Instalación de suelo radiante: cómoda, segura y energéticamente eficiente

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

instalacion-suelo-radiante-aisklima-multitubo
21/04/2020

Toda instalación de suelo radiante, y en general cualquier instalación térmica, ha de realizarse a través de instaladores profesionales y su buen funcionamiento dependerá de un buen diseño del sistema, de sus materiales, de una óptima ejecución de la instalación y de un correcto equilibrado en el momento de la puesta en marcha.

Tipos de suelo radiante

En función del local a climatizar, del uso más o menos intensivo que se le da, del equipo de producción, de criterios de eficiencia, etc, el profesional podrá recomendar diferentes opciones de suelo radiante, adaptadas a las necesidades del cliente.

 Si la solución elegida para la instalación térmica es el suelo radiante por agua, se trata de instalar un sistema de tuberías bajo el pavimento o superficie del suelo de la estancia (vivienda, oficina, local comercial, etc) a través del cual circula agua que emite calor a la estancia (función de suelo radiante) o absorbe calor de la misma para refrescarla (función de suelo refrigerante).

Una alternativa al sistema de suelo climatizado por agua es el suelo radiante eléctrico, especialmente indicado para espacios con necesidades de respuesta rápida. Consiste en generar calor a través de un cable adherido sobre una malla o insertado en un rollo de aluminio, que va instalado bajo el suelo. En este caso, nos encontramos con el inconveniente de la potencia y del aumento del consumo energético. Debido a que los precios de la luz son elevados, el suelo radiante eléctrico, a pesar de sus beneficios, puede convertirse en una elección muy costosa para calefactar una vivienda completa por lo que es menos utilizada en la actualidad para este fin. Sin embargo, debido a la rapidez con que alcanza la temperatura de confort, es una solución muy recomendable para instalaciones con usos esporádicos tales como un cuarto de baño, para salas de reuniones o en habitaciones de hotel.

Para hacer la climatización por suelo, la clave está en saber cómo y cuándo poner un suelo climatizado ya que, aunque es un sistema apto para cualquier tipo de edificio y se instala de forma generalizada y cada vez más en obra nueva, en las obras de reforma su instalación implica modificar el suelo existente, por lo que generalmente implica una reforma integral.  

suelo-radiante-multitubo-ais-klima

Ventajas del suelo radiante por agua

Vamos a centrarnos en el suelo radiante por agua. Como indicábamos, la instalación de climatización por suelo basa su funcionamiento en la trasmisión del calor por radiación del solado que calienta o enfría las estancias. Puede funcionar por tanto para calefacción (suelo radiante) o para refrigeración (suelo refrigerante). 

El agua que circula por los circuitos puede ser calentada o enfriada por diferentes equipos de producción (caldera, bomba de aerotermia, geotermia, etc) por lo que la eficiencia, el consumo energético y, por tanto, el mayor o menor gasto en las facturas de calefacción/refrigeración, dependerán del tipo de equipo empleado.

También influye la temperatura de impulsión necesaria para el funcionamiento; en este caso, la temperatura del agua para calefactar las estancias suele circular en un rango entre 35ºC y 42ºC, muy inferior en comparación con los sistemas habituales de radiadores, razón por la cual se le denomina también calefacción de baja temperatura. E incluso, en edificaciones de muy alta calificación energética, tipo consumo casi nulo o tipo passivhaus, se pueden tener temperaturas de funcionamiento por debajo de los 30ºC en modo calefacción.

Al ser un sistema cuya transmisión de calor y frío se realiza por el suelo, es fundamental y necesario que el material empleado para el acabado del suelo sea resistente a los cambios fuertes de temperatura y que no sufra deformaciones con cada dilatación o contracción del material. La mayoría de los tipos de madera estable y bien instalada pueden soportar sin problemas estos cambios térmicos, aunque los suelos que mejor los gestionan son, sin duda, los cerámicos y las baldosas pétreas.

Una de las principales ventajas del suelo climatizado es que la red de tuberías que se traza bajo la superficie recorre toda el área de cada estancia, lo que logra llevar el mismo calor o frío a cada punto de la estancia, frente a otros sistemas de aire que ofrecen diferencias de temperatura y corrientes de aire que pueden inducir a posibles catarros, o frente a los radiadores, que generan en cada estancia zonas con distintas temperaturas.

Además, el aire caliente se desplaza de abajo a arriba, así que como el punto de partida es el suelo, la temperatura será homogénea y más agradable de forma muy tangible, y el confort será muy superior a cualquier otro tipo de calefacción.

Si pensamos en diseño, cabe decir que es otra de las grandes ventajas de este sistema. La ausencia de radiadores al estar en todo incorporado de manera invisible por el suelo hace que no afecte a la estética de cada estancia, permitiendo un mayor aprovechamiento del espacio y con libertad de diseño para ubicar los muebles.

Componentes de una instalación de suelo radiante por agua

Cuando empezamos a trabajar en la instalación, los componentes que integran las instalaciones de suelo radiante son los siguientes:

  • Tuberías de plásticos avanzados: son tubos de polímero sintético resistente a la temperatura. El diámetro de estas tuberías va entre los 14 y los 25mm. Se utilizan para sistemas de canalización para conducción de agua.
  • Placas o paneles de aislamiento: se encargan del aislamiento térmico para que el flujo térmico (frío o calor) se dirija a las estancias que se van a climatizar y no hacia el forjado. Fabricadas en poliestireno expandido (EPS) con diferentes acabados superficiales; o con nuevos materiales EPS+grafito, que permiten tener las mismas prestaciones térmicas con espesores más reducidos. Estas placas por su propia composición y características del material pueden aportar adicionalmente la función de aislamiento acústico.
  • Complementos: El film antihumedad se usa en los locales sobre el terreno, para evitar que la humedad del mismo llegue al panel aislante. El zócalo perimetral se instala en los tabiques, columnas y puertas para absorber las pequeñas dilataciones de la solera ante los cambios de temperatura.
  • Colectores: los circuitos de tuberías se unen a colectores de ida y de retorno, que integran termómetros, medidores de caudal (caudalímetros), purgadores, válvulas de llenado y vaciado y válvulas de apertura y cierre de cada circuito que se pueden automatizar instalando cabezales electrotérmicos.

Se pueden incorporar colectores de acero inoxidable o colectores modulares de poliamida son más aislantes y que evitan condensaciones en las instalaciones de frío en zonas con alta humedad ambiental.

colectores-suelo-radiante-agua
Tipos de colectores: acero inoxidable y modular de poliamida

Si hemos pensado en la instalación de suelo radiante-refrigerante es conveniente tenerlo en cuenta desde el proyecto de arquitectura, ya que será necesario prever una altura de suelo adecuada para alojar el sistema y la solera transmisora.

suelo-radiante-refrigerante

Replanteo

Antes de comenzar la instalación del suelo radiante, la obra ha de estar con la tabiquería de todas las estancias, preferiblemente enlucida en yeso, con el nivel de referencia de un metro a partir del suelo acabado, los marcos de las puertas y armarios instalados.

Verificaremos que la ubicación de los colectores (detrás de las puertas, interiores de armarios, debajo de las escaleras, etc.) es posible, con la precaución de que han de quedar a una altura superior a la del circuito más alto.

Si es así, procederemos a la fijación de las cajas de los colectores con los soportes totalmente extendidos, lo que nos permitirá tener una altura suficiente para que posteriormente, los tubos de distribución a cada uno de los circuitos puedan curvarse sin problemas; y realizaremos la instalación de las tuberías desde el equipo generador a los colectores (idas a colectores), instalación de fontanería y desagües.

Acabadas las instalaciones anteriores, para cubrir estas tuberías se realiza la solera de mortero, que realiza la transmisión del flujo térmico,y sobre ésta el solado final. En ningún caso será generada por rellenos a granel sin amasar (arenas o gravas), ya que se podrían formar huecos o cámaras de aire que son aislantes y perjudican el rendimiento del suelo climatizado. Por ello, es muy importante tener una base plana y limpia para la instalación del suelo radiante-refrescante.

Puesta en obra

La puesta en obra de un suelo radiante por agua debe seguir los siguientes pasos:

  1. Para la instalación del suelo radiante-refrescante, la capa de compensación o nivelación estará limpia de pegotes de cemento, yeso y restos de otros materiales de obra.
  2. Fijación de los colectores: Fijamos los colectores en las cajas, a una altura tal que nos permita conectar y curvar los tubos de distribución de los circuitos sin ningún tipo de dificultad.
  3. Colocación del zócalo perimetral: Colocamos el zócalo perimetral que recorrerá todo el perímetro de las paredes, marcos de puertas, columnas y pilares. No se ha de cortar la parte del zócalo que sobresalga del mortero hasta que se realice la colocación del suelo final.

4. Colocación de la placa aislante: Colocamos la plancha aislante que puede ser de tetones o lisa. Los tetones sirven para guiar y sujetar los tubos a lo largo de todo el circuito. Si se utilizan planchas lisas con el novedoso sistema de velcro autoadherente su instalación es más cómoda y rápida. O también se puede utilizar planchas lisas con sistema de grapas, más lento y tedioso de instalar.

El proyecto definirá el tipo de placa, tubería y separación o paso de tubo en función de las necesidades de confort y cargas térmicas de cada estancia. La tubería de material plástico resistente a temperatura deberá cumplir con la normativa de fabricación en función del material del que esté compuesto.  

La tubería deberá tener barrera antidifusión de oxígeno, para evitar oxidaciones en los elementos metálicos auxiliares de la instalación. Los tubos se suministran en rollos, siendo los formatos más habituales de 120, 240 o 500m.

La tubería se colocará siguiendo las indicaciones que se hayan marcado en el plano de obra, la más eficaz es en espiral. Existiendo también configuraciones en serpentín simple y serpentín doble.

5. Montaje de los circuitos: Para la realización de los circuitos, uniremos al colector de ida la tubería mediante el adaptador eurocono; para ello, nos aseguraremos de que el tubo esté cortado totalmente perpendicular, introduciremos la tuerca del adaptador, el bicono y la tetina de latón en el tubo. El adaptador se une al colector mediante roscado. Una vez realizado el circuito, se une la tubería mediante su correspondiente adaptador al circuito de retorno.

6. Realización de las juntas de dilatación: Realizaremos juntas de dilatación en puertas y en aquellas estancias en las que la superficie sea mayor de 40 m2 con una longitud máxima de 8 m, la proporción de longitudes no debe exceder de 2 a 1.

Los tubos de los circuitos que atraviesan las juntas de dilatación los protegeremos con tubo flexible de aislamiento o tipo corrugado de unos 30 cm de longitud.

7. Llenado y prueba de instalación: Una vez realizados todos los circuitos procederemos al llenado de la instalación, lentamente y circuito a circuito, para evitar la entrada de aire. Una vez llena la instalación realizaremos el ensayo de presión. La presión de prueba no deberá ser inferior a 4 bar, y no superior a 6 bar.

8. Vertido del mortero de cemento: Una vez superada la prueba de ensayo a presión, y cuando se prevea una temperatura superior a 5ºC durante al menos tres días, realizaremos el vertido del mortero.

9. Colocación del suelo: La colocación del revestimiento del suelo la realizaremos siguiendo las características de cada tipo y las instrucciones de cada uno de los fabricantes.

10. Puesta en marcha de la instalación: La puesta en marcha de la instalación la realizaremos mediante un calentamiento inicial que llevaremos a cabo 21 días después de haber aplicado el mortero de cemento (7 días para morteros autonivelantes). Para lo cual haremos circular agua por la instalación durante al menos 3 días a una temperatura entre 20 y 25º C, posteriormente pondremos a temperatura máxima de diseño y la mantendremos durante los 4 días siguientes.

11. Puesta en marcha de la instalación:

puesta-marcha-instalacion-suelo-radiante

Tras el calentamiento inicial, procederemos a la realización del equilibrado de la instalación, para que en cada circuito circule el caudal necesario, evitando que el agua se vaya hacia los circuitos de menor longitud. De esta manera nos aseguramos calor/frío y confort uniforme en todas las estancias.

Para ello utilizaremos los caudalímetros con los que están equipos los colectores de ida. En nuestros proyectos indicamos el caudal que tiene que circular por cada circuito, por lo que solo tendremos que abrir o cerrar ese circuito hasta que el émbolo indique el caudal necesario.

El equilibrado será correcto cuando la temperatura de retorno sea la misma en todos los circuitos. Una vez hayamos realizado el equilibrado verificaremos que el salto térmico entre la ida y el retorno no sea superior a 10º C.

Si el salto térmico fuese superior, habrá que ir cerrando los circuitos hasta conseguir este valor de salto térmico deseado.

Regulación de la temperatura

Para la regulación de la temperatura interior independiente en cada estancia necesitaremos un termostato y tantos cabezales termostáticos como circuitos contenga esta estancia.

termostato-suelo-radiante

El termostato se colocará en las paredes interiores a una altura de 1,5 m del suelo y siempre que sea posible los ubicaremos alejados de fuentes de calor y corrientes de aire.

El termostato será el encargado de controlar la temperatura de consigna marcada en cada estancia, mandando la señal eléctrica correspondiente para que los cabezales termostáticos, ubicados en el colector de retorno, abran o cierren el circuito o circuitos correspondientes según las necesidades térmicas de la habitación.

Desde Multitubo ponemos a disposición de los profesionales del sector nuestro apoyo técnico para tu proyecto a través del correo electrónico en soporte.tecnico@multitubo.es.

Más información:

Multitubo logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas