Baldosas inteligentes

(sin valoraciones todavía)
Cargando…

04/03/2015

Imagina cualquier punto muy concurrido de una gran ciudad como intercambiadores de transportes, centros comerciales o grandes plazas. ¿Cuánta gente puede pasar a lo largo del dia? Y cuantos pasos pueden dar todas esas personas?

Ahora imagina poder captar y aprovechar toda esa energía cinética generada por nuestros propios pasos y transformarla en una fuente de energía sostenible. Pues deja de imaginar, porque ya es una realidad.

En algunos ejemplos como la estación de transporte público de St Omer, la estación londinense de Victoria o incluso aquí en nuestro país en la Puerta del Sol ya es posible gracias a una nueva tecnología alojada en unas baldosas inteligentes que se hunden apenas cinco milímetros, suficiente para generar 8 vatios de energía con cada pisada gracias al uso de materiales piezoeléctricos desarrolladas por Pavegen y en las que más del 60% de los materiales son reciclados.

Estas baldosas inteligentes disponen, entre algunas de sus mas de 100 capacidades, de sensores que son capaces de detectar lluvias, heladas o la presión y una antena para ofrecer acceso a Internet (wifi) de forma gratuita y comunicación por bluetooth que permite a los teléfonos móviles con el bluetooth activado recibir mensajes de información municipal o cultural.

baldosa inteligente pisada
Además, las baldosas inteligentes están instaladas como pavimento acanalado para su uso por invidentes, y cuentan con la posibilidad de ofrecer a estos información adicional a través de bastones con sistemas de recepción electrónica.

Según Kemball-Cook, fundador de Pavegen, su objetivo es producir electricidad allá donde se necesita y que en unos años seremos capaces de iluminar las calles a nuestro paso, o lograr que un estadio de fútbol sea autosuficiente, o comprobar la salida de nuestro tren en un tablero electrónico alimentado por nuestras propias pisadas».

baldosas inteligentes pisadas
Como ejemplos del éxito de este sistema, recientemente en el maratón de París, unas 176 baldosas de Pavegen consiguieron llegar a los siete kilovatios/hora y en los accesos al Parque Olímpico de Londres se capturaron el pasado verano más de 12 millones de pisadas que produjeron 72 millones de julios (suficientes para cargar 10.000 teléfonos móviles durante una hora).

En varias escuelas británicas y en las primeras oficinas se ha probado ya el potencial de la tecnología limpia en zonas de tránsito.

Según Kemball-Cook el auténtico reto ahora es reducir el precio de la baldosa para posibilitar su implantación a gran escala y poder llevarla a las ciudades de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas