Recomendaciones para la operación de instalaciones térmicas en edificios y prevenir la propagación del coronavirus en los lugares de trabajo

(5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

recomendaciones-rehva-operacion-instalaciones-termicas
13/04/2020

REHVA (Federation of European Heating, Ventilation and Air-conditioning Associations) ha publicado un documento con una serie de consejos y recomendaciones para la operación y el uso de instalaciones térmicas en edificios, en áreas con un brote de coronavirus (COVID-19), a fin de prevenir su propagación, dependiendo de factores relacionados con las instalaciones de climatización o instalaciones de fontanería.

Las sugerencias contenidas en dicho documento son provisionales (hasta completarse con nueva información adicional) y orientativas y están dirigidas principalmente a profesionales del sector HVAC y gerentes de instalaciones, pero puede ser útil para especialistas en salud ocupacional y pública.

El alcance del documento se limita a edificios comerciales y públicos (oficinas, zonas comerciales, colegios, etc.) donde solo se espera la ocupación ocasional de personas infectadas quedando excluidos hospitales y centros de salud (generalmente con una mayor concentración de personas infectadas).

Rutas de transmisión

Para cada epidemia son importantes las rutas de transmisión del agente infeccioso. En relación con el COVID-19, la suposición estándar es que las siguientes dos rutas de transmisión son dominantes: a través de gotas grandes (gotas / partículas emitidas al estornudar, toser o hablar) y a través del contacto de superficie (mano a mano, superficie a mano, etc.). Una tercera ruta de transmisión que está llamando más la atención de la comunidad científica es la ruta fecal-oral.

Por vía aérea el documento reconoce dos mecanismos de exposición:

  • Transmisión de contacto cercano a través de gotas grandes (> 10 micras), que se liberan y caen a superficies a no más de aproximadamente 1-2 m de la persona infectada. Las gotas se forman al toser y estornudar (el estornudo forma muchas más partículas habitualmente). La mayoría de estas gotas grandes caen sobre superficies y objetos cercanos, como escritorios y mesas de forma que las personas pueden contraerla infección al tocar esas superficies u objetos contaminados y luego tocarse ojos, nariz o la boca. Si las personas se encuentran a una distancia de 1 a 2 metros de una persona infectada, pueden atraparla directamente al inhalar las gotas estornudadas, tosidas o exhaladas por ellas.
  • Transmisión en el aire a través de partículas pequeñas (<5 micras), que pueden permanecer en el aire durante horas y pueden transportarse a largas distancias. Se forman pequeñas partículas a partir de gotas que se evaporan (las gotas de 10 micras se evaporan en 0,2 s) y se desecan. El tamaño de una partícula de coronavirus es de 80-160 nanometros2 y permanece activa por muchas horas o un par de días en superficies de la estancia (a menos que haya una limpieza específica). El SARS-CoV-2 permanece activo hasta 3 horas en el aire interior y 2-3 días en las superficies de la habitación en condiciones interiores comunes. Estas pequeñas partículas de virus permanecen en el aire y pueden viajar largas distancias transportadas por los flujos de aire en las estancias o en los conductos de aire de extracción de los sistemas de ventilación.

El documento también menciona un estudio reciente que analizó los eventos de superdifusión, que mostró que los ambientes cerrados con ventilación mínima contribuyeron en gran manera a un número característicamente alto de infecciones secundarias. El borrador del informe que discute la transmisión en el aire concluye que están surgiendo pruebas que indican que el SARS-CoV-2 también se transmite a través de partículas en el aire.

En conclusión, necesitamos todos los esfuerzos para gestionar esta pandemia desde todos los frentes. Por lo tanto, REHVA propone, especialmente en áreas de ‘puntos calientes’, usar el principio ALARA (As Low As Reasonably Achievable) y tomar un conjunto de medidas que ayuden a controlar también la ruta aérea en los edificios.

Recomendaciones REHVA para la operación de instalaciones térmicas en la edificación

Aumentar el aire de impulsión (ventilación) y extracción

En edificios con sistemas de ventilación mecánica, se recomiendan tiempos de operación prolongados. Cambie los tiempos de reloj de los temporizadores del sistema para iniciar la ventilación a velocidad nominal al menos 2 horas antes del tiempo de uso del edificio y cambie a una velocidad más baja 2 horas después del tiempo de uso del edificio.

En los sistemas de ventilación controlados por demanda, cambie el punto de ajuste de CO2 a un valor más bajo de 400 ppm, para asegurar la operación a la velocidad nominal. Mantenga la ventilación encendida las 24 horas, los 7 días de la semana, con tasas de ventilación reducidas (pero no apagadas) cuando las personas están ausentes.

En edificios que han sido desocupados debido a la pandemia (algunas oficinas o edificios educativos) no se recomienda apagar la ventilación, sino operar continuamente a velocidad reducida. Teniendo en cuenta una primavera con pequeñas necesidades de calefacción y refrigeración, las recomendaciones anteriores tienen penalizaciones energéticas limitadas, mientras ayudan a eliminar las partículas de virus del edificio y a eliminar las partículas de virus liberadas de las superficies.

El consejo general es suministrar tanto aire exterior como sea razonablemente posible. El aspecto clave es la cantidad de aire fresco suministrado por persona. Si debido a la utilización del teletrabajo, se reduce el número de empleados, no concentre a los empleados restantes en áreas más pequeñas, sino que mantenga o amplíe el distanciamiento social (distancia física mínima de 2-3 m entre las personas) para fomentar la ventilación.

Los sistemas de ventilación de escape de los inodoros siempre deben mantenerse las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y asegúrese de que se crea una presión baja, especialmente para evitar la transmisión fecal-oral.

Ventilar activamente abriendo ventanas

La recomendación general es mantenerse alejado de espacios abarrotados y mal ventilados. En edificios sin sistemas de ventilación mecánica, se recomienda el uso activo de ventanas operables (mucho más de lo normal, incluso cuando esto causa cierta incomodidad térmica). La ventilación de ventanas es la única forma de aumentar los tipos de cambio de aire.

Se pueden abrir ventanas durante 15 minutos más o menos al entrar en la estancia (especialmente cuando la estancia estaba ocupada por otros de antemano). Además, en edificios con ventilación mecánica, la ventilación de ventanas se puede utilizar para aumentar aún más la ventilación.

Las ventanas abiertas en inodoros con sistemas de extracción pasivo o mecánico pueden causar un flujo de aire contaminado desde el inodoro a otras habitaciones, lo que implica que la ventilación comienza a funcionar en dirección inversa.

Evitar abrir las ventanas del baño. Si no hay extracción adecuada de los inodoros y no se puede evitar la ventilación de las ventanas en los inodoros, es importante mantener las ventanas abiertas también en otros espacios para lograr flujos cruzados en todo el edificio.

La humidificación y el aire acondicionado no tienen efecto práctico

La humedad relativa (HR) y la temperatura son factores que pueden llegar a limitar la transmisión de algunos virus. En el caso de COVID-19, esto desafortunadamente no es una opción, ya que los coronavirus son bastante resistentes a los cambios ambientales y son susceptibles solo a una humedad relativa muy alta por encima del 80% y una temperatura por encima de 30 ˚C, que no son alcanzables y aceptable en edificios por otras razones (por ejemplo, bienestar térmico y crecimiento microbiano).

Por lo tanto, en edificios equipados con humidificación centralizada, no hay necesidad de cambiar los puntos de ajuste de los sistemas de humidificación (generalmente 25 o 30%). Teniendo en cuenta la primavera que está por comenzar, estos sistemas no deberían estar en funcionamiento de ninguna manera.

Los sistemas de calefacción y refrigeración pueden funcionar normalmente ya que no hay implicaciones directas en la propagación de COVID-19. Por lo general, no es necesario ningún ajuste de los puntos de ajuste para los sistemas de calefacción o refrigeración.

Uso seguro de las secciones de recuperación de calor

En este apartado la recomendación es de inspeccionar el equipo de recuperación de calor, incluida la medición de la diferencia de presión. Para estar seguro, el personal de mantenimiento debe seguir los procedimientos estándar de seguridad del trabajo polvoriento, incluido el uso de guantes y protección respiratoria.

La transmisión de partículas de virus a través de dispositivos de recuperación de calor no es un problema cuando un sistema HVAC está equipado con una unidad de doble bobina u otro dispositivo de recuperación de calor que garantiza una separación del aire del 100% entre el lado de extracción y el de impulsión.

Sin uso de recirculación

Las partículas de virus en los conductos de retorno también pueden volver a ingresar a un edificio cuando las unidades de tratamiento de aire centralizadas están equipadas con sectores de recirculación. Se recomienda evitar la recirculación central durante los episodios de SARS-CoV-2: cierre las compuertas de recirculación (a través del Sistema de gestión de edificios o manualmente).

En caso de que esto genere problemas con la capacidad de enfriamiento o calefacción, esto debe aceptarse porque es más importante prevenir la contaminación y proteger la salud pública que garantizar el bienestar térmico.

A veces, las unidades de tratamiento de aire y las secciones de recirculación están equipadas con filtros de aire de retorno. Esta no debería ser una razón para mantener abiertos las compuertas de recirculación ya que estos filtros normalmente no filtran partículas con virus de manera efectiva ya que tienen eficiencias estándar (Clase de filtro F4/ F5 o ISO grueso / ePM10) y no eficiencias HEPA.

Algunos sistemas (fan coil y unidades de inducción) funcionan con circulación local (a nivel de sala). Si es posible (sin necesidad de enfriamiento significativo), se recomienda apagar estas unidades para evitar la resuspensión de partículas de virus a nivel de la estancia (especialmente cuando las estancias son utilizadas normalmente por más de un ocupante). Las unidades de fan coil tienen filtros gruesos que prácticamente no filtran partículas pequeñas, pero aun así pueden recoger partículas.

La limpieza de conductos no tiene ningún efecto práctico

Ha habido declaraciones de reacción exagerada que recomiendan limpiar los conductos de ventilación para evitar la transmisión del SARS-CoV-2 a través de sistemas de ventilación.

La limpieza de los conductos no es efectiva contra la infección de estancia a estancia porque el sistema de ventilación no es una fuente de contaminación si se siguen las instrucciones anteriores sobre recuperación de calor y recirculación.

Los filtros de aire de la habitación pueden ser útiles en situaciones específicas

Los filtros de aire de la estancia eliminan eficazmente las partículas del aire, lo que proporciona un efecto similar en comparación con la ventilación.

Para ser efectivos, los filtros de aire deben tener al menos eficiencia de filtro HEPA.

Los dispositivos que usan principios de filtración electrostática (¡no es lo mismo que los ionizadores de ambiente!) a menudo también funciona bastante bien.

Instrucciones de uso de la tapa del inodoro

Si los asientos de los inodoros están equipados con tapas, se recomienda lavar los inodoros con tapas cerradas para minimizar la liberación de gotas y residuos de las cañerías. Es importante que los sellos de agua funcionen todo el tiempo.

Resumen de medidas para la operación de instalaciones térmicas en la edificación

  1. Asegure la ventilación de los espacios con aire exterior.
  2. Cambie la ventilación a velocidad nominal al menos 2 horas antes del tiempo de uso del edificio y cambie a velocidad más baja 2 horas después del tiempo de uso del edificio
  3. En las noches y fines de semana, no apague la ventilación, pero mantenga los sistemas funcionando a menor velocidad.
  4. Asegure una ventilación regular con ventanas (incluso en edificios con ventilación mecánica)
  5. Mantenga la ventilación del inodoro 24horas/7dias en funcionamiento
  6. Evite abrir ventanas en los inodoros para asegurar la dirección correcta de ventilación.
  7. Indique a los ocupantes del edificio que descarguen los inodoros con la tapa cerrada
  8. Cambie las unidades de tratamiento de aire con recirculación a aire 100% exterior
  9. Inspeccione el equipo de recuperación de calor para asegurarse de que las fugas estén bajo control.
  10. Apague las bobinas del ventilador o actívelas para que los ventiladores estén continuamente encendidos
  11. No cambie los puntos de ajuste de calefacción, refrigeración y posibles humectaciones.
  12. No planifique la limpieza de conductos para este período
  13. Reemplace el aire exterior central y extraiga los filtros de aire como de costumbre, de acuerdo con el programa de mantenimiento
  14. Los trabajos regulares de reemplazo y mantenimiento del filtro se realizarán con medidas de protección comunes, incluida la protección respiratoria

Este documento fue preparado por un grupo de voluntarios expertos de REHVA y difundido, por la Asociación ATECYR (Asociación Técnica Española de Climatización y Refrigeración) en cuya web se puede consultar el documento completo a través del siguiente enlace: Documento REHVA

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas