Cubiertas ajardinadas: sostenibilidad y diseño

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

cubiertas ajardinadas chova
28/04/2021

El interés por las llamadas cubiertas ajardinadas o cubiertas verdes, se ha ido manifestando desde la antigüedad, con el intento de crear un modelo de vida más sostenible. El hecho de que los aspectos ambientales y energéticos, estén tomando mayor protagonismo en la actualidad, en casi todos los aspectos de nuestra sociedad, ha sido el factor que ha determinado el aumento de este interés.

Cubiertas ajardinadas; minimizar la isla de calor

Más concretamente en la edificación, se han empezado a contemplar criterios de sostenibilidad, siendo uno de los más generales el cierre de los ciclos de vida de los materiales y otro el diseñar y construir pensando en los procesos que tendrán lugar durante la vida útil del edificio. Como se ha citado anteriormente, una de estas actitudes es integrar la vegetación en los edificios, es decir, diseñar cubiertas ajardinadas, ya que esta acción conlleva una serie de beneficios.

Con respecto al resto de cubiertas tradicionales, estas cubiertas ajardinadas, presentan numerosas ventajas. Cuando se instala una cubierta verde, en el interior de la vivienda se genera un confort que hace incrementar la eficiencia energética en todas las estaciones del año. Esto significa que en verano, una cubierta ajardinada es capaz de absorber hasta un 80% de la radiación y en invierno evita la pérdida de calor por la acumulación térmica.

Esta capacidad de absorción de la radiación de las cubiertas ajardinadas es muy interesante, ya que de esta forma, se está contribuyendo a minimizar la llamada isla de calor; fenómeno que se produce en las grandes ciudades, donde los núcleos urbanos experimentan temperaturas más altas que en sus alrededores, debido a la gran cantidad de materiales oscuros como son el asfalto, el cemento y las cubiertas de edificios.

isla de calor urbana

Tipologías de cubiertas ajardinadas

Una cubierta ajardinada ha de presentar, según la norma UNE 104401:2013, una pendiente comprendida entre el 1% y el 5% o si se dispone de un documento de idoneidad técnica como es el caso de ChovA, esta pendiente puede estar entre el 0% y el 5%. Además, en estas cubiertas, la impermeabilización se debe realizar con sistemas adheridos y se debe asegurar la compatibilidad y la estabilidad de la capa aislante con la membrana.

Entrando en la tipología de cubiertas ajardinadas, se pueden distinguir claramente dos grupos diferenciados. En primer lugar, se habla de la cubierta ajardinada intensiva, la cual permite el desarrollo de plantas altas, arbustos e incluso árboles. Para esta tipología de cubiertas, el mantenimiento requerido es alto y el espesor de la capa de sustrato puede ser superior a 15 cm.

Por otro lado, una cubierta ajardinada extensiva es aquella donde se desarrolla vegetación natural de mínimo mantenimiento. Para estas cubiertas, el espesor de sustrato no tendrá que ser superior a 15 cm.

tipologias de cubiertas ajardinadas

Componentes de una cubierta ajardinada

Llegados a este punto, si queremos disponer de una cubierta ajardinada, ¿qué capas son necesarias para su correcta construcción y en consecuencia, funcionamiento?

  • Protección de tierra: Espesor y tipología depende del tipo de vegetación escogida.
  • Capa separadora filtrante: Se coloca bajo el sustrato para evitar que sus partículas más finas sean arrastradas por el agua de lluvia o riego y alcancen la capa drenante, colmatándolas e impidiendo la correcta evacuación del agua.
  • Capa drenante tipo ChovADREN: Con el objetivo principal de que dicha agua alcance lo antes posible la lámina impermeable, para así ser reconducida a los sumideros.
  • Capa separadora bajo protección.
  • Impermeabilización: Puede estar tanto por encima del aislamiento térmico (cubierta convencional) como por debajo (cubierta invertida). Con esta capa se garantiza la estanqueidad al agua.
  • Aislamiento térmico: Mediante placas de poliestireno extruido tipo ChovAFOAM XPS.
  • Barrera contra el vapor: (en cubiertas convencionales si se requiere por el DB HS).
  • Formación de pendientes de la cubierta.
  • Soporte resistente.

De esta manera, se conseguirá el objetivo de que la cubierta sea un elemento que mejore la situación ambiental, contribuya a la sostenibilidad y merme el cambio climático. Así pues, con el fin de proporcionar soluciones que contribuyan a la recuperación de superficies verdes, a la reducción de la  radiación solar en el edificio y a mejorar la composición del aire, desde ChovA se ofrece un amplio abanico de soluciones de cubiertas ajardinadas.

Desde ChovA, como agente interviniente en el proceso constructivo, trabajan diariamente en aras de la sostenibilidad y por la eficiencia energética como modelo de desarrollo sostenible. 

Más información:

chova logotipo actualizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *