1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

sistema de control para alta eficiencia

Sistema de control para una alta eficiencia al servicio del confort

04/03/2024

Debería ser un hecho disfrutar de una buena calidad del aire en los entornos en los que vivimos pero, muy a menudo, atrapados en las numerosas actividades en las que estamos involucrados y en el frenesí del día a día, descuidamos la importancia de garantizar que el aire de las estancias en las que trabajamos o realizamos otras actividades esté suficientemente “limpio”.

Nuestro sentido del olfato, por ejemplo, se acostumbra de tal forma que solo cuando salimos y volvemos a entrar en el entorno en el que nos encontrábamos nos damos cuenta instintivamente de lo “viciado” que está el aire que respiramos, por su olor y pesadez. El término “viciado” sugiere inmediatamente la posible insalubridad del aire y sus efectos negativos sobre la salud humana.

En primer lugar, dentro de una habitación donde hay personas, pero también plantas o animales, el oxígeno presente disminuye gradualmente durante el día y esto al mismo tiempo solo puede conducir a un aumento del dióxido de carbono, CO2. Ahora se sabe por múltiples estudios que la alta concentración de CO2 provoca una disminución de la atención y, por tanto, del rendimiento en las personas. Además, pueden surgir irritaciones de ojos, nariz y garganta, migrañas o alergias, con posibles problemas respiratorios en los casos más graves.

El CO2 no es el único factor a tener en cuenta, ya que probablemente habrá otros contaminantes presentes en la mezcla de sustancias (polvo y microorganismos como COV o MP), además de tener niveles inadecuados de humedad relativa (HR). Es fundamental mantener el rango de HR entre 40%-60% para que las personas estén cómodas con la hidratación correcta de las mucosas nasales y limitar al máximo la propagación de bacterias y virus haciendo que se descompongan. El tema de la calidad del aire interior, CAI, y el interés por la relación con nuestra salud psicofísica se ha relanzado con fuerza durante la pasada pandemia de COVID 19.

Considerando que un adulto con buena salud inhala y expulsa al menos entre 10.000 y 12.000 litros de aire cada día y pasa aproximadamente el 90% de su vida en ambientes cerrados (hogar, trabajo o escuela, comercial), es crucial comprender cómo el aire más sano es un factor esencial para realizar cualquier actividad de la mejor manera posible.

Por lo tanto, hemos entendido que la renovación de aire es fundamental para las personas. Pero, ¿cómo se implementa? En el sector residencial, por ejemplo, la respuesta más inmediata que nos puede venir a la cabeza es “abrir la ventana”. ¿Y podemos estar seguros de que al abrir la ventana el aire que entra es mejor que el que hay en la habitación? Entre el smog, el polvo fino y el polen, podría estar más hasta cinco veces más contaminado que el ambiente interior.

Además, al abrir la ventana, ¿estamos haciendo una acción eficiente?

La mayor atención a la calidad del aire se pone entonces en otoño/invierno, cuando el clima es más duro y por un lado intentamos abrir las ventanas lo menos posible para evitar que se escape el calor, y por otro lado es una acción necesaria para renovar el aire del ambiente.

Además del aspecto ligado al bienestar y la salud de la persona, no debemos olvidar que también hay un aspecto igualmente importante que es el económico. Al abrir las ventanas se lleva a cabo una acción muy ineficiente con un despilfarro considerable, que tiene una repercusión importante tanto a nivel particular como empresarial. Todos los edificios (casas, pisos, comercios, centros comerciales, hospitales, etc.), representan una gran parte de la energía consumida en la UE. Para la climatización hablamos del 40% del consumo energético total, lo que corresponde al 36% de la energía directa con las consiguientes emisiones indirectas de gases de efecto invernadero.

Así, resulta aún más fundamental minimizar la pérdida de calor innecesaria y al mismo tiempo garantizar un sistema que asegure una correcta renovación del aire. 

No es casualidad que los nuevos edificios de alta eficiencia y casas pasivas integren un sistema de ventilación mecánica con recuperación de calor. El calor contenido en el aire expulsado se utiliza así en altos porcentajes para calentar el aire fresco renovado (y quizás controlar su humedad) que entra en el sistema, reduciendo el consumo energético para calefacción y aportando un importante ahorro en la factura con una reducción de emisiones de CO2.  Dependiendo de las personas presentes en el entorno que determinan los niveles de contaminación interna, la acción de abrir las ventanas para garantizar el mismo intercambio de aire que la unidad de ventilación aumentaría significativamente el consumo para climatizar las habitaciones. Por lo general, estas unidades también pueden funcionar de manera inversa y mantener un confort adecuado incluso en verano recuperando el aire «más frío» que sale del ambiente interno.

Hemos dicho que al aspecto económico se suma el del bienestar y que la evolución del mercado de la construcción ha propiciado la construcción de nuevas viviendas (y la restauración de un gran número de las existentes) con envolventes y accesorios más aislantes y de alto rendimiento. Esto ha reducido, por un lado, las ineficiencias al contener las pérdidas de calor, y, por un lado, ha agravado el problema de la formación de posibles mohos, la proliferación de malos olores y bacterias si no se garantiza un correcto intercambio de aire, inicialmente garantizado con una ventilación natural gracias a un aislamiento deficiente (por ejemplo, espacios alrededor de los accesorios).

Conclusión

En conclusión, hemos visto que, cuando decidimos renovar el aire, la solución no debe ser alejarnos después de abrir la ventana para no quedarnos fríos y no dejarlo en manos de operaciones manuales de muy baja eficiencia energética realizadas por los ocupantes de las habitaciones. Para un intercambio de aire inteligente, se deben promover otros métodos, como un sistema de recuperación de calor que funciona moviendo el calor de un flujo de aire que sale de la habitación al flujo de aire que se envía hacia ella, reduciendo así la cantidad de energía necesaria para los procesos de refrigeración o calefacción. Hablamos, por tanto, de soluciones altamente eficientes, adecuadas para aportar resultados inmediatos a los ocupantes de las habitaciones para disfrutar de un bienestar constante y con un impacto global positivo al reducir las emisiones de contaminantes a la atmósfera.

Por cortesía de Matteo GALENDA, Application Specialist HVAC Residential, en CAREL Industries.

cluster iaq logo
cluster iaq 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *