¿Aerotermia ACS o energía solar para producir agua caliente?

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

¿Aerotermia ACS o energía solar para producir agua caliente?

La aerotermia es una tecnología limpia que extrae la energía del aire y la transfiere al ambiente interior o al agua caliente mediante una bomba de calor. Con este sistema podemos disponer de calefacción en invierno, refrigeración en verano y ACS, agua caliente sanitaria durante todo el año.

Precisamente, a la hora de realizar una instalación de agua caliente sanitaria, la normativa actual y en concreto, el Código Técnico de la Edificación – CTE – en su documento básico DB HE4 sobre la contribución solar mínima para la producción de ACS indica que la energía solar térmica puede ser sustituida por otras fuentes de energía renovables siempre que las emisiones de CO2 y el consumo de energía primaria no renovable de la instalación alternativa sean iguales o inferiores a la instalación solar térmica.

¿Es la aerotermia una energía renovable?

Aunque la bomba de calor aerotérmica necesita la electricidad para su funcionamiento, la  aerotermia está incluida dentro del grupo de las energías procedentes de fuentes renovables según la Directiva Europea 2009/28/CE, siempre que la bomba de calor supere un cierto rendimiento (COP) mayor de 3.

En la actualidad prácticamente todas las bombas de calor con accionamiento eléctrico comercializadas tienen coeficientes SCOPnet significativamente superiores a 2,5. Por esta razón, el porcentaje de energía renovable es, en casi en casi la totalidad de los casos, netamente superior al 60% del total de la energía aportada por estos equipos, lo que es una muestra de la gran cantidad de energía renovable que son capaces de suministrar las bombas de calor aerotérmicas.

Y es en este punto, donde comienza el debate que se está llevando a cabo en el sector de la construcción: ¿Aerotermia o energía solar para la producción de agua caliente?

Como en todos los debates hay defensores a ultranza de la energía solar que hasta la fecha ha sido la más empleada y otros que ven en la aerotermia la solución ideal para las instalaciones de agua caliente sanitaria. A continuación, analizaremos ambas opciones, explicando desde un punto de vista general, las ventajas e inconvenientes de ambos sistemas.

Energía solar

Ventajas

  • La energía solar como tal es una energía que se puede considerar 100% gratuita, solo tiene consumos mínimos en bombeo (el consumo real está en la energía de apoyo).
  • Se trata de una energía muy silenciosa, no va asociada a elementos que generen mucho ruido.
  • la energía solar térmica casi no produce contaminantes, como productos químicos tóxicos o gases de efecto invernadero ( a excepción de la contaminación que pueda emitirse en la fabricación de los paneles)
  • La utilización de este recurso nos hace menos dependientes de otros como pueden ser el petróleo, gas, etc.
  • Puede combinarse con otros sistemas

Inconvenientes

  • Aunque es una energía 100% gratuita necesita siempre de otra energía de apoyo debido a que el nivel de radiación fluctúa en función de la estación del año en la que estemos y de la climatología.
  • Cuando se utiliza para calentar agua en uso doméstico, se da la circunstancia que las épocas del año en las que tenemos más sol son aquellas en las que menos se necesita su uso y viceversa.
  • Dificultad de ubicación; en ocasiones la ubicación de los paneles solares en las cubiertas de los edificios puede resultar bastante complicada.
  • Los paneles solares no necesitan de grandes trabajos de mantenimiento, pero la realidad es que, en muchos casos se realiza un mantenimiento inadecuado e incluso inexistente que puede provocar que la instalación no funcione con el nivel de eficiencia adecuado.
  • Cuando se produce un funcionamiento inadecuado generalmente los usuarios no lo perciben ya que entra en funcionamiento la instalación de respaldo para cubrir la demanda. Esta situación provoca que aparentemente la instalación funcione con normalidad, pero el consumo energético se dispare.

Aerotermia ACS

Ventajas

  • Aunque se puede implementar con otros sistemas de producción de energía podemos llegar a generar el 100% de la demanda de ACS ya que siempre puede extraer energía del aire (no le influyen en cuanto a fiabilidad las condiciones climatológicas, no obstante, sí que pueden afectar al rendimiento del equipo).
  • Facilidad de instalación; la ubicación de estos equipos suele ser sencilla ya que ocupan mucho menos espacio que los paneles solares y se pueden instalar tanto a la intemperie como en el interior.
  • Se  puede adaptar a instalaciones ya existentes por lo que es un sistema idóneo tanto para obra nueva como para rehabilitación.
  • Son equipos de una elevada eficiencia energética y elevados rendimientos: por cada kW consumido puede generar en torno a 4 kW en ACS.

Inconvenientes

  • En zonas climáticas muy frías su rendimiento puede ser algo inferior
  • Su instalación suele implicar que haya que aumentar la potencia contratada en electricidad, necesaria para su funcionamiento.
  • Aunque los equipos no suelen generar muchos decibelios su nivel de ruido es mayor que una instalación solar

Como suele suceder en estos casos, las ventajas de una tecnología suelen ser las desventajas de la otra, aunque en líneas generales, podemos decir que ambas opciones pueden ser adecuadas para cubrir nuestras necesidades de confort.

Uno de los factores claves para decantarse por una u otra opción puede ser el nivel de radiación solar en la zona donde esté ubicada la vivienda, o el espacio del que vayamos a disponer para su instalación.

Ambas tecnologías se pueden llegar a implementar tanto de forma individual como con otras soluciones conjuntas aprovechando las ventajas de cada una de ellas.

Como en todos los debates seguro que hay criterios dispares; experiencias positivas y opiniones contrarias a cada una de estas tecnologías, pero desde E-ficiencia nos gustaría conocer tu opinión y experiencia en este ámbito.

Ferroli_banner_cierre_calefaccion_enero-junio_2019

Comentarios:

Avatar

Sin duda el articulo más interesante que he encontrado, gracias por el mismo.
Sin embargo lo veo muy enfocado a nueva construcción, dejando de lado su instalación en viviendas antiguas. Por otro lado, si bien a nueva construcción se deja entrever el tema de costes, al nivel de futuro usuario de dichos sistema no queda claro el beneficio económico que supone y de ello la amortización de inversión que supone un sistema frente al otro, quedando poco claro las opciones en una «implementar» tanto de un sistema con el otro como de terceras opciones.

Comentario de David Peña el 17/07/2018 a las 14:09

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *