El uso de la refrigeración evaporativa en hospitales

(4 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

refrigeracion-evaporativa-hospitales
13/02/2020

La refrigeración evaporativa en hospitales y complejos socio-sanitarios es una alternativa segura y eficaz, ya se trate de hospitales o de residencias geriátricas. La evacuación del calor de condensación que requieren los procesos de refrigeración de este tipo de instalaciones encuentra en la refrigeración evaporativa una alternativa segura, capaz de ofrecer una combinación óptima en lo que a eficiencia energética y ahorro de costes se refiere.

Los equipos de enfriamiento evaporativo -condensadores evaporativos y torres de refrigeración- utilizan un refrigerante natural, como es el agua, para enfriar o condensar fluidos en numerosas aplicaciones. Este principio se aplica para la transmisión a la atmósfera del calor excedente de diferentes procesos y máquinas térmicas.

A pesar de que se trata de instalaciones completamente seguras con solo atenerse a lo establecido en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, por el que se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis, la consideración de estos equipos como instalaciones de riesgo, susceptibles de transmitir la bacteria de la legionela, ha generado dudas entre los responsables del diseño y construcción de instalaciones socio-hospitalarias acerca de la conveniencia de la instalación de refrigeración evaporativa en hospitales cuestionándose su utilización por temor a los posibles problemas que la bacteria pudiera causar en personas inmunodeprimidas o en ancianos con cuadros de dolencias múltiples.

La bacteria de la legionela

El desconocimiento y la alarma social, a menudo injustificada, en torno a las fuentes de transmisión de la bacteria Pneumophila Legionella ha puesto en cuestión unos equipos que son, en realidad, la mejor solución técnica y que, con el correcto mantenimiento y las medidas de diseño implementadas por los fabricantes, eliminan el riesgo de transmisión de legionela.

En este punto conviene recordar que, al igual que ha venido ocurriendo durante los últimos años, en 2019 no se han registrado casos de legionela vinculados a torres de refrigeración y equipos de condensación evaporativa. Las investigaciones de carácter ambiental y epidemiológico, así como las inspecciones efectuadas en las instalaciones de riesgo, han puesto de manifiesto la no vinculación entre los focos y este tipo de equipos. Es más, el hecho de que algunos de los brotes hayan estado vinculados a otros equipos de riesgo, como spas o al agua de red, no hacen más que confirmar una de las principales demandas de AEFYT (Asociación Española del Frío y sus Tecologías), que siempre ha recomendado un exhaustivo control de la red de suministro de agua: una colonia virulenta de Legionella Pneumophila accede a cualquier lugar con cierta concentración de agua a través de la red, por lo que el control de su origen es fundamental para evitar los brotes.

En el mismo sentido, el informe Enfermedad del Legionario y Torres de Refrigeración y Condensadores Evaporativos en España, elaborado por el doctor Juan Ángel Ferrer, del Área de Prevención de Legionela de Microservices y con el que ha colaborado el Grupo de Fabricantes de Equipos de Enfriamiento Evaporativo de AEFYT, destaca que las torres de refrigeración y los condensadores evaporativos no son el principal problema de la legionela en España, no existiendo una relación directa entre estas instalaciones y el número de casos declarados de la enfermedad: en España, el 58 % de los brotes están producidos por contagio desde las redes de agua caliente sanitaria frente solo un 27% originados por torres de refrigeración.

Mantenimiento e inspección de los equipos

En líneas generales, existe un compromiso cada vez mayor de instaladores y propietarios con el control, mantenimiento e inspección de los equipos, habiéndose acometido un considerable esfuerzo a lo largo de los últimos años para garantizar la seguridad y eficiencia de esta tecnología. Asimismo, los avances en cuanto a materiales y diseño que han incorporado estos equipos constituyen otra garantía de seguridad.

Entre ellos, cabe destacar los siguientes:

  • Materiales: su evolución se ha centrado en los rellenos de alta eficacia con la utilización de polipropileno y poliéster, que ofrecen una gran resistencia y permiten limpiezas severas. También se han mejorado los separadores de gotas de alta eficiencia en cuanto a composición y eficacia a la hora de evitar la salida de gotas de agua al exterior de la torre, un aspecto crítico en la transmisión a la atmósfera de posibles colonias de bacterias.
  • Accesibilidad: una correcta accesibilidad es una de las mejores garantías de que la limpieza de la torre se realiza correctamente.
  • Los sistemas para facilitar el drenaje, la limpieza y la toma de muestras se realizan con bandejas inclinadas, plataformas y escaleras que, además, cumplen las normas más exigentes en materia de seguridad laboral.
  • Sistemas de purga automatizados que evitan altas concentraciones de sal, así como sistemas de control bacteriológico y de tratamiento de agua que mantienen los equipos en óptimas condiciones.
  • Las ventanas: su diseño evita el paso de luz o agua que lleve suciedad. Impedir el paso de la luz evita que los rayos ultravioletas provoquen las condiciones necesarias para el desarrollo microbiológico en el interior de la torre. El sellado de las ventanas es una garantía de seguridad y buen funcionamiento del equipo.

¿Cómo evitar la proliferación de la Legionella?

El objetivo en el diseño y el mantenimiento de los equipos de refrigeración evaporativa está enfocado a eliminar cualquier riesgo de transmisión de la bacteria Pneumophila Legionella. Esto se consigue con el cumplimiento de las exigencias de instalación y mantenimiento recogidas en la normativa vigente, cuya aplicación es suficiente para garantizar la seguridad socio-sanitaria.

Un buen diseño y un funcionamiento correcto de la instalación de enfriamiento se basa en los siguientes principios:

  • Evitar las condiciones que favorecen la multiplicación de bacterias con una correcta limpieza y mantenimiento del equipo, tal como indica la Ley.
  • Minimizar el arrastre de aerosoles de agua en la descarga del aire de los equipos con las tecnologías disponibles.
  • Reducir las posibilidades de inhalación por parte de las personas mediante el adecuado emplazamiento del equipo.
  • Un correcto diseño de la instalación: todos los equipos llevan separadores de gotas que evitan este riesgo y, además, los mismos deben estar colocados donde la descarga del aerosol no pueda entrar directamente por las ventanas o las tomas de aire de edificios vecinos.

En la actualidad, todos los fabricantes de equipos de refrigeración con condensación evaporativa ofrecen sistemas eficaces de mantenimiento del agua que circula por las torres, así como de la limpieza y control de las mismas. Asimismo, los sistemas de protección que se incluyen en las propias instalaciones son cada vez más sofisticados, por lo que el riesgo es prácticamente inexistente.

Uso de refrigeración evaporativa en hospitales

Los equipos de refrigeración evaporativa constituyen una de las alternativas más eficientes en el campo del enfriamiento, favoreciendo el ahorro energético, tanto por su aplicación como por su diseño, a lo que hay que añadir su capacidad para ofrecer una combinación de uso de energía y coste de instalación idónea frente a soluciones similares.

En los complejos hospitalarios escoger el sistema de refrigeración más eficiente resulta fundamental, tanto por las altas potencias demandadas como por las horas de funcionamiento anuales. Es precisamente aquí donde la condensación evaporativa se presenta como una gran alternativa y esto es por diferentes motivos:

  • En las instalaciones de climatización y refrigeración la eficiencia energética y el consumo de energía eléctrica están relacionados con la temperatura de condensación del refrigerante utilizado. En una instalación de aire acondicionado típica, los equipos de condensación por agua, incluidas torres de refrigeración y condensadores evaporativos ofrecen frente a los de condensación por aire un ahorro en el consumo de hasta el 45%. También en las instalaciones frigoríficas se produce una situación idéntica.
  • Su consumo de energía eléctrica es inferior. En los sistemas de refrigeración por aire, al incrementarse la temperatura de condensación, disminuye la producción frigorífica de la instalación, es decir, para producir el mismo efecto frigorífico se requieren un compresor, un motor de accionamiento eléctrico y un condensador de tamaños y costes superiores.
  • La utilización de agua es reducida, de modo que el ahorro, comparado con sistemas de refrigeración de un solo paso, supera el 95%. El agua es recirculada y devuelta al ambiente en forma de vapor y de agua de drenaje.
  • Por último, su eficiencia se ha incrementado gracias a los últimos avances técnicos en cuanto a materiales, accesibilidad, regulación y control, que han venido a optimizar el rendimiento energético de la torres de refrigeración: motores de alta eficacia, que responden a las normas IE 2 e IE 3 y ofrecen un rendimiento elevado; convertidores de frecuencia que permiten regular el equipo de manera que la energía se ajusta exactamente a la demanda de consumo; y rellenos y separadores de gotas de alta eficacia.

Conclusiones

El enfriamiento evaporativo constituye una tecnología segura que puede utilizarse con todas las garantías en instalaciones socio sanitarias, complejos que, por otra parte, podrán también beneficiarse de las ventajas aportadas por estos equipos en materia de eficiencia energética y ahorro económico.

El valor añadido de esta tecnología pasa por ser natural, sencilla, limpia, segura y económica y abarca tres grandes áreas: la socio-sanitaria, destinada a eliminar el riesgo de transmisión de legionela; la medioambiental, vinculada con la eficiencia energética; y, por último, la económica, gracias a la óptima relación que ofrecen entre coste (incluyendo instalación y mantenimiento) y consumo energético.

En resumen, en el caso de las torres de refrigeración evaporativa, la solución no consiste en limitar su utilización, sino en dotar a ingenieros y propietarios de los protocolos y las herramientas necesarios para evitar la presencia de la bacteria, su proliferación y su difusión al ambiente, así como en realizar, a lo conforme establece la legislación.

Artículo redactado por la Comisión Técnica de AEFYT – Asociación de Empresas de Frío y sus Tecnologías

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas