Hadrian, el robot constructor

(sin valoraciones todavía)
Cargando...

15/07/2015

El sector de la construcción está siendo objeto de una importante transformación tecnológica, si hace unos días les contábamos la implantación de impresoras 3d para poder llegar a imprimir edificios, un grupo de ingenieros Australianos no ha querido ser menos y ha diseñado un robot constructor (Hadrian) capaz de realizar la tabiquería de una casa en apenas 48 horas.

Si tenemos en cuenta que una cuadrilla de albañiles puede tardar entre cuatro y seis semanas en realizar esta trabajo podríamos decir que estamos ante el que puede ser uno de los pilares importantes de la construcción del futuro.

Hadrian con la vigilancia de un operario que vele por la correcta ejecución de los trabajos puede llegar a colocar hasta 1000 ladrillos en una hora, de ahí viene su nombre Hadrian (Adriano), al igual que hiciera el mítico emperador Romano famoso por construir miles de paredes de la famosa muralla romana, este robot pretende hacer lo mismo llegar a construir miles y miles de paredes de ladrillo.

¿Cómo funciona Hadrian?

Lo primero que necesita es un plano en 3D de la tabiquería del edificio, a partir de este mediante un programa de cálculo interno realiza el recuento de ladrillos necesarios para llevar a cabo el trabajo, posteriormente corta los ladrillos necesarios y finalmente utilizando un brazo de 30 metros los coloca.

Dicho brazo lo utiliza para tres funciones a la vez:

  • Dotarle de la movilidad necesaria al equipo por toda la obra.
  • Trasladar los ladrillos en el orden correcto hasta ser colocados.
  • Proyectar mortero sobre los ladrillos para poder fijarlos.

El poder realizar el corte de cada ladrillo en función de la geometría de la obra y su alto nivel de precisión en la colocación de cada ladrillo, le permitiría poder dejar los huecos o pasos de las instalaciones del edificio (ventanas, tuberías, etc). Por otro lado esa precisión le permite optimizar al máximo el número de ladrillos generando muy pocos residuos.

El desarrollo de este equipo no ha sido sencillo, para ello la empresa Fastbrick Robotics invirtió más de siete millones de dólares y una década de duro trabajo. La previsión es que este equipo llegue al mercado a lo largo del 2016.

La realidad es que este tipo de equipos puedan realizar las tareas más duras y monótonas de la construcción con ahorros de tiempo muy importantes y reduciendo el número de accidentes laborales.

Como siempre que aparece un equipo capaz de desempeñar la tarea de un grupo de personas se genera un debate sobre si es conveniente poner en marcha un equipo que eliminará un gran número de puestos de traajo. Este tipo de polémicas ya surgieron en la industria del automóvil donde a día de hoy sería impensable fabricar un coche sin una línea de montaje robotizada, la realidad es que los trabajos más repetitivos en la medida de lo posible deberían de realizarlos este tipo de equipos mientras que el ser humano debería de evolucionar hacia nuevos puestos de supervisión y vigilancia de dichas tareas.

No deberíamos de sorprendernos si dentro de unos años vemos a un robot colocando ladrillos en una velocidad de vértigo mientras un obrero supervisa su trabajo, vivimos en un mundo que no para de evolucionar y esta es una muestra más de ello, esperemos que todo esto sirva para construir mejor y de una forma más eficiente.

Más información en el siguiente vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *