Grifos termostáticos: ¿cuánta agua puedes ahorrar?

(3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

grifos termostaticos como funcionan
21/04/2022

¿Te has preguntado alguna vez cuánta agua puedes ahorrar colocando un grifo termostático en tu cuarto de baño?

Los estudios realizados indican que con la instalación de grifos termostáticos se puede ahorrar entre un 15 y un 20% de agua y entre un 5 y un 20% de energía.

¿Cómo funcionan los grifos termostáticos?

El grifo termostático, permite modernizar en gran medida tu baño, ya que cada vez es más frecuente verlos en las casas hoy en día. Este tipo de grifos, harán olvidarse de estar graduando la temperatura de forma manual y así conseguir una temperatura constante siempre, lo que contribuye a una gran comodidad.

La cantidad de agua fría y caliente se gradúa de forma automática en su interior, mediante una válvula que contiene parafina. La parafina tiene la propiedad de dilatarse con el calor, por lo que al entrar el agua caliente, la parafina se dilata, esto hará que se deje pasar más agua fría y viceversa. Es un funcionamiento muy simple, y que permite ajustar a la temperatura ideal.

Cuando tienen lugar imprevistos y se produce un corte en el circuito del agua fría, el grifo termostático es capaz de detener también el paso del agua caliente. De este modo, evitamos una posible quemadura por el cambio repentino de la temperatura.

Es habitual, cuando utilizamos un grifo monomando, que desaprovechemos el agua en el periodo de tiempo que transcurre cuando encendemos a ducha o simplemente, al cambiar de agua fría a caliente o viceversa. Con los grifos termostáticos se consigue reducir ese tiempo lo que, se reduce también considerablemente el consumo de agua. Así, si una ducha normal de unos 5 minutos de duración, y con un caudal medio de 15 litros por minuto nos lleva a gastar unos 75 litros con un grifo convencional, con un grifo termostático este gasto se reducirá sustancialmente.

Ventajas de los grifos termostáticos

Cuando compres un grifo termostático, debes tener en cuenta que podrás tener muchas ventajas interesantes como son las siguientes:

  • Comodidad: con estos grifos la temperatura del agua se ajustará automáticamente y no será necesario graduar a mano la temperatura deseada. En unos pocos segundos podrás tener la temperatura deseada.
  • Confort: puedes dejar la temperatura del agua graduada, y así evitarás graduar la temperatura del agua todos los días.
  • Ahorro: estos grifos permiten consumir menos energía para calentar el agua. Además, muchos de estos grifos van equipados con un sistema de ahorro de agua, para evitar de esta forma cualquier inconveniente.
  • Precisión: con este tipo de grifos tanto la temperatura del agua como el caudal serán siempre precisos, por lo que no habrá variaciones.
  • Seguridad: tienen un sistema anti quemaduras, lo que permite que el agua no pase de ciertos grados y se evitará cualquier tipo de accidente con el agua demasiado caliente.
  • Menor desgaste: Los materiales que se utilizan para la composición de los grifos termostáticos disponen de gran duración, sin permitir la entrada de la cal. La composición de cerámica de algunos de estos tipos de grifos ralentiza su deterioro, resistiendo más al desgaste. De esta manera, los grifos termostáticos poseen un mayor periodo de duración.

Elegir un grifo termostático

A la hora de elegir un grifo termostático nos debemos fijar en una serie de aspectos:

  • El caudal del grifo; existen una serie de exigencias normativas que dictan que el caudal en el baño debe estar por encima de los 20 litros por minuto cuando tenemos el grifo en su apertura máxima. En cuanto a las temperaturas los limites están establecidos en 34º, 38º y 42º y la presión para el agua de tres bares. En cuanto a la ducha, el caudal debe ser igual o superior a los 12 litros por minuto.
  • Usos del grifo: antes de comprar un grifo es importante saber que uso le daremos al mismo. Ya que puede ser un grifo para ducha, bañera o ambos, así como grifos montando para los lavabos y fregaderos.
  • Botón de seguridad; los grifos termostáticos disponen de un botón de seguridad en la manilla que sirve para fijar el tope y asegurar que la temperatura del agua no se pueda elevar en exceso. Su disposición es importante ya que es una medida de seguridad fundamental especialmente de cara a ancianos o niños  que podrían sufrir quemaduras al sufrir algún accidente en la ducha o simplemente al abrir en exceso el grifo.
  • Distintivo CE; uno de los aspectos fundamentales a la hora de elegir un grifo termostático será el asegurarnos ciertos parámetros de calidad. Para asegurarnos de que lo son, basta con comprobar si cumplen con la normativa europea para lo que se identifican con el distintivo CE. Esta marca nos indica que cumplen con el estándar mínimo que exige la normativa UNE-EN 1982:2009.

En definitiva, los grifos termostáticos son una de las opciones más acertadas para el diseño de nuestros cuartos de baño ya que además de permitirnos disfrutar de un nivel de confort mucho más elevado, nos permitirán ahorrar agua y contribuir de esta forma a la preservación del medio ambiente.

grifos grifos termostáticos 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.