Normativa calefacción central: ¿es obligatorio instalar repartidores de costes?

(3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

repartidores-costes-calefaccion-obligatorios
15/01/2020

Si dispone usted de un sistema de calefacción central en su vivienda y/o edificio es probable que en algún momento le hayan hablado de la normativa sobre calefacción central y de la conveniencia de instalar repartidores de costes de calefacción en sus radiadores. Pero… ¿es realmente obligatorio instalar repartidores de costes de calefacción?

Normativa sobre calefacción central

La Directiva Europea 2012/27/UE de Eficiencia Energética estableció en su día que los hogares deberán disponer de contadores individuales de calefacción en aquellas edificaciones que cuenten con sistemas de calefacción central, y en las que tradicionalmente, se paga la calefacción a través de los gastos de comunidad, calculando una cantidad proporcional a los metros cuadrados de cada vivienda.

En el mes de marzo de 2018, el gobierno publicó un borrador o  Proyecto de Real Decreto por el que se regula la contabilización de consumos individuales en instalaciones térmicas centralizadas de edificios (calefacción central) con el fin de terminar de trasponer la Directiva 2012/27/UE, de eficiencia energética si bien es cierto que aún el pasado año, la Comisión Europea  denunció a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por no garantizar la contabilización de consumos individuales de calefacción central

El texto, aún en fase de proyecto, establece la obligación de los clientes finales de calefacción y refrigeración de instalar contadores individuales, siempre que sea técnicamente viable y económicamente rentable, de manera que se permita a dicho cliente final conocer y optimizar su consumo real de energía.

La norma también especifica que quedan excluidos del cumplimiento de estas obligaciones anteriores los titulares de las instalaciones térmicas determinadas en el Anexo I del Real Decreto, bien por su inviabilidad técnica o por su ubicación en determinadas zonas climáticas. Así, aquellos inmuebles ubicados en zonas climáticas más benignas es decir las definidas en el CTE como A y B (islas, zona de Levante, Guadalquivir, Ceuta y Melilla) quedarán exentos de la aplicación de estas medidas por considerarse no rentable y del mismo modo, las instalaciones incluidas en el Anexo citado y que también quedarían excluidas de las instalar sistemas de contabilización individual serían:

  • Sistemas de emisión de calor calentando la placa sin medición posible
  • Sistemas de calefacción equipados con emisores de calor conectados en serie (monotubos en serie)
  • Sistemas de climatización por aire
  • Sistemas de calefacción equipados con transmisores de vapor
  • Dispositivos de calentamiento/enfriamiento equipado con baterías o tubos con aletas, convectores de agua o fancoils

El resto de inmuebles tendrán que cumplir la norma en cuanto a la instalación de sistemas de contabilización individual en función de las características del edificio y la zona climática en la que estén ubicados siempre y cuando sea técnicamente viable y económicamente rentable… Y, ¿cómo podemos realizar el cálculo de la viabilidad técnica y económica?

Como hemos comentado anteriormente, tanto la zona climática como las características del edificio, son algunas de las variables a tener en cuenta, pero la norma también especifica que si el plazo de amortización de las inversiones supera los cuatro años, entonces no será obligatoria la instalación de los dispositivos de medición.

En cualquier caso, y ante las dudas que puedan surgir, siempre será aconsejable acudir a empresas de servicios energéticos, técnicos e instaladores cualificados y empresas especializadas que le puedan asesorar en todos estos aspectos.

Soluciones para la calefacción central: contadores y repartidores de costes

Independientemente de la obligatoriedad, lo cierto es que es recomendable instalar sistemas de medición y contabilización energética que nos permitan medir el gasto en calefacción con el fin de incrementar el ahorro y la eficiencia energética de nuestros edificios

A la hora de plantearnos la instalación de este tipo de sistemas debemos saber que existen dos opciones y que el hecho de optar por una u otra dependerá del tipo de red de distribución de nuestro sistema de calefacción. Así, existen dos tipos de instalaciones:

  • Instalaciones de calefacción “en anillo”. En este tipo de instalaciones la red de tuberías tiene un único punto de entrada y de salida para cada vivienda, por lo que es factible instalar contadores individuales en cada inmueble.
  • Instalaciones de calefacción central “en columna”. En este tipo de instalaciones, el radiador de la estancia del primer piso comparte entrada con la misma del piso superior y así sucesivamente. Por ello, no es técnicamente viable instalar contadores y se deben usar repartidores de costes de calefacción para medir el consumo de calor de cada radiador.

instalaciones-calefaccion-segun-red-disribucion

La diferencia fundamental entre ambos sistemas, contadores y repartidores de costes, es que mientras el contador mide realmente la energía que consume el sistema de calefacción de cada usuario, los repartidores de costes estiman la energía que emite el radiador sobre el que está montado.

Además de medir el consumo de calefacción, la normativa recomienda la instalación de válvulas termostáticas en los radiadores (preferentemente en salones y dormitorios) como medida adicional que nos permitirá regular la temperatura de los equipos de calefacción y adaptar la calefacción a las necesidades de nuestro hogar favoreciendo el ahorro energético.

Qué son los repartidores de costes de calefacción

Los repartidores de costes de calefacción son dispositivos de medición que se utilizan desde hace más de 80 años fundamentalmente en países europeos. Estos medidores se instalan en cada uno de los radiadores de la vivienda siguiendo unas estrictas normas de montaje, todo ello recogido en la norma UNE EN 834.

Estos dispositivos son muy sencillos de instalar, no requieren obras y se instalan sobre el radiador normalmente mediante simples tornillos. Actualmente, los repartidores que se instalan son electrónicos, y sus lecturas de consumos se recogen por radio, por lo que no es necesario volver a entrar en la vivienda hasta que se agote la batería, que tiene una duración de 10 años.

La información de la emisión de cada radiador se transmite por radiofrecuencia de manera mensual o anual (según se desee) a un sistema de recogida de datos que permite a la empresa encargada de gestionar las mediciones de recoger de forma sencilla y rápida los valores de todos los Repartidores.

Los datos recogidos por el sistema se pueden exportar de manera sencilla a una hoja de cálculo para su posterior incorporación al sistema de facturación.

¿Cuánto se ahorra con estos sistemas?

Los últimos datos publicados a partir del trabajo conjunto realizado por la Asociación Nacional de Instaladores de Repartidores de Costes de Calefacción (ANIRCA) y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) revelan que la instalación de sistemas de contabilización individual de consumos en viviendas con calefacción central podría suponer un ahorro en la factura del 29,60% a los dos años de su instalación.

Estos datos se publicaron tras la realización de un estudio sobre ahorros energéticos llevado a cabo en 396 viviendas que disponen de calefacción central en la Comunidad de Madrid durante los años 2015 a 2018 y promovido por la empresa Gomez Group Metering. Durante estos tres años se llevó a cabo la monitorización de consumos de todas las viviendas que acababan de instalar repartidores de costes de calefacción y se compararon con los consumos del año precedente.

Los resultados demostraron que aquellos hogares que han individualizado los consumos de calefacción obtuvieron un ahorro progresivo medio que se iba incrementando año tras año. De hecho, el primer año se contabilizó un ahorro medio del 13,04%, y el segundo, del 19,05% frente al anterior, lo que suponía un ahorro medio total del 29,60% en el segundo año respecto al consumo registrado antes de instalar repartidores de costes.

A día de hoy, la mayor parte de países europeos ya han traspuesto a Directiva EED 2012/27/EU por lo que desde las distintas asociaciones sectoriales y profesionales se confía en que el nuevo Ejecutivo asuma su compromiso de incrementar la eficiencia energética de los edificios y de reducir las emisiones de CO2.

 

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas