ADIÓS A LOS FOCOS HALÓGENOS

ADIÓS A LOS FOCOS HALÓGENOS

Los focos halógenos se dejarán de fabricar en Europa a partir del 1 de septiembre fecha en la que entra en vigor la prohibición europea de comercializar dichos focos para los fabricantes de iluminación del mismo modo que ocurrió con las luminarias incandescentes en 2012, no obstante, los focos halógenos podrán comercializarse en las distintas tiendas hasta agotar sus existencias.

El resto de bombillas halógenas, a excepción de los focos, podrán seguir fabricándose hasta 2018, debido a que la industria del sector consiguió una moratoria hasta 2018 para el resto de bombillas (las de tipo pera según la normativa deberían de haber desaparecido junto a los focos) el alegato ha sido que a día de hoy no existe una tecnología adecuada para sustituirlas. Otro tipo de bombillas como pueden ser las de los refrigeradores seguirán en el mercado ya que su consumo es ridículo y no resultaría rentable su sustitución.

Esta normativa orienta el mercado hacia el uso de luminarias LED que son más eficientes, duraderas y menos contaminantes. El 51% de las bombillas que se venden en la actualidad ya emplean esta tecnología frente a las fluorescentes con un 39% de cuota de mercado, seguidas por las halógenas con un 10%.

Las bombillas de LED presentan múltiples ventajas, tienen una duración muy superior llegando a alcanzar hasta las 50.000 horas frente a las 3.000 de media que podía durar una halógena, teniendo un consumo hasta un 80% menor.

Para que os hagáis una idea de la duración de cada tipo de bombilla, os dejamos esta comparativa:

  • BOMBILLAS INCANDESCENTES (1.000 horas)
  • BOMBILLAS HALÓGENAS (3.000 horas)
  • TUBOS FLUORESCENTES (8.000 horas)
  • LÁMPARAS DE LED (50.000 – 100.000 horas).

La buena noticia es que el precio de las luminarias de LED sigue bajando, el precio actual es aproximadamente un 50% del que tenían en 2010, esto hace que se puedan llegar a amortizar en tan solo dos años.

Según la Comisión Europea, la instalación de iluminación más eficiente permitirá a los usuarios ahorrar una media de 115 euros durante la vida de uso de las bombillas de nueva generación, al mismo tiempo que se reducirá, en términos globales, el equivalente al consumo anual de electricidad de Portugal.

tabla-comparativa-luminarias

Una bombilla tradicional de 100W equivale a una fluorescente de 30W, a una halógena de 50W o a un LED de 15W. Sin embargo, por sus distintas características, no todas ellas proporcionan la misma eficiencia energética para cualquier escenario o uso, por lo tanto aparte de sus consumo es muy importante analizar el uso que vayamos a darle.

En los próximos días llega el momento de despedir a los focos halógenos del mismo modo que hicimos con las luminarias incandescentes, una medida más enfocada a evitar el calentamiento global y un ahorro a medio plazo en los bolsillos de todos los usuarios.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *