Calentar la casa sin necesidad de calefacción ¿Es posible?

(1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

calentar-casa-sin-calefacción
20/02/2015

Dado que el gasto en calefacción es uno de los más importantes en el hogar nos gustaría compartir una serie de consejos y trucos para calentar la casa sin necesidad de calefacción, o al menos, utilizar y recurrir a medidas que contribuyan a reducir las horas de funcionamiento de nuestros sistemas de calefacción.

Consejos para reducir el consumo de calefacción en el hogar

Algunas medidas muy eficaces para reducir o evitar el uso de la calefacción serán:

  • Aislamiento de las ventanas; si no tenemos ventanas de pvc o nuestras ventanas son antiguas y no disponen ni siquiera de un doble vidrio, una solución muy eficaz es la de colocar una película aislante que impide la dispersión del calor por el vidrio. Se instala en el marco de la ventana y luego se va fijando hasta cubrir por completo el cristal.
  • Utilizar juntas de caucho aislante en las ventanas; una fórmula muy sencilla para conseguir que no se cuele el frío por las juntas es aplicar unas juntas de caucho aislantes. Son extremadamente duraderas y tienen una gran amortiguación de aire para las columnas muy anchas. Se estima que pueden conservarse en buenas condiciones unos 8 años.
  • Colocar burletes en las puertas; habitualmente,  el frío también puede colarse por los bajos de las puertas. En ese caso, los burletes serán de gran ayuda para mantener las distintas estancias calientes porque, colocados en el hueco entre el suelo y la puerta, minimizan el traspaso de aire.
  • Cortinas y estores; una alternativa perfecta para las habitaciones que reciben directamente la luz del sol es abrir las cortinas durante el día para dejar entrar el calor. Luego, cuando el sol se ponga, hay que cerrarlas para que no se escapen esos grados de más ganados. Los colores cálidos aportan además sensación de abrigo.
  • Alfombras; los suelos pueden llegar a ser el principal escape de calor de una casa, principalmente cuando se encuentran sobre rasante. Esto significa que es esencial prevenir esas fugas cuando la calefacción no esté funcionando. Una alfombra puede ayudar en esa labor, sobre todo cuando son de materiales gruesos y abrigados, como la lana.
  • El hábito de cerrar puertas de estancias en las que no estamos, genera pequeños aportes de calor en las que sí estamos, proporcionando más confort en casa.
  • Los colores, cuestión de estado. ¿Ha notado alguna vez más calor de la cuenta vistiendo una blusa negra bajo la luz del sol? Esto se debe a que los colores y la temperatura están relacionados: cuanto más oscuro es un objeto, más calor absorbe. Esto también funciona en el hogar.

Aplicando todas estas medidas, lograrás optimizar tu calefacción y reducir el gasto energético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres hacer alguna consulta a nuestros ingenieros de instalaciones?
Intentaremos responderte en menos de 2 horas