Características ambientales de los materiales aislantes

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

caracteristicas-ambientales-materiales-aislantes
24/03/2020

Este artículo sobre las características ambientales de los materiales aislantes forma parte de una publicación del mismo autor titulada «Manual de Aislamiento en Fachadas y Cubiertas» obra del mismo autor y editado por el Colegio de Aparejadores y Arquitectos Técnicos de Barcelona.

Criterios ambientales básicos

Cada vez más las características ambientales de los edificios son un elemento a tomar en consideración para las diferentes etapas del diseño / construcción /operación / fin de vida de los edificios.

Las consideraciones ambientales toman su mayor sentido cuando se ponen en contexto del edifico contemplando la totalidad de su ciclo de vida.

Una comparación entre materiales de construcción basada en criterios ambientales solo es posible si se respetan algunos criterios básicos tales como:

Unidad Funcional

Una comparación entre productos solo es posible si la prestación ofrecida por el producto (en el caso de los aislantes la resistencia térmica) es idéntica, incluso usando este criterio algunos aspectos relevantes tales como aislamiento acústico / seguridad en caso de incendio / … no estarán consideradas y la comparación resultante podría estar sesgada por esta carencia.

Ciclo de vida

La comparación entre productos aislantes solo es factible si se contempla la totalidad de las etapas del ciclo de vida. Para algunos productos la etapa de producción puede ser determinante pero para otros lo puede ser el mantenimiento / reposición /operación/…comparaciones basadas solo en la etapa de producción o la etapa de extracción de las materias primas (por ej. materiales de origen natural vs materiales de origen manufacturado) es insuficiente.

Contexto Edificio

Las comparaciones entre productos solo son relevantes cuando los impactos ambientales producidos se ponen en contexto de la globalidad del edificio. Carece de sentido pretender la optimización ambiental de un edifico focalizándose en un producto cuya contribución al impacto global del edifico es irrelevante (tratar de optimizar lo que es irrelevante es también irrelevante). En el caso de los productos aislantes no debe obviarse la contribución que presentan estos productos en la reducción de los impactos de la etapa de operación del edificio por el efecto de aislamiento térmico (por esto la comparación debe ser siempre a igualdad de poder aislante).

Magnitud de referencia

Los impactos ambientales de un producto se deben referir a una cantidad de producto (1 m2 ) con unas prestaciones definidas (UnidadFuncional), las informaciones “genéricas” basadas en cantidades en peso (1 kg) o en volumen (1 m3 ) no son adecuadas (o deben de adaptarse adecuadamente) ya que no permiten comparar directamente los impactos de un producto tal como se utiliza en el edificio (por ej el impacto del revestimiento es independiente del peso o volumen del producto aislante).

Datos genéricos

Los datos genéricos relativos a un material pueden no ser suficientemente representativos del producto realmente usado en un edificio, por ejemplo dos paneles de EPS fabricados por dos fabricantes diferentes tendrán diferentes impactos según la tecnología o combustible de la caldera para la producción del vapor y un valor genérico (promedio) no representará ni a uno ni al otro, la media “beneficia” al productor menos respetuoso con el medio ambiente y “penaliza” al más eficiente (exactamente lo contrario de lo que debería ser!).

Representatividad geográfica

La comparación entre productos debe respetar el ámbito geográfico donde los productos se han fabricado / instalado / eliminado tal como se indique en la correspondiente Declaración Ambiental del Producto (DAP), comparaciones con representatividades geográficas diferentes corren el riesgo de ser inadecuadas, por ejemplo dos productos idénticos usando mix energéticos diferentes presentaran impactos absolutamente diferentes.

Evaluación completa

Cualquier comparación basándose solamente en un indicador por ejemplo la “Contribución al Efecto Invernadero” (GWP) o “Huella de Carbono” resulta ser inadecuada ya que no toma en consideración otros impactos que pueden ser tan o más importantes, por ejemplo un producto que utilice gas-oil como fuente energética puede tener un impacto sobre el efecto invernadero similar al que podría tener usando gas o electricidad pero probablemente tendrá un impacto sobre la acidificación terrestre o emisión de partículas sensiblemente superior, el actual debate entre las tecnologías diésel o gasolina en los automóviles es un buen ejemplo de este aspecto.

Escenarios

Para determinados módulos del ACV (por ej transporte / operación / fin de vida) es necesario establecer ciertas hipótesis o escenarios para la modelización del ACV de los productos, el impacto de estas diferentes hipótesis de modelización puede tener impactos significativos en los resultados de la Declaración Ambiental de Producto y el usuario deberá verificar la coherencia de los datos suministrados con el propósito del estudio que se pretenda realizar.

Declaraciones Ambientales y valores genéricos

A pesar de que se recomienda utilizar preferentemente los datos provenientes de las Declaraciones Ambientales de los Productos específicos que se vayan a utilizar en un edificio es factible utilizar valores “genéricos” para tener una primera impresión sobre el orden de magnitud esperable siempre que se respeten la coherencia de unidad funcional / representatividad geográfica /plausibilidad de los escenarios/…

En las tablas siguientes se pueden recopilar algunos valores “genéricos” utilizando los valores “por defecto” que proporciona la base de datos INIES para productos utilizados en aplicaciones idénticas y con niveles de prestaciones idénticas de esta forma se respeta la coherencia entre los diferentes datos.(es perfectamente posible que las Declaraciones Ambientales específicas de algún fabricante proporcione valores “mejores” o “peores” en cada uno de los indicadores)

 1 m2 de aislamiento de Fachadas con resistencia térmic R=5 m2K/W

valores-genericos-materiales-aislantes
Nota: Datos extraídos de los valores “por defecto” propuestos por el Ministerio en la base de datos INIES (Francia)

valores-genericos-grafico

1 m2 de aislamiento de Cubiertas Planas con resistencia térmica R=10 m2K/W

valores-genericos-cubiertas-planas
Nota: Datos extraídos de los valores “por defecto” propuestos por el Ministerio en la base de datos INIES (Francia)

grafico-valores-cubierta-plana

1 m2 de aislamiento de Cubiertas Inclinadas con resistencia térmica R=10 m2K/W

valores-genericos-cubierta-inclinada
Nota: Datos extraídos de los valores “por defecto” propuestos por el Ministerio en la base de datos INIES (Francia)

grafico-valores-cubierta-inclinada

Conclusiones

  • Se observa que en cada tipo de aplicación la “jerarquía” entre materiales es diferente y por lo tanto no puede disociarse la evaluación del impacto ambiental de la aplicación de aislamiento de que se trate.
  • En cada una de las aplicaciones no puede establecerse ningún producto que sea “el mejor” en todos los impactos considerados y por lo tanto ninguno de ellos es globalmente más adecuado desde una perspectiva ambiental (ni tan siquiera los materiales “naturales / reciclados”).
  • Las variaciones de impacto ambiental entre los diferentes materiales es del mismo orden (o incluso inferior) a la que podríamos encontrar entre productos de un mismo material proveniente de diferentes fabricantes y en consecuencia no se puede recomendar uno u otro material hasta disponer de los valores específicos de cada fabricante mediante su correspondiente Declaración Ambiental de Producto.
  • Los estudios que se han podido hacer sobre impactos ambientales de elementos constructivos o edificios ponen en evidencia que la
    contribución de los materiales aislantes al impacto ambiental es muy pequeña en relación a la del conjunto y por contra al ser los aislantes el componente principal al ahorro de energía en la fase de operación del edificio pone en evidencia que los impactos derivados del ciclo de vida de los aislantes es entre decenas y centenas de veces inferior a los impactos evitados por el aislamiento, resulta pues absurdo pretender limitar / reducir el uso de aislamiento pretendiendo así se reduce el impacto ambiental del edificio (al menos hasta que no se llegue a que el edificio sea absolutamente pasivo desde un punto de vista energético).
  • No debe perderse de vista el valor absoluto de cada impacto (diferencias relativas importantes pueden ser irrelevantes si el valor del impacto es muy pequeño)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas