad

Compromiso con el reciclaje y la circularidad

El incremento de los costos de gas y electricidad, junto con las directrices del Pacto Verde Europeo, han aumentado la conciencia sobre la importancia de los hogares energéticamente eficientes. El uso sostenible de energía, agua y materiales se ha convertido en un requisito fundamental tanto en la construcción como en la industria. Asimismo, cada vez más personas intentan consumir de forma consciente y vivir de forma sostenible. 

Aunque Deceuninck acoge con entusiasmo este creciente interés y compromiso con la sostenibilidad, no es algo nuevo para la compañía, que lleva décadas innovando en materia de reciclaje para reducir al máximo las emisiones de CO2 y ofrecer un aislamiento excelente en sus productos. Como fabricante de perfilería de puertas y ventanas, Deceuninck depende en gran medida del uso de materias primas y energía. Sin embargo, asume su responsabilidad en el mercado y cada año realiza grandes esfuerzos para minimizar el impacto ambiental de su actividad, así como inversiones sustanciales en sostenibilidad y economía circular.

 Con el objetivo principal de evitar la incineración de 2,3 millones de ventanas antiguas de PVC al año, la compañía recoge una cantidad sustancial de PVC usado para reciclar, reduciendo con ello la necesidad de nuevas materias primas para fabricar marcos de ventanas. La moderna planta de reciclaje de Deceuninck en la ciudad belga de Diksmuide tiene una capacidad de 45.000 toneladas, lo que la posiciona como uno de los mayores recicladores de PVC en Europa Occidental. Esta innovación continua ha conseguido que las ventanas de PVC de Deceuninck tengan una vida útil promedio de 35 años y que puedan reciclarse al menos diez veces sin perder su calidad. Esto significa que la vida útil total de estas ventanas es de, al menos, 350 años. 

Deceuninck reconocida por su SBTi

Alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (con foco específico en 11 ODS en los que puede tener el mayor impacto positivo para las personas, las comunidades y el planeta), la compañía se muestra orgullosa de ser reconocida por SBTi.

La Iniciativa de Objetivos Basados en la Ciencia (SBTi) es una organización internacional que ayuda a las empresas a establecer objetivos ambiciosos de reducción de emisiones basados en las últimas investigaciones científicas sobre el clima. Tras una rigurosa evaluación, en 2023 SBTi aprobó oficialmente los objetivos a corto y largo plazo de Deceuninck: para 2030, lograr una reducción del 60% en las emisiones directas de CO2 y reducir las emisiones en nuestra cadena de suministro en un 52 % por tonelada de PVC producida. Y para 2050, alcanzar cero emisiones netas de gases de efecto invernadero. El reconocimiento de STBi demuestra que Deceuninck está en el camino correcto para reducir el impacto climático de sus procesos productivos y transitando hacia un suministro energético más ecológico.

“Cada ventana importa” es, con todo, una herramienta para visibilizar estos esfuerzos en sostenibilidad, un valor fundamental para los clientes del sector de la ventana y para la sociedad en general. Con esta campaña, Deceuninck deja claro que cada ventana es una oportunidad para innovar y mejorar la forma en que vivimos y trabajamos.

Para más información:

deceuninck logo
deceuninck 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *