Grifos termostáticos: ¿cuánta agua puedes ahorrar?

(1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

grifo-termostático
30/01/2015

¿Te has preguntado alguna vez cuánta agua puedes ahorrar colocando un grifo termostático en tu cuarto de baño?

Los estudios realizados indican que con la instalación de grifos termostáticos se puede ahorrar entre un 15 y un 20% de agua y entre un 5 y un 20% de energía.

¿Cómo funcionan los grifos termostáticos?

Los grifos termostáticos contiene una válvula en su interior que es la que permite regular el paso del agua. Esta válvula está compuesta por tres vías, de las cuales, una es para el agua caliente, otra para el agua fría y la tercera para la mezcla. Es decir, por esta vía saldrá a la temperatura que previamente hayamos seleccionado.

Cuando tienen lugar imprevistos y se produce un corte en el circuito del agua fría, el grifo termostático es capaz de detener también el paso del agua caliente. De este modo, evitamos una posible quemadura por el cambio repentino de la temperatura.

Es habitual, cuando utilizamos un grifo monomando, que desaprovechemos el agua en el periodo de tiempo que transcurre cuando encendemos a ducha o simplemente, al cambiar de agua fría a caliente o viceversa. Con los grifos termostáticos se consigue reducir ese tiempo lo que, se reduce también considerablemente el consumo de agua. Así, si una ducha normal de unos 5 minutos de duración, y con un caudal medio de 15 litros por minuto nos lleva a gastar unos 75 litros con un grifo convencional, con un grifo termostático este gasto se reducirá sustancialmente.

Elegir un grifo termostático

A la hora de elegir un grifo termostático nos debemos fijar en una serie de aspectos:

  • El caudal del grifo; existen una serie de exigencias normativas que dictan que el caudal en el baño debe estar por encima de los 20 litros por minuto cuando tenemos el grifo en su apertura máxima. En cuanto a las temperaturas los limites están establecidos en 34º, 38º y 42º y la presión para el agua de tres bares. En cuanto a la ducha, el caudal debe ser igual o superior a los 12 litros por minuto-
  • Botón de seguridad; los grifos termostáticos disponen de un botón de seguridad en la manilla que sirve para fijar el tope y asegurar que la temperatura del agua no se pueda elevar en exceso. Su disposición es importante ya que es una medida de seguridad fundamental especialmente de cara a ancianos o niños  que podrían sufrir quemaduras al sufrir algún accidente en la ducha o simplemente al abrir en exceso el grifo.
  • Distintivo CE; uno de los aspectos fundamentales a la hora de elegir un grifo termostático será el asegurarnos ciertos parámetros de calidad. Para asegurarnos de que lo son, basta con comprobar si cumplen con la normativa europea para lo que se identifican con el distintivo CE. Esta marca nos indica que cumplen con el estándar mínimo que exige la normativa UNE-EN 1982:2009.

En definitiva, los grifos termostáticos son una de las opciones más acertadas para el diseño de nuestros cuartos de baño ya que además de permitirnos disfrutar de un nivel de confort mucho más elevado, nos permitirán ahorrar agua y contribuir de esta forma a la preservación del medio ambiente.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas