Problemas más comunes de tu caldera que te hacen perder eficiencia

Problemas más comunes de tu caldera que te hacen perder eficiencia

La eficiencia energética es clave  para el ahorro. En épocas de frío se exige un alto rendimiento a las calderas. Ser conscientes de los problemas más comunes y realizar un buen mantenimiento de las mismas es clave para obtener los mejores resultados en la optimización de recursos.

La economía familiar es un bien que hay que conservar durante todo el año. Pero es en las épocas de frío cuando más se ha de ser consciente de esta realidad. Hacer un uso razonable de los recursos energéticos es un factor fundamental para procurar el mayor ahorro posible.

Las calderas consumen diferentes tipos de combustible, en la actualidad existen las de gas, butano, carbón, madera, biomasa, etc. Perseguir la eficiencia de éstas es posible, para ello es necesario tener conocimientos básicos en cuanto a su funcionamiento y estar al corriente de los problemas más comunes. Algunos de éstos son:

  • Mala mezcla de combustión.
  • Mal estado de los elementos.
  • Suciedad.
  • Poco o ningún mantenimiento de los radiadores.

Mala mezcla de combustión

En la caldera de gas, como en toda combustión, es necesaria la mezcla de aire y combustible. Procurar el equilibrio perfecto en esta combinación es fundamental para obtener resultados eficientes en cuanto a valores energéticos. Un exceso o un déficit en la cantidad de masa de aire afecta negativamente a la calidad de la combustión. De ahí que sea tan importante ajustarse a los valores aconsejados por el fabricante.

Una caldera que hace una mala gestión de combustión proporciona pérdidas significativas en cuanto a eficiencia energética y economía familiar. Realizar una revisión de los valores obtenidos en este proceso de quema es un requisito para sacar un mejor rendimiento a la calefacción del hogar.

Mal estado de los elementos

Las calderas disponen de unos cuantos elementos considerados como fundamentales. Dos de ellos son la bomba de agua y los precalentadores.

En toda instalacion gas natural es imprescindible mantener en buen estado la bomba de agua. Este elemento se encarga de repartir el agua caliente por todo el circuito de calefacción. Procurar que funcione correctamente es un requisito necesario, pues de nada vale que la caldera caliente agua si ésta después no va a tener la capacidad de llegar a todos los radiadores distribuidos por la vivienda.

Revisar el estado de los precalentadores es otro factor importante dentro del programa de mantenimiento de una caldera. La función que estos elementos desempeñan es la de preparar el aire que va a ser utilizado en la combustión. Al procurar una temperatura óptima de combustión, el resultado energético derivado de la explosión es el más eficiente posible.

Suciedad

La limpieza es un aspecto importante que contribuye al buen rendimiento de una caldera. La acumulación de suciedad en la salida de humos, y en los elementos que tienen acción directa en la combustión, perjudican seriamente la eficiencia energética.

En el caso de la salida de humos, la obstrucción de este conducto resulta en un sobrecalentamiento del funcionamiento general de la caldera, lo cual puede ocasionar roturas en muchos elementos internos. En el mejor de los casos, la caldera reconocerá estos valores elevados y paralizará su funcionamiento por motivos de seguridad.

Los quemadores son los elementos encargados de producir la combustión cuando se efectúa la mezcla de combustible y aire. La presencia de suciedad en estos tiene como resultado una mala calidad de combustión, y por tanto el valor energético se reduce significativamente. En muchas ocasiones se recomienda la sustitución de estas piezas en vez de su limpieza.

Poco o ningún mantenimiento de los radiadores

Aunque es cierto que la caldera es la parte principal de una instalación de calefacción, no se debe descuidar el mantenimiento de los radiadores, pues éstos son los elementos responsables de la irradiación térmica.

En muchas ocasiones, se identifica el bajo rendimiento de los radiadores con un mal funcionamiento de la caldera. Pero esta conclusión es errónea, y la solución es relativamente sencilla. Realizar purgas periódicas de estos elementos es suficiente para garantizar el rendimiento óptimo de la calefacción y alcanzar valores energéticos eficientes.

Los problemas con las calderas pueden ser varios, pero un conocimiento básico sobre el funcionamiento de éstas y realizar labores sencillas de mantenimiento son medidas suficientes para procurar la eficiencia energética y el ahorro familiar.

Ferroli_banner_cierre_calefaccion_enero-junio_2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *