Miguel Angel Domínguez: “En materia de Eficiencia Energética , toda mejora es cuantificable económicamente y eso genera confianza”

(sin valoraciones todavía)
Cargando...

FENAGE_Miguel-Angel-Dominguez-Enerbasque
19/12/2016

Miguel Ángel Domínguez es el protagonista de la sección ‘Al habla con el profesional’ en el  número 1 de GESTIÓN ENERGÉTICA 4.0, la revista digital editada por la Federación Nacional de Gestores Energéticos (FENAGE). El director de innovación de Enerbasque, empresa productora de sistemas de recuperación de calor radicada en Vitoria-Gasteiz, ofrece su visión en torno a la importancia que se le otorga a la eficiencia energética, tanto en el terreno de la industria, que él más domina, como en otros ámbitos. Una de las conclusiones a las que llega es que “existe hoy en día mucha mayor sensibilidad hacia contratos y facturas energéticas, pero todavía no hemos dado el paso a diseccionar los procesos industriales desde el punto de vista de la eficiencia energética”.

¿Se puede decir que la eficiencia energética ocupa hoy en día una posición importante entre las preocupaciones de industrias y empresas de servicios? Yo diría que todavía no. Sí que existe mucha mayor sensibilidad hacia contratos y facturas energéticas, fundamentalmente en el sector servicios, pero todavía no hemos dado el paso a diseccionar los procesos industriales desde el punto de vista de la eficiencia energética, evaluando los requerimientos energéticos de los mismos, los excedentes, las tecnologías de recuperación y valoración. Los departamentos de compras de las empresas asumen la gestión de los contratos energéticos buscando la optimización de los mismos pero sin entrar realmente en el cómo, desde el proceso se puede incrementar dicha eficiencia.

¿Entiende la auditoria energética obligatoria como una medida positiva? ¿Cree que servirá para impulsar la búsqueda de un mejor uso de los recursos energéticos?

Sin ninguna duda. Pero sólo en el caso de total implicación de la empresa en la misma y una correcta ejecución, en toda su extensión, por parte del auditor. Esto significa disponer al final de la misma, de un diagnóstico exhaustivo de los flujos energéticos del proceso productivo lo que permitirá establecer una política energética con el objetivo de optimizar al máximo posible los recursos energéticos de la misma. Si la obligatoriedad se queda en una cobertura de expediente sin más, no valdrá para nada. Como en todos los ámbitos de la vida, se requiere de una educación y concienciación previa si queremos cambiar algo de verdad.

Lo de la eficiencia energética parece una cuestión nueva, pero en la empresa en la que usted trabaja, Enerbasque, atesoran más de 30 años trabajando en este campo, ¿no es así?

Efectivamente, nosotros venimos del sector de generación energética, bien eléctrica, bien a partir de nuevos combustibles -muchas veces provenientes de residuos – y en ese sector, la eficiencia lo es todo pues la única forma de ser competitivo es que a partir idéntico recurso obtengas más kilovatios térmicos o eléctricos. Pongamos un ejemplo, qué resulta más eficiente; un horno industrial a gas natural o un horno que a partir de la energía térmica que se tira en gases de escape sea capaz de reformar el gas natural para obtener un gas de síntesis con un 25% más de PCI (Poder Calorífico Inferior). Nuestra experiencia nos dice que donde mayor recorrido nos queda es precisamente en la gestión de los excedentes térmicos.

En alguna otra entrevista ha manifestado usted que la legislación actual es uno de los principales escollos para avanzar en materia de eficiencia energética.

No lo es tanto la legislación específica (aunque el globo sonda lanzado desde el gobierno como borrador de Real Decreto de autoconsumo en Julio 2013 y aprobado in extremis por el gobierno saliente en Noviembre 2015, nos ha hecho mucho daño) como la inseguridad jurídica generada. Esta inseguridad jurídica contribuye a generar miedo en todo lo referente al incremento de la eficiencia por la vía de recuperación y valoración para autoconsumo. Por otra parte no nos olvidemos que la eficiencia energética se encuentra también ligada al aprovechamiento del recurso ‘local’, estrechamente asociado a las energías renovables, biomasa, residuos, viento, sol, etc. en moratoria regulatoria desde enero de 2012.

Con todo, ¿hay margen de maniobra para los gestores energéticos a la hora de reducir costes de producción y mantenimiento relacionados con el uso de la energía?

Lo hay y mucho más grande de lo que nos creemos, aunque ello requiere del gestor energético mucho más de lo que se le supone en el seguimiento de una norma orientada al diagnóstico. Se requiere profundizar en el conocimiento del proceso o servicio, se requiere un conocimiento tecnológico permanentemente actualizado, que nos permita evaluar alternativas e iterar con el propio proceso y porque no decirlo, una dosis de imaginación y creatividad.

Hasta hace unos años, la figura del consultor o gestor energético era desconocida. ¿Percibe un aumento de la confianza en el entorno empresarial y de servicios respecto a lo que pueden aportar los gestores energéticos?

A diferencia de lo que sucediera con los primeros auditores, consultores o gestores de calidad bajo la ISO 9000 allá por los 80, donde los beneficios resultaban más intangibles, en el tema energético toda mejora es cuantificable económicamente y eso implícitamente genera confianza.

En la empresa para la que trabaja desarrollan sistemas de aprovechamiento energético de excedentes térmicos en procesos productivos. ¿Cómo valoraría el desarrollo de este tipo de soluciones? ¿Ha evolucionado mucho en los últimos tiempos en calidad y cantidad?

El 54% de la energía primaria consumida es por la industria y el 50% de esta energía se pierde, bien por radiación, bien por chimeneas o en sistemas de refrigeración. Puesto que de esa energía primaria, el 84% proviene de recursos fósiles limitados, su coste irá en ascenso como hemos observado en los últimos años. Este hecho fuerza a la búsqueda de soluciones. Nosotros comenzamos a trabajar sobre ciclos termodinámicos avanzados hace 10 años y, sólo en lo que a ORC´s se refiere, hemos observado cuatriplicarse -sólo en Europa- el número de desarrolladores. En lo que a evolución se refiere, la incorporación de fluidos supercríticos, así como la electrónica de potencia, han supuesto un gran salto adelante; quizás sea la tecnología de intercambio y de expansión la que menos ha evolucionado.

Augura que el futuro de la industria irá ligado a la generación propia de energía para alimentar sus procesos. ¿Realmente ve eso factible?

Sin ningún tipo de duda. La matriz energética del futuro se verá condicionada por la necesidad de optimizar al máximo los recursos y las soluciones se buscarán en lo local, en aprovechar al máximo los recursos ‘in situ’ implantándose la generación distribuida por necesidad. No nos olvidemos que los recursos fósiles son limitados y finitos, y cada vez por lo tanto -con la salvedad de los vaivenes de los mercados especulativos más caros. Si hablamos del consumo mundial de energía primaria el 87,2% proviene de combustibles fósiles, cada vez más caros de extraer y de peor calidad con lo que más caro es su procesamiento lo que indefectiblemente nos orientará a otras formas de generación donde la generación distribuida imperará por una cuestión de eficiencia, y también de prevención ante los vaivenes de los mercados o contextos geopolíticos cambiantes. El recurso renovable tendrá que jugar un papel importante en esta nueva matriz.

Hablamos del ahorro energético en empresas industriales o de servicios, pero… ¿qué importancia tiene la eficiencia energética a nivel doméstico? ¿Queda más por hacer en ese terreno?

Absolutamente. El desarrollo tecnológico juega a nuestro favor, nuevos materiales de aislamiento, recubrimientos termoeléctricos, nuevos fluidos portantes, hibridación entre renovables y ciclos termodinámicos, vehículo eléctrico, etc. Nos permiten hacer un esbozo de hacia donde puede ir el futuro más inmediato; por supuesto, será la economía de escala la que haga que este futuro se vaya materializando con mayor o menor celeridad.

¿Qué impresión tiene del movimiento asociacionista en el campo de la gestión energética? ¿Cree que tiene una potencialidad importante?

La historia nos enseña que, desde que vivíamos en las cavernas, nos teníamos que asociar para cazar a los grandes mamíferos, que suponían con su carne, con su grasa y con sus pieles nuestro requerimiento energético tanto para la ingesta como para calentarnos; lo cual resultaba ser la gestión energética de la época. Eso no ha cambiado, necesitamos asociarnos para compartir conocimiento y recursos específi cos (de diagnosis, de gestión…) para educar, para ejercer presión a los grandes lobbies del sector, para ser capaces de adoptar soluciones audaces, para que la autocrítica sume…

Más información en: www.fenage.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *