Refrescamiento por superficies radiantes versus condensación

(1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
refrescamiento-superficies-radiantes
04/05/2015

En cualquier sistema de refrescamiento por superficies radiantes, la condición necesaria para que se establezca un intercambio radiante entre el cuerpo humano y el ambiente es la temperatura de las superficies, que debe ser, en la climatización estival, inferior en 10 grados a la temperatura superficial del cuerpo.

Es bajo estas condiciones cuando el cuerpo entrega su propio calor metabólico homogéneamente, en proporciones equilibradas entre los diferentes modos de intercambio térmico, obteniendo un bienestar más natural y más acorde a las propias exigencias fisiológicas.

Las condiciones del entorno que sitúan al cuerpo humano en condiciones de radiar se obtienen siempre rebajando la temperatura de la superficie radiante y aprovechando el intercambio radiante entre las demás superficies del local. Por los tubos de la superficie radiante se hace circular agua enfriada a una temperatura compatible con las condiciones termohigrométricas del aire ambiental, a fin de evitar fenómenos de condensación sobre las superficies radiantes. La tecnología encargada de evitar este fenómeno, es la regulación.

La regulación REHAU diseñada para sistemas de calefacción y refrescamiento por superficies radiantes dispone de las siguientes principales funciones para evitar la condensación sobre la superficie radiante:

 

  • El cálculo de la temperatura de impulsión se realiza en base al punto de rocío del aire de una o varias zonas con un margen de seguridad regulable en función de si se trata de un suelo radiante o un techo radiante.
  • En el caso de suelo radiante, el cálculo de la temperatura de impulsión también tiene en cuenta la temperatura de pavimento mejorando así el control de la condensación y la eficiencia del funcionamiento inercial del pavimento.
  • Para mayor seguridad de control de condensación de la superficies radiantes y puntos de la instalación susceptibles de condensación, la regulación Rehau dispone de controladores de punto de rocio que situados adecuadamente, se encargan en el caso de detectar condensación de dar la señal pertinente a la regulación para que ésta modifique la temperatura de impulsión y ordene deshumidificar al sistema proyectado a tal efecto.
  • Evidentemente la regulación controla constantemente el grado de humedad relativa no solo para el cálculo del punto de rocío y la consecuente temperatura de impulsión, es también una información necesaria para activar el sistema encargado de mantener la humedad relativa dentro de los parámetros de confort.

Artículo de Joan Cubedo – Product Manager Climatización – Área de Negocio Técnica de Edificación – Industrias Rehau, S.A.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas