Colocación cerámica: preparación del soporte y puntos conflictivos

(3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

colocacion ceramica
16/12/2020

Dentro de las operaciones de colocación cerámica y en concreto, de alicatado y solado, recibe el nombre de soporte aquel material o elemento constructivo que va a ser revestido con baldosas cerámicas. En este ámbito destacan los revocos de mortero de cemento, guarnecidos y prefabricados de yeso, la fábrica de ladrillo y el hormigón como soportes más habituales. Soportes especiales serían los revestimientos cerámicos ya existentes, la madera, metálicos, etc.

Para realizar una correcta planificación de un trabajo de colocación de cerámica es preciso conocer la naturaleza, estado y comportamiento de los soportes que han de ser revestidos. Por ello es sumamente importante poner atención a las siguientes características, según recuerda la Asociación de Fabricantes de Morteros y SATE, ANFAPA.

Características de los soportes para colocación cerámica

Son objeto de análisis las siguientes:

  • Planeidad: la geometría superficial del soporte influye decisivamente en el método de colocación a emplear.
  • Porosidad: cuando el soporte es poroso, una parte del agua de amasado del adhesivo cementoso penetra a través de la red capilar arrastrando partículas de cemento. El fraguado y endurecimiento posterior de estas partículas dentro de los capilares origina los puntos de anclaje del adhesivo en el soporte; es lo que se conoce con el nombre de adherencia mecánica.
  • Dureza: el soporte debe poseer una resistencia mecánica suficiente que le permita soportar las tensiones o solicitaciones que se deriven de la colocación de cerámica en su superficie.
  • Adherencia: cuando el soporte es un antiguo recubrimiento cerámico, las baldosas que lo constituyen deben estar bien adheridas. La comprobación se suele realizar evaluando si suena a hueco cuando se golpea ligeramente la superficie de las mismas con una maza de goma.
  • Limpieza: pese a que a menudo se ignora, es uno de los factores clave para la realización de un buen encolado. En la mayoría de las colocaciones de cerámica la fijación se realiza por adherencia mecánica entre las superficies.
  • Humedad: antes de efectuar la colocación del revestimiento cerámico se debe determinar el grado de humedad del soporte.

Evaluación de los puntos conflictivos

Planeidad y regularidad superficial

Una buena planimetría permitirá una colocación de las baldosas por el método de capa fina. Una superficie con defectos de planeidad requerirá aplicar una capa de regularización con mortero de cemento a fin de restaurar dicho defecto, o emplear el método de colocación de capa gruesa con el adhesivo adecuado para la situación planteada.

Porosidad

La capacidad de absorción de agua del soporte es deseable hasta cierto punto, ya que si es excesiva puede dificultar la hidratación completa del cemento del adhesivo, ocasionando una disminución de sus prestaciones mecánicas. Para evaluar esta característica, normalmente se realiza una prueba práctica que consiste en mojar previamente dicho soporte con agua. Si el agua se absorbe en menos de un minuto, el soporte se considerará como muy absorbente. En el caso de soportes muy absorbentes es conveniente aplicar una imprimación previo a la colocación de las baldosas. Para soportes con absorción o porosidad nula debe aplicarse previamente una imprimación de adherencia.

Dureza

La superficie desmoronada, descompuesta o disgregada de un soporte es una situación no deseable para la colocación de un recubrimiento cerámico, puesto que influye negativamente en la adhesión entre ambos. Por este motivo, previo a la colocación es importante efectuar una prueba práctica . Consiste en realizar un rayado aleatorio en diferentes puntos de la superficie del soporte para verificar su dureza. El soporte es duro si la rayadura que se ha efectúa es superficial. Las capas degradadas de soporte deben eliminarse siempre, hasta que se encuentre soporte firme inalterado. Cuando el soporte desprende polvillo superficial es conveniente aplicar una imprimación endurecedora que consolide dicha superficie.

Adherencia

Las baldosas desprendidas en antiguos recubrimientos cerámicos deben ser eliminadas y sustituidas por otras de tamaño igual o similar. O bien se rellena con mortero de cemento y arena el hueco en el que estaban alojadas.

Limpieza

Deben eliminarse restos de polvo, eflorescencias, lechadas superficiales, restos de pegamentos de moquetas, barnices, productos de encerado, líquidos desencofrantes, etc.

Humedad

Un elevado contenido de humedad del soporte puede influir negativamente en la adherencia del recubrimiento cerámico. No solo durante su colocación, sino también una vez puesto en servicio. El exceso de agua puede afectar a la propia cohesión del soporte, al plano de encolado, al endurecimiento del adhesivo y a la estabilidad de la pieza (expansión higrométrica). El valor máximo admisible no debe superar el 4%. Si se detectan valores superiores a éste, es necesario averiguar cuál es la causa que produce la humedad. Y realizar las actuaciones oportunas para eliminarla (verificar las barreras que evitan el remonte capilar, inspeccionar las fisuras del soporte, averiguar si se han producido roturas de canalizaciones, sopesar la eficacia de los mecanismos de aireación…).

Más información:

anfapa logo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *