Prevención del desarrollo de la legionella evitando el óxido en los grandes acumuladores de ACS

Prevención del desarrollo de la legionella evitando el óxido en los grandes acumuladores de ACS

 

  1. Prevención de la legionella

Es sabido que unos de los factores que favorece el desarrollo y la proliferación de la legionella es la presencia de óxido y sedimentos, por lo que evitar la corrosión en las instalaciones de ACS y mantenerlas limpias es básico como medida preventiva.

Además, los métodos utilizados habitualmente, a base de choques térmicos e hipercloraciones, incrementan la corrosión de los metales de la instalación y por lo tanto favorecen la presencia de óxido con lo que se agrava el problema.

El problema es más importante en los sistemas centralizados de ACS, con grandes acumuladores y muchos metros de tuberías de agua caliente.

En la actualidad suelen instalarse tuberías de recirculación de materiales plásticos, por lo que existe la opinión bastante generalizada de que los acumuladores de ACS presentan un riesgo importante frente a la legionella, que conviene evitar cuando ello sea posible.

En este documento se aborda el tema de la corrosión de los grandes acumuladores de ACS, así como la posibilidad de mantenerlos libres de óxido, construyéndolos de acuerdo con la norma UNE 112076 “Prevención de la corrosión en circuitos de agua” e instalando y manteniendo adecuadamente un sistema de protección catódica que cumpla la norma UNE-EN 12499 “Protección catódica interna de estructuras metálicas”.

También se contempla protección catódica de los acumuladores existentes, en los que existe ya un proceso de corrosión importante, cuando el depósito conserva un mínimo de condiciones mecánicas.

 

  1. Causas de corrosión de los acumuladores

Existen múltiples factores que inciden en la velocidad con la que se producen los daños por corrosión de los acumuladores de agua caliente, reseñando a continuación los más destacables:

Características del agua:

  • Composición química.
  • Variaciones de calidad.
  • Arrastre de iones metálicos.

Características de la instalación:

  • Material de las tuberías de recirculación.
  • Tipo de intercambiador de calor.

Características del acumulador:

  • Material.
  • Construcción.
  • Revestimiento interior.
  • Accesibilidad.
  • Existencia de protección catódica.
  • Tipo de protección catódica instalada.

Régimen de funcionamiento:

  • Velocidad del agua.
  • Turbulencias.
  • Choques térmicos.
  • Productos de desinfección.
  • Descalcificación excesiva.
  • Sistemas de limpieza y desinfección utilizados.
  • Purga de gases.
  • Acumulación de lodos.

Según cuales sean las condiciones, los acumuladores pueden tener una vida útil importante y mantenerse limpios y libres de óxido, o verse sometidos a procesos de corrosión que, en algunos casos, pueden ser muy rápidos.

 

  1. Soluciones al problema de la corrosión

Para evitar que se produzca un ataque rápido de los acumuladores debido a la corrosión, existen dos grandes tendencias que analizaremos a continuación.

Por un lado la construcción del acumulador con materiales nobles como algún tipo de acero inoxidable y por otro la combinación de un revestimiento interior y un sistema de protección catódica en depósitos de acero al carbono.

Debe destacarse que la utilización únicamente de un revestimiento interior no suele ser suficiente, pues es imposible garantizar la total ausencia de defectos en el mismo, siendo en estos fallos del revestimiento en los que se produce el ataque por corrosión.

  1. Características de los acumuladores

Para instalaciones de cierta importancia, la tendencia más común es la de instalar intercambiadores exteriores de placas en vez de interacumuladores, con lo que los acumuladores están vacíos, sin serpentines interiores, lo que facilita su limpieza, mantenimiento y protección. La Guía Técnica sobre prevención de la legionella recomienda que se utilicen intercambiadores exteriores de placas en vez de interacumuladores.

Como indican el RD 865/03 y el CTE, a partir de 750 litros, todos los acumuladores deben estar dotados de una boca de hombre practicable (diámetro interior mínimo 400 mm), situada en uno de los laterales del depósito y cerca del suelo, completamente libre de tubos para poder abrirla con comodidad y poder así acceder fácilmente al interior del depósito para su limpieza y desinfección.

Como indica la norma UNE 112076, en la parte inferior de los acumuladores debe instalarse una válvula de purga y limpieza, de apertura rápida, suficientemente dimensionada. Asimismo debe instalarse una purga de gases adecuada.

esquema detallado de depósito

5. Aceros inoxidables

En primer lugar debe destacarse que algunos aceros inoxidables se comportan mal frente a la corrosión en ciertos tipos de agua caliente.

En el esquema que incluimos a continuación, puede apreciarse que al elevar la temperatura aumenta el riesgo de corrosión por picaduras de los aceros inoxidables en función del contenido de cloruros del agua, incluso para el AISI 316L.

Temperatura crítica de corrosión Inoxidables

Para conseguir un comportamiento correcto frente a la corrosión, debe seleccionarse una aleación adecuada y seguirse un procedimiento correcto en la fabricación del depósito.

Para depósitos grandes, con volúmenes superiores a 1000 litros, es difícil encontrar fabricantes que den garantías importantes para los acumuladores de acero inoxidable, siendo además su coste muy elevado.

Corrosión de un acumulador de acero inoxidable

Corrosión de un acumulador de acero inoxidable

En algunos proyectos a veces se especifican grandes acumuladores de acero inoxidable equipados además con sistemas de protección catódica.

Si el acumulador de acero inoxidable se especifica y se construye correctamente y la protección catódica se diseña, instala, controla y mantiene bien, la solución es técnicamente viable y permite garantías importantes frente a la corrosión. No obstante, el coste del depósito de inoxidable y de la protección catódica adecuada es importante y pensamos que existen otras soluciones mejores.

 

  1. Revestimientos y protección catódica de acumuladores nuevos

La combinación de un depósito construido en acero al carbono provisto de un buen revestimiento y un sistema correcto de protección catódica es la solución que permite mayores garantías con una inversión razonable.

Últimamente existen muchas variedades de revestimientos de gran calidad para el interior de los acumuladores, pero ninguno de ellos permite garantizarlo por si solo contra la corrosión inteiror. En muchos casos se dan despegues de pintura ocasionados normalmente por los choques térmicos.

pintura despegada del interior del acumulador

Pintura despegada del interior de un acumulador

corrosión de un acumulador vitrificado

Corrosión de un acumulador vitrificado

Por ello es imprescindible un sistema de protección catódica correcto, capaz de reaccionar frente al fallo de la pintura y con un mantenimiento tal que permita saber lo que ocurre a tiempo y tomar las medidas oportunas.

  1. Protección catódica

Con un sistema correcto de protección catódica, puede garantizarse la ausencia de corrosión del interior de un acumulador durante periodos de tiempo que dependen de la vida útil de los ánodos y que pueden alcanzar fácilmente los 10 años. El acumulador puede garantizarse nuevamente por un periodo de tiempo similar tras la correspondiente sustitución de los ánodos.

Protección catódica de un acumulador nuevo

Protección catódica de un acumulador nuevo

Para lograr los resultados citados, deben utilizarse sistemas automáticos de corriente impresa, ánodos de titanio activado y realizar el diseño, el montaje y el mantenimiento de la protección catódica según la Norma UNE-EN-12499.

  1. Protección catódica de acumuladores existentes

Cuando se abre la boca de hombre de un acumulador para realizar su limpieza y desinfección, según el RD 865/03, es frecuente observar procesos importantes de corrosión con abundante óxido y suciedad acumulados.

corrosión interna de un acumulador

Corrosión interna de un acumulador

En estas condiciones, si el depósito es capaz de soportar una prueba de presión suficiente, es perfectamente factible el adecuarlo a las condiciones citadas para los acumuladores nuevos, aplicar un cementado cuando sea necesario y montar un sistema de protección catódica correcto, con lo que se obtienen las mismas garantías contra la corrosión interior que en el caso de los acumuladores nuevos.

protección catódica de un acumulador

Protección catódica de un acumulador existente rehabilitado

 

  1. Conclusión

Para evitar la proliferación de la legionella es fundamental evitar el óxido y la suciedad en el interior de los grandes acumuladores de ACS.

La mejor forma de garantizar los grandes acumuladores nuevos de ACS contra la corrosión interior consiste en construirlos adecuadamente, aplicarles un revestimiento interior de calidad y protegerlos catódicamente. La protección catódica deber ser capaz de compensar posibles fallos en la pintura.

Una protección catódica correcta también permite en muchos casos garantizar los acumuladores existentes contra la corrosión interior.

Debe exigirse al sistema de protección catódica, un mínimo de 10 años de garantía de resultados contra la corrosión.

 

Ferroli_banner_cierre_calefaccion_enero-junio_2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *