Radiadores de diseño: cómo elegir el más adecuado

(4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

radiadores de diseño
08/07/2020

El radiador ha pasado de ser un elemento básico de calefacción a aportar diseño y estilo a la hora de decorar una vivienda. Las múltiples formas y materiales que adoptan los radiadores de diseño permiten una fácil integración en cualquier estancia, además de un toque de sofisticación.

Sin perder de vista que su objetivo como fuente de calor es lograr un ambiente agradable, los radiadores de diseño permiten que el usuario pueda utilizarlos para aportar un carácter excepcional a cualquier estancia. Atrás quedan los antiguos radiadores, que tenían que disimularse para que no entorpecieran un proyecto de diseño. Hoy, los propietarios los lucen con orgullo, utilizándolos como un elemento decorativo más. Es lo que ya se ha comenzado a conocer como la sofisticación de la climatización.

Cómo elegir los radiadores de diseño

A la hora de elegir los radiadores de diseño para una vivienda, tanto en rehabilitación como en obra nueva, hay diversos aspectos a tener en cuenta para acertar con el modelo más adecuado, tanto en eficiencia energética como a la hora de conseguir una decoración atractiva y original. Estos son algunos de ellos:

Material de los radiadores de diseño

El concepto de diseño de los radiadores más modernos está íntimamente ligado a los materiales. Dependiendo de si optamos por un radiador de agua o eléctrico, podremos optar por un material u otro.

Los más comunes para los radiadores de agua son el hierro, el acero o el aluminio, mientras que en el caso de los radiadores eléctricos tendremos más opciones para elegir. Puedes optar por cerámicos, de aluminio, latón, cobre o acero, o introducir algunos otros materiales novedosos, como el mármol, el vidrio, o la piedra natural o artificial, como la piedra caliza o la pizarra.

En realidad, cualquier material que sea capaz de mantener el calor acumulado puede ser utilizado en este tipo de radiadores, al que se les puede dar modernos acabados en función de la decoración de la estancia, como un acabado al óxido, que resultaría perfecto para un ambiente de tipo industrial. Tanto si la estancia es moderna, como si es clásica o minimalista, el material del radiador puede aportar al diseño un toque muy especial.

En este sentido, debemos tener en cuenta que el material que elijamos nos puede dar juego a la hora de establecer contrastes, como un radiador muy moderno en un ambiente clásico, o viceversa, o bien un radiador con una superficie rugosa en una pared lisa. Y en cualquier caso, antes de decantarse por un radiador u otro hay que tener en cuenta aspectos como la durabilidad, el precio, la resistencia, la inercia térmica o el peso, especialmente si va colgado en un tabique interior.

Color de los radiadores modernos

Podemos encontrar en el mercado un amplio catálogo de radiadores de diseño con multitud de colores, e incluso se pueden conseguir radiadores modernos personalizados, en función de nuestros intereses a la hora de decorar una estancia. Hay que tener en cuenta, además, que muchas personas decoran sus estancias con color para que influyan a la hora de conseguir un determinado estado emocional. El radiador puede ayudarte a conseguir esas emociones que estás buscando.

Atrás quedaron los radiadores blancos, grises o de color marfil. Ahora se puede jugar con la combinación de tonalidades, teniendo en cuenta que cuenta que los colores más potentes ganan mayor protagonismo. Incluso hay fabricantes que ofrecen a los propietarios la posibilidad de personalizar los radiadores, hacerlos con relieves, como si fueran un espejo o con forma de cuadro, con perfiles en diferente color y grosor.

Por otro lado, a la hora de elegir la tonalidad hay que tener en cuenta que si el color del radiador contrasta con el de la pared nos dará la sensación de menor profundidad. Los radiadores mimetizados con la tonalidad de la pared, en cambio, son perfectos para habitaciones más pequeñas.

Mil y una formas distintas

Los radiadores tradicionales estaban divididos en módulos, dispuestos normalmente en vertical. Pero ahora se pueden encontrar radiadores de diseño de mil formas distintas, tanto horizontales, como verticales, estrechos, ovalados, asimétricos o con formas personificadas.

Los radiadores eléctricos suelen ser más delgados, con formas extraplanas y líneas rectas, minimalistas y depuradas. Lo mejor para acertar es, antes de comprar, conocer dónde se ubicará el radiador. Este aspecto es de suma importancia, ya que la situación del radiador será clave para una mayor eficiencia. Por ejemplo, colocar un radiador debajo de las ventanas o en las zonas más frías nos permitirá una mejor difusión de aire caliente por la estancia.

En las estancias con techos muy altos se recomienda utilizar radiadores de diseño horizontales por una cuestión de equilibrio espacial. En este sentido, hay quien usa los radiadores verticales para separar estancias o para aprovechar un espacio de pared muy limitado, donde un radiador estándar no es una opción.

En cualquier caso, debemos tener en cuenta que si nos decantamos por un modelo de radiador demasiado extravagante debemos optar por muebles más sencillos y que no llamen tanto la atención, con el fin de lograr un diseño equilibrado.

Número de radiadores y tamaño que necesito

La temperatura de confort en el interior de una vivienda oscila entre os 19 y los 21 grados por el día, y los 15 y 17 grados por la noche. Teniendo esto en cuenta, y suponiendo que cada estancia de la vivienda necesita de un radiador propio, será importante calcular el tamaño del radiador y su potencia en función de la amplitud de la estancia.

Otros aspectos a tener en cuenta son las características de la estancia en cuanto al grosor de las paredes, si son habitaciones interiores o exteriores, o la eficiencia de las ventanas que dispone la estancia.

Por último, debemos consultar la etiqueta energética. Cuanto más alta sean mejor eficiencia y mayor ahorro conseguiremos. Así, si queremos conservar un precioso radiador de época por su carácter vintage debemos pensar que sus niveles de eficiencia energética probablemente no serán los más adecuados. Ante cualquier duda, mejor consultar a un profesional, quien puede aconsejar el modelo más ajustado a cada necesidad.

El caso especifico de los radiadores toalleros

El baño es uno de los espacios en los que los radiadores de diseño toman un mayor protagonismo a través de los radiadores toalleros, que son los primeros que se atrevieron a innovar en el interior de las viviendas.

Estos radiadores requieren de un cuidado muy especial a la hora de pensar en su ubicación. Por cuestiones de seguridad, los radiadores de diseño eléctricos deben situarse a un metro de la ducha, bañera o lavabo. Teniendo en cuenta esta medida de seguridad, encontraremos mil y un radiadores de baño, en función del espacio del que dispongamos y nuestros gustos.

Mantenimiento y limpieza de los radiadores de diseño

Los radiadores de diseño no necesitan una limpieza muy exhaustiva o especial. En el caso de los modelos eléctricos, bastará con una limpieza frecuente con aspiradora o con un paño seco, cuando el radiador esté frío. Y en cuanto a los modelos que funcionan con agua, además de la limpieza, necesitarán que eliminemos el aire acumulado en el circuito.

Lo mejor es purgar los radiadores al comienzo y al final de la temporada de inverno, para que se encuentren en perfectas condiciones y funcionen a pleno rendimiento durante los meses más fríos, aportándonos un clima perfecto en el interior de la vivienda.

Los radiadores de diseño se han convertido en un elemento más en la decoración de la vivienda. Los podemos utilizar para dar a las estancias un toque muy especial o separar ambientes, pero siempre debemos tener en cuenta que, además de bonitos, deben ser prácticos y contribuir a disfrutar de un sistema de calefacción eficiente para lograr el mejor confort ambiental. ¡Con tantos modelos en el mercado no es difícil encontrar la combinación perfecta!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *