El vehículo eléctrico y sus ventajas como sistema de electromovilidad urbana

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

vehículo-electrico-ventajas
16/01/2020

El concepto de la electromovilidad urbana en el que se incluye el vehículo eléctrico, pero también patinetes y bicicletas eléctricas, forma parte de la necesaria transición hacia la sostenibilidad de nuestras ciudades. Las ventajas del vehículo eléctrico cada vez son más conocidas y es por ello que en los últimos tiempos, el vehículo eléctrico se ha convertido en el elemento de impulso para la transformación de las ciudades y está, cada vez más presente, en las políticas municipales de diversas ciudades españolas.

Ciudades como Valencia, Sevilla, Zaragoza, Madrid y Barcelona cuentan en la actualidad con cientos de vehículos eléctricos en circulación lo que ha llevado a los mandatarios municipales a poner en marcha diversas iniciativas encaminadas a impulsar esta tendencia a la electromovilidad.

Lo cierto es que, hoy en día, el vehículo eléctrico aporta una serie de ventajas tanto económicas como ambientales que deben ser conocidas y tenidas en cuenta si queremos reducir los índices de contaminación de nuestras ciudades.

Ventajas del vehículo eléctrico

El vehículo eléctrico proporciona una serie de ventajas sobre otros sistemas de movilidad urbana que deben ser tenidos en cuenta a la hora de valorar la compra de un vehículo. Así, las principales ventajas son:

  • Un vehículo eléctrico emite 0 gases contaminantes y de efecto invernadero a la atmósfera; son coches de emisión cero ya que no necesitan ningún tipo de combustible para funcionar, basta con cargar las baterías bien instalando un cargador en tu garaje, en puntos de recarga públicos o en electrolineras.
  • Comprar un vehículo eléctrico supone pagar menos impuestos; al tratarse de vehículos de emisión cero están exentos del pago del impuesto de matriculación y se consiguen importantes bonificaciones en el impuesto de circulación, se disfruta de aparcamiento gratuito en zonas de pago y se dispone de acceso a zonas restringidas de prioridad residencial y del centro de las ciudades.
  • El vehículo eléctrico es mucho menos ruidoso que los vehículos que funcionan con gasolina con lo que se contribuye a mitigar la contaminación acústica de las ciudades.
  • Es mucho más económico en cuanto a consumo; Si calculamos que el consumo de un vehículo eléctrico para recorrer 100 km de distancia, puede costar unos 13 kWh y si tenemos en cuenta que, el kWh en hora valle cuesta 0,10 euros (con impuestos) se puede concluir que 100 kms en un coche eléctrico nos cuestan 1,30 euros. Teniendo en cuenta el actual precio de la gasolina de 1,30 euros/litro y un consumo de 5 litros a los 100 km, el coste de un vehículo de combustión sería de 6,5 euros lo que supone un gasto cinco veces superior.
  • Menor mantenimiento; por regla general, un vehículo eléctrico es más barato de mantener, ya que cuenta con una mecánica muy sencilla y apenas sufren averías si lo comparamos con los vehículos de motor de combustión.
  • Pólizas de seguro más baratas; teniendo en cuenta que son coches que sufren menos averías y que ofrecen una elevada fiabilidad, las compañías aseguradoras ofrecen precios más económicos para este tipo de vehículos.

Como principal desventaja del vehículo eléctrico se debe tener en cuenta que su punto débil es la autonomía. Si bien en la actualidad las baterías eléctricas de estos coches son capaces de alcanzar una autonomía de 400 kilómetros, muchos usuarios ven arriesgado utilizar este tipo de vehículos para salir de vacaciones ante el posible riesgo de no disponer de puntos de recarga.

España en los últimos puestos en electromovilidad

A pesar de todas estas ventajas y de los incentivos que muchas ciudades están poniendo en marcha para intentar potenciar el uso de vehículos eléctricos, lo cierto es que España avanza muy lentamente en cuanto a la penetración en el mercado de este tipo de vehículos y la tasa de vehículos eléctricos o híbridos crece, pero mucho más despacio de lo que sería deseable en nuestro país si queremos cumplir con los objetivos de reducción de emisiones contaminantes.

Desde ANFAC, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones se insiste en que el sistema actual para el crecimiento e implementación del vehículo eléctrico es insuficiente y que los diferentes planes de ayuda han sido escasos, mal distribuidos y ejecutados.

El apoyo decidido a la electromovilidad requiere de un enfoque integral, con una participación activa y equilibrada de todas las partes en torno a la disponibilidad de una oferta comercial potente, de planes de incentivos e instrumentos fiscales y del despliegue eficiente de la infraestructura de recarga que permita la implementación del vehículo eléctrico y de su integración en el ecosistema.

A nivel europeo, el último estudio presentado por ANFAC a finales de 2019 revelaba un avance de España en el índice de electromovilidad de un 0,8 mientras que la UE-15 experimentó un avance de 2,3 puntos. De hecho, países como Portugal, Francia y Alemania lideran el crecimiento del vehículo eléctrico gracias a sus políticas activas, potentes y bien dotadas para el desarrollo del vehículo y sus infraestructuras. España, sin embargo, se sitúa a la cola de Europa al tiempo que su diferencia con los países de su entorno sigue creciendo.

Lo que está claro, según los expertos, es que el futuro de la movilidad es eléctrico. Y aunque cuando observamos nuestras ciudades aún no apreciamos una integración de sistemas de electromovilidad o movilidad inteligente lo cierto es que, se trata de una transición necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas