Un repaso por los 50 años del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas

(2 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

reglamento seguridad instalaciones frigorificas 50 anos
07/12/2021

AEFYT organizó un webinar para celebrar los 50 años del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas (RSIF), donde se ha repasado su influencia en el sector del frío. La jornada online ha recorrido la historia del RSIF y su influencia en el desarrollo de las instalaciones frigoríficas. Y finalmente ha tratado la evolución de la formación profesional paralela al RSIF.

El evento, presentado por Gorka Zumeta, comenzó con unas palabras de Susana Rodríguez, presidenta de AEFYT, quien señaló que “el RSIF cumple su 50 aniversario y tenemos que celebrarlo. Ha sido la biblia de nuestra profesión y hoy nos permite hacer una reflexión de quiénes somos, de dónde venimos y hacia dónde nos dirigimos”.

Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas

Rodríguez dio paso a cuatro antiguos instaladores, que en su día desarrollaron su profesión paralelamente a la evolución del RSIF. En un video grabado para la ocasión, los profesionales apuntaban a que ha sido necesaria una adaptación del sector, de igual manera que la normativa ha tenido que adaptarse al marco europeo en cuanto a eficiencia y sostenibilidad.

“El RSIF ha proporcionado seguridad para clientes, instaladores y empresas, y se ha adaptado a los nuevos refrigerantes y los nuevos tiempos, afectando positivamente tanto a la profesión como al usuario. Nos ha permitido tener las instalaciones en mejor estado y nos ha aportado seguridad. Y con la aparición de los nuevos refrigerantes ha hecho que los técnicos tengan que estar en continua formación”, señalaron.

Un sector seguro y competitivo

A continuación, tomó la palabra José Manuel Prieto Barrio, subdirector general de Calidad y Seguridad Industrial del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, quien apuntó que “debemos estar todos orgullosos de este reglamento, que es un buen ejemplo de cómo moldear una actividad productiva y hacer que un sector crezca”.

Prieto manifestó que “somos frutos de nuestro pasado y debemos tomar el relevo de quienes nos precedieron, mejorando la regulación para que el sector sea seguro y competitivo. Seguimos trabajando para modificar lo necesario y especialmente con las Comunidades Autónomas, para que su aplicación sea lo más homogénea posible”.

Finalmente, Prieto destacó la labor de AEFYT, con quien, según señaló, “es fácil trabajar e intercambiar opiniones para conocer el mercado. Esta jornada es muy útil para saber de dónde venimos y conocer hacia dónde vamos”, concluyó.

Historia del RSIF

Por su parte, Ricard Giménez López hizo un repaso por la historia del RSIF. Giménez recordó que “son muchas las personas que han participado en la preparación, redacción y seguimiento de la reglamentación”.

Para hablar del RSIF hay que remontarse al 22 de febrero de 1957, cuando se aprobó el Plan de la Red Frigorífica Nacional y se dio libertad para la construcción y explotación de plantas frigoríficas. Después llegaría un reglamento provisional, en 1967, donde se destaca la necesidad de una normativa que mire por las instalaciones y su seguridad. Se especifica por primera vez la necesidad de adaptar las instalaciones existentes de acuerdo con los preceptos del nuevo RSIF. 

El reglamento en 1971

El Reglamento de Seguridad de Plantas e Instalaciones Frigoríficas se aprueba el 28 de octubre de 1971, con una amplia representación del sector de refrigeración en empresas nacionales. Después, algunos conceptos han ido desapareciendo con la evolución de la técnica.

Se estableció la exigencia de disponer de un Dictamen de Seguridad Favorable para poner en marcha la instalación y se pedía la acreditación de los instaladores mediante certificado de empresa, excepto en el caso de los técnicos titulados competentes.

Prescripciones ecológicas y de seguridad

Asimismo, ya se recogían algunas prescripciones ecológicas, como que los líquidos residuales contaminados no podían ser vertidos al alcantarillado sin haber sido tratados previamente. Al mismo tiempo, también aparecían algunas medidas de seguridad referidas, por ejemplo, a las válvulas de seguridad. Y se especificaba la necesidad de adaptar todas las instalaciones a los nuevos preceptos del RSIF.

El 24 de abril de 1973 se publica la orden por la que se dictan las instrucciones complementarias para el desarrollo del Reglamento de Seguridad para Plantas e Instalaciones Frigoríficas.

Mayor vigencia

En el año 1977 aparece el RSIF con mayor vigencia: un total de 33 años, lo que se tradujo en estabilidad en el sector y conocimiento por parte de los instaladores. EL RSIF se flexibiliza y se reduce de 93 a 38 artículos. En sus años de vigencia, sin embargo, ha sido sometido a numerosas modificaciones.

De 1994 a 2002, el RSIF se va actualizando como consecuencia de los nuevos refrigerantes y a principios de siglo era evidente que había aspectos que limitaban la aplicación de las nuevas tecnologías europeas. Se pide utilización, por ejemplo, para comenzar a utilizar el CO2 como fluido secundario, aunque no fue posible lograr la autorización para las envolventes ventiladas con fluidos inflamables.

Giménez señala que “durante 34 años, ha habido un mejor entendimiento por parte de instaladores, ingenieros e inspectores y se incorporaron las ECA’s, si bien los cambios en las normas europeas determinaban la necesidad de un nuevo reglamento. Se planteó por primera vez una guía técnica de carácter no vinculante”.

Año 2011 y 2019

El RD 138/2011 entró en vigor el 4 de agosto de 2011, definiendo por primera vez las obligaciones de los instaladores en refrigeración y RITE. En 2019 se hizo necesaria una actualización ante la posibilidad de utilización de fluidos refrigerantes con riesgo de inflamabilidad.

“A lo largo de este tiempo, si hay algo que ha quedado claro ha sido la necesidad de adoptar la reglamentación a los avances de la tecnología”, concluyó Giménez.

Posteriormente le llegó el turno de palabra a Mauricio Giuliani, que habló de la influencia del RSIF en la evolución del desarrollo de las instalaciones frigoríficas, destacando que la gran diferencia de los años 70 con los tiempos actuales es “la democratización del conocimiento”.

Qué genera los cambios

Antes de 1971, las industrias en España seguían la tecnología de importantes empresas que creaban escuela. Posteriormente, del primer reglamento de 1971, Giuliani ha señalado que se incluyeron normativas que eran guías para los instaladores. Asimismo, se prohibió el uso de fluidos secundarios tóxicos en la industria de la alimentación, aunque en 2011 se deroga.

En cuanto a los drivers sociales que influyen en la normativa, Giualini ha señalado los sociales, como la seguridad para personas, medioambiental y sostenibilidad energética; las instalaciones acordes a la legislación vigente, y la creciente sensibilidad a la escasez de recursos naturales.

Por u parte, los drivers de mercado son, entre otros, la seguridad para trabajadores y comunidades vecinales, el impacto de la refrigeración en la competitividad del producto, o la disponibilidad y alto coste del personal para instalaciones y mantenimiento con alto nivel de calificación, así como su resistencia a la movilidad.

Situación actual

En 2021, el RSIF ha tenido la virtud de saber recoger diversos aspectos de normativas nacionales e internacionales y todo ello ha dado lugar a nuestro actual RSIF, que recoge no solo norma de seguridad sino también especificaciones de buenas prácticas, así como mayor responsabilidad del instalador y del usuario en el mantenimiento y control de legionelosis y fugas, entre otras.

Como conclusiones del RSIF, Giuliani ha destacado la mayor seguridad en instalaciones para personas, medioambiente y producción, la posibilidad que abre y la hiper-regulación del sector en España.

En su opinión, “un reglamento excesivamente estricto no puede compensar la falta de control por la Administración. Existe el riesgo de que el RSIF se transforme aún más en un pliego de condiciones y es oportuno revisar algunos límites sobre hidrocarburos para ampliar su uso”, apuntó Giuliani.

Evolución de la Formación Profesional

Por último, Juan Carlos Rodríguez hizo un repaso sobre la evolución de la formación profesional en paralelo al RSIF, al que calificó como “el libro de texto de los técnicos”. Rodríguez hizo alusión en su ponencia a que “necesitamos técnicos bien formados, que conozcan la normativa, para garantizar mínimos riesgos en la instalación”.

Antes del RSIF había una formación práctica basada en maestría industrial, con una fase de aprendizaje (dos años), oficialía y maestría (tres años, respectivamente). “Hablamos de una formación técnica pero genérica, que se suplía con la especialización que el profesional recibía una vez comenzaba su labor profesional, especialmente con conocimiento que provenían de otros países con más tradición en la transmisión de conocimiento, como Francia. Ha tardado mucho tiempo en llegar las especializaciones y el sector se merece personal formado específicamente”, apuntó Rodríguez.

En 1970 comienza el desarrollo de la Formación Profesional, coincidiendo con la reestructuración de la formación y la eliminación de las maestrías y el inicio de la Ley General de Educación. Sería el inicio de la refrigeración/climatización como una especialidad reglada.

En esa época muchos técnicos accedían al sector a través de la FP y otros a través de cursos privados o desarrollados por el Ministerio de Trabajo.

Con la aparición de la LOGSE, en 1990, de nuevo se produce un cambio significativo. Aparecen los grados medios y superiores, y otros ciclos formativos menos conocidos como la FP básica y los cursos de especialización para completar los grados superiores.

Rodríguez ha señalado que el sector tiene representación actualmente en los ciclos formativos de grado medio, con la titulación de Técnico en Instalaciones Frigoríficas y de Climatización. Y también ha destacado la FP Dual, con formación tanto en la escuela como en la empresa. En cuanto a la universidad, encontramos el Grado en Ingeniería.

Futuro de la formación

Rodríguez ha destacado la falta de temario con aplicaciones prácticas del sector y la poca visibilidad de las salidas profesionales. Y en cuanto a las necesidades del sector, ha señalado una mayor especialización en grados superiores, la creación de ciclos específicos para la especialidad de Refrigeración/Climatización y su introducción en los cursos de especialización, así como una mayor formación en universidades a través de un grado específico o másteres.

Como último apunte, ha señalado que cerca del 100% de los técnicos poseen empleo y tienen un salario muy por encima del mínimo interprofesional. Asimismo, y aunque falte visibilidad, hay una necesidad de técnicos de todos los niveles. “La visibilidad del sector comienza con la visibilidad en la formación”, apuntó Rodríguez.

Conclusiones de AEFYT

Para terminar, la presidenta de AEFYT, tomó la palabra y repasó las ideas claves de las diferentes ponencias, entre ellas la importancia del Reglamento de Seguridad para Instalaciones Frigoríficas como herramienta, su capacidad de adaptación, la necesidad de formación de los técnicos, el papel de AEFYT en su lucha por el sector y el orgullo de las empresas instaladoras a la hora de realizar instalaciones más seguras.

La presidenta de AEFYT también destacó que en 1971 el RSIF ya hiciera alusión al cuidado medioambiental y el hecho de que haya ayudado a crecer en competitividad, conocimiento y generación de empleo y riqueza.

Más información:

Aefyt logo
aefyt normativa instalaciones frigoríficas 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *