Euskadi, líder en redes eléctricas inteligentes

El Ente Vasco de la Energía presenta el balance del proyecto Bidelek Sareak en la European Utility Week 2016 de Barcelona

  • Se han invertido 60 M€ en digitalizar las redes de distribución, contadores eléctricos y subestaciones

El Ente Vasco de la Energía e Iberdrola han invertido 60 millones en cinco años para la modernización de las redes eléctricas en Euskadi.  Este proyecto realizado a través de la sociedad Bidelek Sareak, ha supuesto un doble reto tecnológico e industrial para acometer la sustitución de miles de contadores eléctricos y la modernización digital de centros de transformación y subestaciones que van a permitir la integración de las fuentes renovables y el vehículo eléctrico. El éxito de esta iniciativa ha sido presentado por Txaber Lezamiz (responsable de Desarrollo Tecnológico del EVE) en la Utility Week 2016 de Barcelona, la principal cita europea en materia de tecnologías relacionadas con la energía y principalmente, de la energía eléctrica inteligente.

 El despliegue de estas redes inteligentes se ha realizado de forma paulatina en amplios municipios de Bizkaia y Gipuzkoa hasta alcanzar los 415.000 contadores eléctricos sustituidos, así como 2.400 centros de transformación y 3 subestaciones eléctricas dotadas de tecnología digital. Así, cerca del millón de usuarios se han visto beneficiados por una tecnología que mejora notablemente la calidad del servicio.

Existen varios proyectos desarrollados en materia de redes inteligentes en diferentes regiones, pero de alcance limitado ya que se basan en la sustitución de contadores eléctricos por otros digitales. Sin embargo, el proyecto Bidelek Sareak, que es como se denomina el proyecto vasco de redes inteligentes, es un proyecto integral que supone ir un paso más allá para renovar completamente toda la red eléctrica convirtiéndola en una verdadera red inteligente del siglo XXI.

Los objetivos que se persiguen con la implantación de las redes de distribución eléctrica inteligentes se orientan a conseguir ventajas y beneficios, tanto para los usuarios de las mismas como para la sociedad en su conjunto y el entorno socio económico. Además, este proyecto ha supuesto un impulso prioritario para posicionar a Euskadi como una de las regiones más avanzadas del mundo en infraestructuras de redes inteligentes. Esta posición de referencia tiene una doble importancia tanto desde la óptica energética (ahorros y calidad del servicio) como desde el punto de vista empresarial, por su papel tractor del potente sector industrial vasco que, con un alto nivel tecnológico, está compitiendo en esta área en los mercados internacionales.

Redes eléctricas inteligentes

La red eléctrica inteligente es la evolución tecnológica del actual sistema de distribución de energía eléctrica. Combina las instalaciones tradicionales con moderna tecnología digital [sistemas de información y telecomunicaciones] que permite monitorizarla y controlarla de forma exhaustiva. Con ello se logra mejorar la eficiencia energética del sistema y la calidad del suministro eléctrico para la ciudadanía y las empresas.

Entre los numerosos beneficios, cabe destacar que disminuye considerablemente la duración de las incidencias y sirven de impulso para el desarrollo e implantación de otras iniciativas innovadoras, como la generación eléctrica distribuida –múltiples pequeños productores- y la implantación del vehículo eléctrico, mucho más eficiente que el transporte convencional y que cuya implantación masiva requerirá de modernas redes de distribución inteligentes. Así, las nuevas necesidades de energía eléctrica de nuestra sociedad van a requerir de una gestión óptima de los recursos eléctricos, por lo que dichas necesidades deberán ser atendidas mediante sistemas capaces de dotar de información a una red eléctrica que en los próximos años multiplicará su complejidad de forma exponencial.

En este sentido, estas infraestructuras permiten la prestación de servicios a distancia como la lectura de los equipos de medida, la realización de altas y bajas de los contratos o la modificación de la potencia contratada. Asimismo fomentan la participación en el mercado eléctrico de los clientes, ya que pueden acceder en tiempo real a sus datos de consumo y disfrutar así de tarifas flexibles que se adapten a sus necesidades individuales.

Desde un punto de vista económico e industrial este tipo de proyectos tienen un impacto notablemente positivo, ya que junto al ahorro energético producido por una mejor gestión de las redes, también genera actividad industrial y empleo de alta cualificación. De esta forma, el proyecto Bidelek Sareak está incidiendo en el sector de la electrónica de potencia de Euskadi, un sector líder mundial y que cuenta con numerosas empresas que están suministrando los equipos de medida y contadores digitales de última generación al proyecto, y que también están ejecutando el trabajo de campo para el montaje de los sistemas eléctricos digitales. El 95% de la inversión del proyecto se ha contratado a empresas suministradoras de Euskadi.

La Estrategia Energética de Euskadi para el año 2030 del Gobierno Vasco tiene como uno de sus principales ejes de actuación maximizar la eficiencia energética en todos los sectores, es decir, utilizar la menor cantidad de energía posible para obtener los bienes y servicios necesarios para satisfacer las necesidades de la sociedad vasca. En este sentido, son clave los esfuerzos en materia de distribución y transporte de la energía eléctrica, en los que la eficiencia energética y la reducción del consumo son los pilares de su futuro desarrollo.

Imagen de portada: Blogthinkbig.com
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *