: Válvula de 3 Vías Moorizada & Válvula de 4 vías Mecánica Siempre ha existido el debate entre que es mejor para realizar la mezcla de Agua Caliente Sanitaria, o nos decantamos por una VALVULA DE TRES VIAS MOTORIZADA (en adelante V3VM) o bien utilizamos una VALVULA DE 4 VIAS MECANICA (en adelante VMT). Por este motivo, hemos pedido a nuestro colaborador Eduardo Cortina de Sedical que nos haga un pequeño análisis de los pros y los contras de ambas válvulas para realizar la Mezcla de Agua Caliente Sanitaria: Para analizar los pros y los contras hay que analizar las características funcionales de los dos tipos de válvulas así como los objetivos que queremos conseguir en nuestra instalación de Agua Caliente Sanitaria con el uso de estas válvulas. 1. Validez para la aplicación de mezcla de ACS. Las válvulas de 3 vías motorizadas sólo son aptas para la mezcla de ACS en los modelos roscados (hasta R2”). Las V3VM con cuerpo de fundición no son aptas para esta aplicación debido a que con el tiempo los materiales no soportarán la agresión del agua de red y podrían contaminarla. 2. Precisión en la temperatura de mezcla hacia consumo. En ambos casos la precisión es buena. Las VMT tienen la ventaja de que su precisión descansa en el diseño de la propia VMT y no depende de la correcta instalación de la sonda de temperatura, como sucede con las V3VM. 3. Estabilidad de la temperatura de mezcla hacia consumo. Este aspecto depende mucho del caudal de recirculación que pase por la válvula cuando no hay consumo. En el caso de las V3VM, la precisión también dependerá de la correcta instalación de la sonda de temperatura. Esta sonda se debe instalar cerca de la válvula, con su elemento sensor en el centro del flujo, preferiblemente en un codo a 90º recibiendo el caudal en el eje de la tubería y al final de un tramo con diámetro aumentado para reducir la velocidad de flujo y estabilizar la temperatura del agua. Con una recirculación del 15% del consumo nominal, ambas válvulas deberían de trabajar bien. 4. Comportamiento frente a la calcificación en aguas duras. En instalaciones con aguas de red duras se comportará mejor la V3VM que la VMT. La V3VM se regula en función de la diferencia entre la temperatura de consigna programada y la temperatura real medida por la sonda. Por ello, si dentro de la válvula se formara una capa de cal en la vía caliente como consecuencia de la alta temperatura, el control abrirá más la vía caliente para compensar la reducción de la sección en esta vía y mantener la temperatura de impulsión a consumos. La VMT trabaja a través de la acción de unos bulbos internos que contienen glicerina y cuyas dilataciones/contracciones son muy sensibles a los cambios de temperatura. Al dilatarse/contraerse estos bulbos, las secciones de paso varían regulando la temperatura de salida hacia consumos. Este mecanismo es más sensible a la formación de cal dentro de la válvula. 5. Choque térmico en el tratamiento antilegonela. En este aspecto la V3VM es claramente la válvula adecuada ya que el control de la instalación regulará la temperatura del choque térmico en la V3VM a través de un simple cambio de consigna en la programación. Sin embargo, como la VMT trabaja de forma 100% autónoma, para poder realizar el choque térmico es necesario prever la instalación de un by-pass a la VMT que sea activado en los periodos de choque térmico. 6. Requerimientos de instalación. En este punto podemos decir que hay un “empate técnico”, ligeramente a favor de la V3VM. Si bien es cierto que la V3VM requiere de la correcta instalación de una sonda de temperatura y de la programación/actuación de un bucle de control, en el caso de la VMT será necesaria la instalación de un bypass con una válvula de 2 vías motorizada con acción todo/nada y su correspondiente programación/actuación de control para los choques antilegionela. 7. Mantenimiento. En condiciones de agua no excesivamente dura, la solución con válvula VMT no tiene prácticamente mantenimiento, aunque sí lo podrá tener su válvula de 2 vías motorizada en el bypass antilegionela. En el caso de la V3VM al tratarse de un servomotor para control proporcional, es susceptible de requerir una mayor atención de mantenimiento que la válvula de 2 vías anterior. 8. Precio En caudales de consumo bajos, por debajo de los 8.000 litros/hora, los precios son similares. Para caudales mayores, la solución V3VM es claramente más económica. Ejemplo: 20.000 litros/hora pueden ser gestionados con una V3VM modelo V5013R1099 (KVs=40) generando una caída de presión admisible de 2,5 mca. PVP 586 € (incluyendo la sonda ST7425A1005). Con la solución VMT, para 20.000 litros/hora tendríamos que ir al modelo VMT65 (DN65) con un PVP de 3.216 €, un precio más de 5 veces mayor. Una vez descritos estos pros y contras que amablemente nos a propuesto Eduardo, os invitamos a que cualquiera que quiera pueda aportar su opinión sobre dichos puntos, matizando aquellos aspectos que crea conveniente y además, a quien le apetezca, puede ampliar con nuevos puntos aquellos pros o contras que considere interesantes. El propósito de este debate es recopilar todas aquellas propuestas que nos mandéis y con ellas realizar un nuevo artículo más completo que pueda aportarnos una visión mas exacta de que tipo de válvula debemos elegir dependiendo de cada instalación en particular. Esperamos que el artículo os resulte interesante y enriquecedor, pero sobre todo, que os anime a participar, y a compartir con nosotros el conocimiento y la experiencia adquirida como profesionales del sector. Desde E-ficiencia creemos que es importante reunir el conocimiento y la experiencia de todos los profesionales para conseguir diseñar y realizar las instalaciones más eficientes, de mayor calidad y con el menor coste posible.