Onduline participa en el retejado e impermeabilización de cubierta de una corrala

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

retejado impermeabilizacion corrala onduline
12/05/2021

Onduline ha participado en el proyecto de retejado e impermeabilización de la cubierta inclinada de una corrala madrileña, garantizando además la ventilación del tejado gracias a la instalación del sistema Onduline Bajo Teja DRS. El resultado final es el de un tejado de estética tradicional que encaja perfectamente con el entorno y con el carácter histórico del edificio, que está totalmente impermeabilizado y ventilado.

Corrala madrileña

Las corralas, también llamadas “casas corredor” forman parte de la historia y arquitectura popular de muchas ciudades españolas, de entre las que destaca Madrid tanto por su desarrollo en los siglos XVII, XVIII y XIX como por su identificación con la forma de vida popular y castiza de la capital. Fueron incluso inmortalizadas en novelas como Fortunata y Jacinta, de Benito Pérez Galdós.

Existen referencias de modelos de edificación similares a las corralas en las construcciones de las villas romanas y en la arquitectura hispanoárabe, aunque su influencia más directa se remonta la construcción popular castellana del siglo de Oro. Un ejemplo es el histórico corral de comedias de Almagro, que data del siglo XVII y que aún sigue en uso.

Diseño de la corrala

Desde luego, su bien merecido apodo hace referencia al característico y singular diseño de la corrala, del que destaca un gran corredor tradicional de madera y balconadas orientadas a un patio central interior en el que la vida social transcurría sin tapujos. De hecho, su popularización en la capital madrileña durante la revolución industrial del siglo XIX se debió a la necesidad de albergar a una población que crecía exponencialmente, lo que implicó unas condiciones de vida en común, cercanas al hacinamiento, en el que apenas existía privacidad e intimidad tanto entre las propias familias como entre los vecinos del edificio.

La corrala es una tipología de edificio reconocida por la declaración de Monumento Histórico-Artístico, un distintivo similar al de Bien de Interés Cultural (BIC). Del último censo realizado en Madrid, hacia finales de los años setenta, se estima que existen cerca de 500 corralas en pie (DCN, 2019).

Retejado e impermeabilización

Este proyecto, consistente en el retejado e impermeabilización bajo teja de la cubierta de una corrala madrileña sita en la calle Bola, ha contado con el estudio A&C Arquitectura y la arquitecto Sara Ampuero Robledo en la dirección facultativa. La empresa encargada de la ejecución ha sido NEUBAN Obras y Servicios S.L. con José Ángel Solís Iglesias en la dirección técnica y el aparejador Borja de Ibarburu Puig como jefe de obra.

El proyecto ha consistido en el retejado de la cubierta inclinada, garantizando la impermeabilización y ventilación del tejado gracias a la instalación del sistema Onduline Bajo Teja DRS. Este sistema de impermeabilización de tejado está compuesto por placas asfálticas bajo teja, elementos de fijación mecánica, cintas de sellado impermeables autoadhesivas y ganchos para la sujeción de la teja cerámica curva en seco.

Teja cerámica

Para el retejado de la cobertura de teja cerámica curva se ha conseguido un aprovechamiento de aproximadamente un 40% de las tejas existentes, optándose por la colocación de la teja cerámica curva reutilizada como teja cobija y de la teja cerámica curva nueva marca La Escandella como teja canal.

La impermeabilización bajo teja de la cubierta se ha realizado con el modelo Onduline Bajo Teja DRS BT-200 sobre un soporte existente formado por panel sándwich de madera. La elección de este modelo de placa bajo teja se debe a que la teja cerámica curva nueva es de dimensiones 40x18x13 cm y este sistema de impermeabilización bajo teja es el más adecuado para este tipo de teja.

impermeabilizacion onduline bajo teja

Fijación de las placas

La fijación de las placas bajo teja Onduline se realiza de forma mecánica, por la parte alta de la onda y directamente sobre el soporte de la cubierta, en este caso un panel sándwich de madera, por lo que se ha utilizado el tornillo universal Onduline.

Dado que la pendiente de esta cubierta inclinada es de aproximadamente un 50%, se ha realizado una fijación mecánica de las placas bajo teja con una repercusión media de 9 tornillos por cada placa. En este sistema de impermeabilización bajo teja gran parte de las fijaciones son compartidas entre las distintas placas.

El solape longitudinal entre las placas Onduline Bajo Teja DRS BT-200 ha sido de 14 cm y el solape transversal de dos ondas, de este modo se garantiza la total impermeabilización del tejado, y una sujeción segura y duradera de las placas bajo teja aunque se produzcan movimientos en la cobertura de teja.

Ejecución de los remates

Una vez instaladas las placas bajo teja sobre el soporte, se procede a la ejecución de los remates, que en este caso han sido de diverso tipo: remates de ventana de cubierta, de chimenea, remate de limahoya, de limatesa y de cumbrera ventilada, así como diversos encuentros con paredes y medianeras. En prácticamente, todos los casos se han sellado los encuentros con lámina de butilo Ondufilm de 45 cm y lámina de butilo Flashing Band de 39 cm.

Para los remates de borde libre, limatesa y cumbrera ventilada se han utilizado lámina de sellado impermeable y transpirable Ondulair y tornillos y ganchos para la teja. En el borde libre, además, se ha dispuesto una lámina de zinc como babero en el encuentro con la fachada. Los remates de limahoya y chimenea se han terminado con plancha de zinc preformada de 0,82 mm de espesor.

Teja cerámica curva

La colocación de la teja cerámica curva sobre las placas Onduline Bajo Teja DRS se ha realizado en seco. Para ello, se ha utilizado espuma de poliuretano para tejas, siendo, además, la primera fila de las tejas canales y cobijas, en el borde del alero, fijada mediante gancho para teja curva Onduline.

El resto de las tejas cobija de la cubierta se han fijado con los ganchos específicos para teja curva, siendo suplementada cada 10 filas la fijación de todas las tejas, tanto canales como cobijas, mediante los ganchos para teja curva Onduline.

El resultado final es el de un tejado de estética tradicional que encaja perfectamente con el entorno y con el carácter histórico del edificio. Pero también un tejado totalmente impermeabilizado y ventilado gracias al doble tiro de ventilación de las placas bajo teja y a la fijación en seco de toda la teja curva.

Más información:

onduline logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *